Podcasts de historia

Nicolás Copérnico de Jan Matejko

Nicolás Copérnico de Jan Matejko


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Polonia en el Reino Unido

En la primavera de 2021, una pintura icónica del astrónomo Nicolás Copérnico, del pintor polaco más famoso del siglo XIX, Jan Matejko, hará una visita poco común a la Galería Nacional, la primera vez que se verá en el Reino Unido.

La pintura de 10 pies de ancho, que rara vez sale de su hogar en la Cámara del Senado de la Universidad Jagellónica de Cracovia, será parte de una nueva exposición que presentará a los visitantes la obra de Jan Matejko (1838 & ndash1893). A pesar de ser en gran parte desconocido fuera de su tierra natal, este artista muy original y distintivo es ampliamente considerado como el pintor nacional de Polonia.

Matejko, (pronunciado Ma & ndash tay & ndash coe), es venerado por los polacos por sus enormes, abundantes y minuciosas representaciones de momentos clave en la historia de la nación. Esta obra en particular celebra los logros del astrónomo polaco Copérnico (1473 & ndash1543), la primera persona desde los antiguos griegos en darse cuenta de que el sol, en lugar de la tierra, está en el centro de nuestro sistema planetario y que giramos alrededor de él.

El lienzo monumental fue pintado en 1873 para conmemorar el 400 aniversario del nacimiento del astrónomo & rsquos. En lugar de representar a Copérnico en el momento de su descubrimiento del heliocentrismo y ndash en la pintura, su mapa de los cielos ya se puede ver allí a su lado, Matejko eligió pintarlo en una azotea en su ciudad natal de Frombork discutiendo el asunto con Dios. A diferencia de Galileo, unos 73 años después, que llegó a conclusiones similares pero que alienó a la Iglesia católica, Copérnico nunca fue excomulgado por desafiar las creencias tradicionales, de hecho, los clérigos ilustrados de la época celebraron su gran avance.

Esta pintura de un genio en acción alcanzó fama casi instantánea cuando se exhibió por primera vez en Kraków. Circuló en miles de reproducciones y posteriormente fue adquirido por suscripción para la Universidad Jagiellonian en 1873.

En ese momento, Polonia todavía estaba dividida y se debatió sobre la nacionalidad de Copérnico, y tanto Alemania como Polonia reclamaron al astrónomo como propio. Esta pintura, que lo muestra arrodillado ante un cielo estrellado en la azotea de la Torre en Frombork cerca de la ciudad y la catedral de rsquos donde se desempeñó como canónigo, claramente posiciona a Copérnico como polaco, por lo que toca la fibra sensible del pueblo polaco en busca de testaferros nacionales y el el trabajo se convirtió tanto en un símbolo de la identidad cultural polaca como en un vehículo del nacionalismo polaco.

La exposición incluirá una copia de Copernicus & rsquos De revolutionibus orbium coelestium, On the Revolutions of the Celestial Spheres, publicado en 1543 (National Maritime Museum, Greenwich, Londres) que marcó un punto de inflexión en la comprensión humana de nuestro lugar en el universo, junto con instrumentos astronómicos (Museo de la Universidad Jagellónica, Cracovia) y un autorretrato y estudio preliminar para El astrónomo Copérnico: Conversaciones con Dios (Museo Nacional de Cracovia).

Christopher Riopelle, el curador de Neil Westreich de pinturas posteriores a 1800 en la National Gallery, dice: & lsquoMatejko vio su papel no solo como registrar los grandes eventos de la historia polaca, sino también como expresar su profundo significado interno para los polacos. Se encuentra al final de la larga tradición de la pintura histórica y, como el mundo en general está redescubriendo, fue uno de sus exponentes más ingeniosos y provocadores. & Rsquo

El Dr. Gabriele Finaldi, director de la Galería Nacional, dice: & lsquoEsta es la segunda de una serie de exposiciones patrocinadas por la Fundación Capricornio, en memoria del Sr. H J Hyams, y trae una de las imágenes más famosas de Polonia y rsquos a la Galería Nacional. Matejko & rsquos Copernicus demuestra la ambición del artista & rsquos de crear imágenes definitorias para una nación que anhelaba recuperar su soberanía e independencia. & Rsquo

La exposición cuenta con el apoyo del Ministro polaco de Cultura y Patrimonio Nacional como parte del Programa Plurianual & ldquoNiepodległa & rdquo que conmemora el centenario de Polonia recuperando su independencia y reconstruyendo su condición de Estado.


Notas para los editores

La exposición cuenta con el apoyo del Ministro de Cultura y Patrimonio Nacional de Polonia como parte del Programa Plurianual 'Niepodległa' que conmemora el centenario de Polonia recuperando su independencia y reconstruyendo su condición de Estado.

Sobre el artista

Jan Matejko (1838–1893), el noveno hijo de once hermanos nació en la Ciudad Libre de Cracovia. A temprana edad presenció la revolución de Cracovia de 1846 y el asedio de Cracovia en 1848 por parte de los austriacos, los dos acontecimientos que acabaron con la existencia de la Ciudad Libre de Cracovia. Matejko estudió en la Escuela de Bellas Artes de Cracovia (1852-1858). Más tarde, se convirtió en director de esta institución, que finalmente pasó a llamarse Academia de Bellas Artes Jan Matejko. En 1865, la pintura de Matejko 'El sermón de Skarga' recibió una medalla de oro en el salón anual de París. En 1867, su pintura 'Rejtan' recibió una medalla de oro en la Exposición Mundial de París y fue adquirida por el emperador Francisco José I de Austria. Su siguiente gran pintura fue la "Unión de Lublin" (Unia Lubelska), creada en los años 1867-1869. Una vez más aplaudida en París, Matejko ganó una Cruz de la Légion d'Honneur francesa. Muchas de sus obras están dedicadas a notables acontecimientos políticos y militares históricos polacos. Se le cuenta entre los pintores polacos más famosos, a menudo descrito como "el pintor histórico más grande de Polonia" y alcanzó un estatus casi de culto incluso durante su vida. Su estilo y técnica fueron notables. Sus pinturas fueron a menudo elogiadas por su poderosa carga emocional, así como por su ejemplar claridad de ejecución e innovación, así como por sus matices filosóficos y morales.

Información de pintura

Jan Matejko, «Copérnico. Conversaciones con Dios ', Universidad Jagellónica de 1873, Cracovia © Foto cortesía del propietario

Horario de apertura

Vista de prensa: Miércoles 24 marzo 2021

Abierto al público: jueves 25 de marzo de 2021

Todos los días de 10 a. M. A 6 p. M. (Última admisión a las 5 p. M.)

Viernes de 10 a. M. A 9 p. M. (Última admisión a las 20:15 p. M.)

Publicación

Título: 'Conversaciones con Dios: el Copérnico de Jan Matejko'

Autores: Christopher Riopelle, Andrzej Szczerski, Owen Gingerich

80 páginas, 35 ilustraciones, 270 x 230 mm vertical

Tapa blanda: £ 14.95 Precio especial de la galería: £ 12.95

Publicado por National Gallery Company Ltd. Distribuido por Yale University Press.

Para más información e imágenes por favor comuníquese con la Oficina de Prensa de la Galería Nacional al


Contenido

Nicolaus Copernicus nació el 19 de febrero de 1473 en la ciudad de Toruń (Thorn), en la provincia de Prusia Real, en la Corona del Reino de Polonia. [8] [9]

Su padre era un comerciante de Cracovia y su madre era la hija de un rico comerciante de Toruń. [10] Nicolás era el menor de cuatro hermanos. Su hermano Andreas (Andrew) se convirtió en canónigo agustino en Frombork (Frauenburg). [10] Su hermana Bárbara, que lleva el nombre de su madre, se convirtió en monja benedictina y, en sus últimos años, priora de un convento en Chełmno (Kulm) murió después de 1517. [10] Su hermana Katharina se casó con el empresario y concejal de Toruń. Barthel Gertner y dejó cinco hijos, a quienes Copérnico cuidó hasta el final de su vida. [10] Copérnico nunca se casó y no se sabe que haya tenido hijos, pero desde al menos 1531 hasta 1539 sus relaciones con Anna Schilling, una ama de llaves residente, fueron consideradas escandalosas por dos obispos de Warmia que lo instaron a lo largo de los años a romper relaciones con su "amante". [11]

Familia del padre

La familia del padre de Copérnico se remonta a un pueblo de Silesia entre Nysa (Neiße) y Prudnik (Neustadt). El nombre del pueblo se ha escrito de diversas formas: Kopernik, [e] Copernik, Copernic, Kopernic, Coprirnik y hoy Koperniki. [13] En el siglo XIV, los miembros de la familia comenzaron a trasladarse a otras ciudades de Silesia, a la capital polaca, Cracovia (1367) ya Toruń (1400). [13] El padre, Mikołaj el Viejo, probablemente hijo de Jan, procedía de la línea de Cracovia. [13]

Nicolaus lleva el nombre de su padre, quien aparece en los registros por primera vez como un comerciante acomodado que comerciaba con cobre, vendiéndolo principalmente en Danzig (Gdańsk). [14] [15] Se trasladó de Cracovia a Toruń alrededor de 1458. [16] Toruń, situado en el río Vístula, estaba en ese momento envuelto en la Guerra de los Trece Años, en la que el Reino de Polonia y la Confederación Prusiana, un alianza de ciudades prusianas, nobleza y clero, luchó contra la Orden Teutónica por el control de la región. En esta guerra, ciudades hanseáticas como Danzig y Toruń, la ciudad natal de Nicolás Copérnico, optaron por apoyar al rey polaco, Casimir IV Jagiellon, quien prometió respetar la tradicional vasta independencia de las ciudades, que la Orden Teutónica había desafiado. El padre de Nicolaus participó activamente en la política de la época y apoyó a Polonia y las ciudades contra la Orden Teutónica. [17] En 1454 medió en las negociaciones entre el cardenal Zbigniew Oleśnicki de Polonia y las ciudades prusianas para el reembolso de los préstamos de guerra. [13] En la Segunda Paz de Thorn (1466), la Orden Teutónica renunció formalmente a todos los reclamos sobre su provincia occidental, que como Prusia Real siguió siendo una región de la Corona del Reino de Polonia hasta la Primera (1772) y la Segunda (1793). ) Particiones de Polonia.

El padre de Copérnico se casó con Barbara Watzenrode, la madre del astrónomo, entre 1461 y 1464. [13] Murió alrededor de 1483. [10]

Familia de la madre

La madre de Nicolaus, Barbara Watzenrode, era hija de un rico patricio y concejal de Toruń, Lucas Watzenrode el Viejo (fallecido en 1462), y Katarzyna (viuda de Jan Peckau), mencionado en otras fuentes como Katarzyna Rüdiger gente Modlibóg (fallecido en 1476). [10] Los Modlibógs eran una prominente familia polaca que había sido bien conocida en la historia de Polonia desde 1271. [18] La familia Watzenrode, como la familia Kopernik, había venido de Silesia desde cerca de Świdnica (Schweidnitz), y después de 1360 se había establecido en Correr. Pronto se convirtieron en una de las familias patricias más ricas e influyentes. [10] A través de las extensas relaciones familiares de los Watzenrode por matrimonio, Copérnico estaba relacionado con familias adineradas de Toruń (Thorn), Gdańsk (Danzig) y Elbląg (Elbing), y con prominentes familias nobles polacas de Prusia: los Czapskis, Działyńskis, Konopackis. y Kościeleckis. [10] Lucas y Katherine tuvieron tres hijos: Lucas Watzenrode el Joven (1447-1512), quien se convertiría en obispo de Warmia y la patrona de Copérnico, Barbara, la madre del astrónomo (fallecida después de 1495) y Christina (fallecida antes de 1502), quien en 1459 se casó con el comerciante y alcalde de Toruń, Tiedeman von Allen. [10]

Lucas Watzenrode el Viejo, un rico comerciante y en 1439-1462 presidente del tribunal judicial, fue un decidido oponente de los Caballeros Teutónicos. [10] En 1453 fue delegado de Toruń en la conferencia de Grudziądz (Graudenz) que planeó el levantamiento contra ellos. [10] Durante la Guerra de los Trece Años que siguió (1454-1466), apoyó activamente el esfuerzo bélico de las ciudades prusianas con subsidios monetarios sustanciales (solo una parte de los cuales luego reclamó), con actividad política en Toruń y Danzig, y luchando personalmente en batallas en Łasin (Lessen) y Malbork (Marienburg). [10] Murió en 1462. [10]

Lucas Watzenrode el Joven, tío materno y mecenas del astrónomo, se educó en la Universidad de Cracovia (ahora Universidad Jagellónica) y en las universidades de Colonia y Bolonia. Era un acérrimo oponente de la Orden Teutónica, [f] y su Gran Maestro una vez se refirió a él como "el diablo encarnado". [g] En 1489 Watzenrode fue elegido obispo de Warmia (Ermeland, Ermland) en contra de la preferencia del rey Casimiro IV, que esperaba instalar a su propio hijo en ese asiento. [21] Como resultado, Watzenrode se peleó con el rey hasta la muerte de Casimiro IV tres años después. [22] Watzenrode pudo entonces entablar relaciones estrechas con tres monarcas polacos sucesivos: Juan I Alberto, Alejandro Jagiellon y Segismundo I el Viejo. Era un amigo y consejero clave de cada gobernante, y su influencia fortaleció en gran medida los lazos entre Warmia y Polonia propiamente dicha. [23] Watzenrode llegó a ser considerado el hombre más poderoso de Warmia, y su riqueza, conexiones e influencia le permitieron asegurar la educación y carrera de Copérnico como canónigo en la Catedral de Frombork. [21] [h]

Idiomas

Se postula que Copérnico hablaba latín, alemán y polaco con igual fluidez, también hablaba griego e italiano y tenía algunos conocimientos de hebreo. [i] [j] [k] [l] La gran mayoría de los escritos existentes de Copérnico están en latín, el idioma de la academia europea en su vida.

Los argumentos a favor de que el alemán sea la lengua materna de Copérnico son que nació en una clase de patricios urbanos predominantemente de habla alemana que utilizaba el alemán, junto al latín, como lengua de comercio y comercio en documentos escritos, [33] y que, mientras estudiaba derecho canónico en el Universidad de Bolonia en 1496, firmó en el alemán natio (Natio Germanorum) —Una organización estudiantil que, según sus estatutos de 1497, estaba abierta a estudiantes de todos los reinos y estados cuya lengua materna era el alemán. [34] Sin embargo, según el filósofo francés Alexandre Koyré, el registro de Copérnico en el Natio Germanorum no implica en sí mismo que Copérnico se considerara a sí mismo alemán, ya que los estudiantes de Prusia y Silesia eran rutinariamente categorizados así, lo que conllevaba ciertos privilegios que lo convertían en una opción natural para los estudiantes de habla alemana, independientemente de su origen étnico o autoidentificación. [34] [m] [n] [37]

El apellido Kopernik, Copernik, Koppernigk, en varias grafías, se registra en Cracovia desde c. 1350, aparentemente entregado a personas de la aldea de Koperniki (antes de 1845 representado Kopernik, Copernik, Copirnik, y Koppirnik) en el Ducado de Nysa, a 10 km al sur de Nysa, y ahora a 10 km al norte de la frontera polaco-checa. Se registra que el bisabuelo de Nicolás Copérnico recibió la ciudadanía en Cracovia en 1386. El topónimo Kopernik (moderno Koperniki) se ha relacionado de diversas formas con la palabra polaca para "eneldo" (Koper) y la palabra alemana para "cobre" (Kupfer). [o] El sufijo -nik (o plural, -niki) denota un sustantivo agente eslavo y polaco.

Como era común en la época, la grafía tanto del topónimo como del apellido varía mucho. Copérnico "era bastante indiferente con la ortografía". [38] Durante su infancia, alrededor de 1480, el nombre de su padre (y por lo tanto del futuro astrónomo) se registró en Thorn como Niclas Koppernigk. [39] En Cracovia firmó él mismo, en latín, Nicolaus Nicolai de Torunia (Nicolaus, hijo de Nicolaus, de Toruń). [p] En Bolonia, en 1496, se registró en el Matricula Nobilissimi Germanorum Collegii, resp. Annales Clarissimae Nacionis Germanorum, de El Natio Germanica Bononiae, como Dominus Nicolaus Kopperlingk de Thorn - IX grosseti. [41] [42] En Padua se firmó a sí mismo "Nicolaus Copernik", más tarde "Coppernicus". [38] El astrónomo latinizó así su nombre a Coppernicus, generalmente con dos "p" s (en 23 de los 31 documentos estudiados), [43] pero posteriormente en su vida usó una sola "p". En la portada de De revolutionibus, Rheticus publicó el nombre (en el caso genitivo o posesivo) como "Nicolai Copernici". [q]

Educación

En Polonia

Tras la muerte de su padre, el tío materno del joven Nicolás, Lucas Watzenrode el Joven (1447-1512), tomó al niño bajo su protección y se ocupó de su educación y carrera. [10] Watzenrode mantuvo contactos con importantes figuras intelectuales en Polonia y era amigo del influyente humanista nacido en Italia y cortesano de Cracovia, Filippo Buonaccorsi. [44] No hay documentos primarios sobrevivientes sobre los primeros años de la infancia y educación de Copérnico. [10] Los biógrafos de Copérnico suponen que Watzenrode envió primero al joven Copérnico a la escuela de San Juan, en Toruń, donde él mismo había sido maestro. [10] Más tarde, según Armitage, [r] el niño asistió a la Escuela de la Catedral en Włocławek, río arriba del Vístula desde Toruń, que preparó a los alumnos para ingresar a la Universidad de Cracovia, el alma mater de Watzenrode en la capital de Polonia. [45]

En el semestre de invierno de 1491-1492 Copérnico, como "Nicolaus Nicolai de Thuronia", se matriculó junto con su hermano Andrew en la Universidad de Cracovia (ahora Universidad Jagellónica). [10] Copérnico comenzó sus estudios en el Departamento de Artes (desde el otoño de 1491, presumiblemente hasta el verano u otoño de 1495) en el apogeo de la escuela astronómico-matemática de Cracovia, adquiriendo las bases para sus posteriores logros matemáticos. [10] Según una tradición posterior pero creíble (Jan Brożek), Copérnico fue alumno de Albert Brudzewski, quien para entonces (desde 1491) era profesor de filosofía aristotélica, pero enseñaba astronomía en privado fuera de la universidad. Copérnico se familiarizó con el ampliamente leído de Brudzewski. comentario de Georg von Peuerbach Theoricæ novæ planetarum y casi con certeza asistió a las conferencias de Bernard de Biskupie y Wojciech Krypa de Szamotuły, y probablemente a otras conferencias astronómicas de Jan de Głogów, Michał de Wrocław (Breslau), Wojciech de Pniewy y Marcin Bylica de Olkusz. [46]

Los estudios de Copérnico en Cracovia le dieron una base sólida en la astronomía matemática que se enseña en la Universidad (aritmética, geometría, óptica geométrica, cosmografía, astronomía teórica y computacional) y un buen conocimiento de los escritos filosóficos y de ciencias naturales de Aristóteles (De coelo, Metafísica) y Averroes (que en el futuro jugaría un papel importante en la configuración de la teoría de Copérnico), estimulando su interés por aprender y familiarizándolo con la cultura humanista. [21] Copérnico amplió el conocimiento que adquirió de las aulas universitarias con la lectura independiente de libros que adquirió durante sus años en Cracovia (Euclides, Haly Abenragel, el Mesas Alfonsine, Johannes Regiomontanus ' Tabulae directionum) a este período, probablemente, también datan sus primeras notas científicas, ahora conservadas en parte en la Universidad de Uppsala. [21] En Cracovia, Copérnico comenzó a recolectar una gran biblioteca sobre astronomía que luego sería llevada como botín de guerra por los suecos durante el Diluvio en la década de 1650 y ahora se encuentra en la Biblioteca de la Universidad de Uppsala. [47]

Los cuatro años de Copérnico en Cracovia desempeñaron un papel importante en el desarrollo de sus facultades críticas e iniciaron su análisis de las contradicciones lógicas en los dos sistemas "oficiales" de astronomía: la teoría de Aristóteles de las esferas homocéntricas y el mecanismo de las excéntricas y los epiciclos de Ptolomeo: la superación. y descartarlo sería el primer paso hacia la creación de la propia doctrina de Copérnico sobre la estructura del universo. [21]

Sin obtener un título, probablemente en el otoño de 1495, Copérnico dejó Cracovia para la corte de su tío Watzenrode, quien en 1489 había sido elevado a príncipe-obispo de Warmia y pronto (antes de noviembre de 1495) intentó colocar a su sobrino en Warmia. canonería desocupada por la muerte el 26 de agosto de 1495 de su inquilino anterior, Jan Czanow. Por razones poco claras, probablemente debido a la oposición de parte del capítulo, que apeló a Roma, la instalación de Copérnico se retrasó, lo que inclinó a Watzenrode a enviar a sus dos sobrinos a estudiar derecho canónico en Italia, aparentemente con miras a promover sus carreras eclesiásticas y, por lo tanto, también fortaleciendo su propia influencia en el capítulo de Warmia. [21]

El 20 de octubre de 1497, Copérnico, por poder, sucedió formalmente en la canonería de Warmia que le había sido otorgada dos años antes. A esto, mediante un documento fechado el 10 de enero de 1503 en Padua, agregaría una sinecura en la Colegiata de la Santa Cruz y San Bartolomé en Wrocław (entonces en el Reino de Bohemia). A pesar de que se le concedió un indulto papal el 29 de noviembre de 1508 para recibir más beneficios, a través de su carrera eclesiástica Copérnico no solo no adquirió más prebendas y puestos más altos (prelacios) en el capítulo, sino que en 1538 renunció a la sinecura de Breslavia. No está claro si alguna vez fue ordenado sacerdote. [48] ​​Edward Rosen afirma que no lo era. [49] [50] Copérnico recibió órdenes menores, que fueron suficientes para asumir un canon de capítulo. [21] La enciclopedia católica propone que su ordenación era probable, ya que en 1537 fue uno de los cuatro candidatos a la sede episcopal de Warmia, cargo que requería ordenación. [51]

En Italia

Mientras tanto, dejando Warmia a mediados de 1496, posiblemente con el séquito del canciller del capítulo, Jerzy Pranghe, que se dirigía a Italia, en el otoño, posiblemente en octubre, Copérnico llegó a Bolonia y unos meses después (después del 6 de enero de 1497). se inscribió en el registro de la "nación alemana" de la Universidad de Juristas de Bolonia, que incluía a jóvenes polacos de Silesia, Prusia y Pomerania, así como a estudiantes de otras nacionalidades. [21]

Durante su estadía de tres años en Bolonia, que ocurrió entre el otoño de 1496 y la primavera de 1501, Copérnico parece haberse dedicado menos a estudiar derecho canónico (recibió su doctorado en derecho canónico solo después de siete años, luego de un segundo regreso a Italia en 1503) que al estudio de las humanidades —probablemente asistiendo a las conferencias de Filippo Beroaldo, Antonio Urceo, llamado Codro, Giovanni Garzoni y Alessandro Achillini— y al estudio de la astronomía. Conoció al famoso astrónomo Domenico Maria Novara da Ferrara y se convirtió en su discípulo y asistente. [21] Copérnico estaba desarrollando nuevas ideas inspiradas en la lectura del "Epítome del Almagest" (Epítome en Almagestum Ptolemei) de George von Peuerbach y Johannes Regiomontanus (Venecia, 1496). Verificó sus observaciones sobre ciertas peculiaridades en la teoría de Ptolomeo del movimiento de la Luna, realizando el 9 de marzo de 1497 en Bolonia una observación memorable de la ocultación de Aldebarán, la estrella más brillante de la constelación de Tauro, junto a la luna. Copérnico, el humanista, buscó la confirmación de sus crecientes dudas a través de una lectura atenta de autores griegos y latinos (Pitágoras, Aristarco de Samos, Cleomedes, Cicerón, Plinio el Viejo, Plutarco, Philolaus, Heraclides, Ecphantos, Platón), reuniendo, especialmente mientras estaba en Padua, información histórica fragmentaria sobre sistemas astronómicos, cosmológicos y de calendario antiguos. [52]

Copérnico pasó el año jubilar 1500 en Roma, a donde llegó esa primavera con su hermano Andrés, sin duda para realizar un aprendizaje en la Curia Papal. Sin embargo, aquí también continuó su trabajo astronómico iniciado en Bolonia, observando, por ejemplo, un eclipse lunar en la noche del 5 al 6 de noviembre de 1500. Según un relato posterior de Rheticus, Copérnico también, probablemente en privado, en lugar de en el romano Sapienza-como un "Profesor de matemáticas"(profesor de astronomía) entregó", a numerosos. estudiantes y. principales maestros de la ciencia ", conferencias públicas dedicadas probablemente a una crítica de las soluciones matemáticas de la astronomía contemporánea. [53]

En su viaje de regreso, sin duda, con una breve parada en Bolonia, a mediados de 1501 Copérnico regresó a Warmia. Después de recibir el 28 de julio del Capítulo una prórroga de dos años de licencia para estudiar medicina (ya que "en el futuro puede ser un útil asesor médico de nuestro Reverendo Superior [Obispo Lucas Watzenrode] y de los señores del Capítulo"), a finales del verano o en otoño regresó de nuevo a Italia, probablemente acompañado por su hermano Andrew y por el canónigo Bernhard Sculteti. Esta vez estudió en la Universidad de Padua, famosa como sede del aprendizaje de la medicina, y, a excepción de una breve visita a Ferrara en mayo-junio de 1503 para aprobar los exámenes y recibir su doctorado en derecho canónico, permaneció en Padua. desde el otoño de 1501 hasta el verano de 1503. [53]

Copérnico estudió medicina probablemente bajo la dirección de destacados profesores de Padua —Bartolomeo da Montagnana, Girolamo Fracastoro, Gabriele Zerbi, Alessandro Benedetti— y leyó tratados médicos que adquirió en ese momento, por Valescus de Taranta, Jan Mesue, Hugo Senensis, Jan Ketham, Arnold de Villa Nova y Michele Savonarola, que formaría el embrión de su posterior biblioteca médica. [53]

Una de las materias que debió haber estudiado Copérnico fue la astrología, ya que se consideraba una parte importante de la educación médica. [55] Sin embargo, a diferencia de la mayoría de los astrónomos prominentes del Renacimiento, parece que nunca practicó ni expresó ningún interés en la astrología. [56]

Como en Bolonia, Copérnico no se limitó a sus estudios oficiales. Probablemente fueron los años de Padua los que vieron el comienzo de sus intereses helenísticos. Se familiarizó con la lengua y la cultura griegas con la ayuda de la gramática de Theodorus Gaza (1495) y el diccionario de Johannes Baptista Chrestonius (1499), ampliando sus estudios de la antigüedad, iniciados en Bolonia, a los escritos de Bessarion, Lorenzo Valla y otros. También parece haber evidencia de que fue durante su estadía en Padua cuando finalmente cristalizó la idea de basar un nuevo sistema del mundo en el movimiento de la Tierra. [53] A medida que se acercaba el momento de que Copérnico regresara a casa, en la primavera de 1503 viajó a Ferrara donde, el 31 de mayo de 1503, habiendo superado los exámenes obligatorios, se le concedió el grado de Doctor en Derecho Canónico (Nicolaus Copernich de Prusia, Jure Canonico. et doctoratus [57]). Sin duda fue poco después (a más tardar en el otoño de 1503) cuando dejó Italia definitivamente para regresar a Warmia. [53]

Observaciones planetarias

Copérnico hizo tres observaciones de Mercurio, con errores de −3, −15 y −1 minutos de arco. Hizo uno de Venus, con un error de -24 minutos. Cuatro fueron de Marte, con errores de 2, 20, 77 y 137 minutos. Se realizaron cuatro observaciones de Júpiter, con errores de 32, 51, −11 y 25 minutos. Hizo cuatro de Saturno, con errores de 31, 20, 23 y -4 minutos. [58]

Otras observaciones

Con Novara, Copérnico observó una ocultación de Aldebarán por la luna el 9/3/1497. Copérnico también observó una conjunción de Saturno y la luna el 3/4/1500. Vio un eclipse de luna el 11/6/1500. [59] [60]

Después de haber completado todos sus estudios en Italia, Copérnico de 30 años regresó a Warmia, donde viviría los 40 años restantes de su vida, además de breves viajes a Cracovia y a las ciudades prusianas cercanas: Toruń (Thorn), Gdańsk ( Danzig), Elbląg (Elbing), Grudziądz (Graudenz), Malbork (Marienburg), Königsberg (Królewiec). [53]

El Príncipe-Obispado de Warmia disfrutó de una autonomía sustancial, con su propia dieta (parlamento) y unidad monetaria (la misma que en las otras partes de Prusia Real) y tesorería. [61]

Copérnico fue el secretario y médico de su tío desde 1503 hasta 1510 (o quizás hasta la muerte de su tío el 29 de marzo de 1512) y residió en el castillo del obispo en Lidzbark (Heilsberg), donde comenzó a trabajar en su teoría heliocéntrica. En su calidad oficial, participó en casi todas las funciones políticas, eclesiásticas y administrativo-económicas de su tío. Desde principios de 1504, Copérnico acompañó a Watzenrode a las sesiones de la dieta real prusiana celebradas en Malbork y Elbląg y, escriben Dobrzycki y Hajdukiewicz, "participó en todos los acontecimientos más importantes del complejo juego diplomático que el ambicioso político y estadista jugaba en defensa. de los intereses particulares de Prusia y Warmia, entre la hostilidad a la Orden [Teutónica] y la lealtad a la Corona Polaca ". [53]

En 1504-12, Copérnico hizo numerosos viajes como parte del séquito de su tío: en 1504, a Toruń y Gdańsk, a una sesión del Consejo Real Prusiano en presencia del rey de Polonia Alexander Jagiellon a sesiones de la dieta prusiana en Malbork (1506) , Elbląg (1507) y Sztum (Stuhm) (1512) y pudo haber asistido a una sesión de Poznań (Posen) (1510) y a la coronación del rey Segismundo I el Viejo de Polonia en Cracovia (1507). El itinerario de Watzenrode sugiere que en la primavera de 1509 Copérnico pudo haber asistido a la sejm de Cracovia. [53]

Probablemente fue en la última ocasión, en Cracovia, cuando Copérnico envió a la imprenta de Jan Haller su traducción, del griego al latín, de una colección del historiador bizantino del siglo VII Theophylact Simocatta, de 85 breves poemas llamados Epístolas, o letras, que se supone que han pasado entre varios personajes de una historia griega. Son de tres tipos: "morales", que ofrecen consejos sobre cómo la gente debe vivir "pastoralmente", que dan pequeñas imágenes de la vida del pastor y "amorosos", que comprenden poemas de amor. Están dispuestos para que se sucedan en una rotación regular de temas. Copérnico había traducido los versos griegos a la prosa latina, y ahora publicó su versión como Theophilacti scolastici Simocati epistolae morales, rurales et amatoriae Interpretacióne latina, que dedicó a su tío en agradecimiento por todos los beneficios que había recibido de él. Con esta traducción, Copérnico se declaró del lado de los humanistas en la lucha por la cuestión de si la literatura griega debería ser revivida. [28] La primera obra poética de Copérnico fue un epigrama griego, compuesto probablemente durante una visita a Cracovia, para el epitalamio de Johannes Dantiscus para la boda de Barbara Zapolya en 1512 con el rey Zygmunt I el Viejo. [62]

Algún tiempo antes de 1514, Copérnico escribió un esbozo inicial de su teoría heliocéntrica conocida solo por transcripciones posteriores, por el título (quizás dado por un copista), Nicolai Copernici de hypothesibus motuum coelestium a se constitutis commentariolus: Comúnmente conocido como el Commentariolus. Era una descripción teórica sucinta del mecanismo heliocéntrico del mundo, sin aparatos matemáticos, y difería en algunos detalles importantes de la construcción geométrica de De revolutionibus pero ya se basaba en las mismas suposiciones con respecto a los movimientos triples de la Tierra. los Commentariolus, que Copérnico vio conscientemente como un simple primer boceto de su libro planeado, no estaba destinado a la distribución impresa. Puso muy pocas copias manuscritas a disposición de sus conocidos más cercanos, incluidos, al parecer, varios astrónomos de Cracovia con los que colaboró ​​en 1515-1530 en la observación de eclipses. Tycho Brahe incluiría un fragmento del Commentariolus en su propio tratado, Astronomiae instauratae progymnasmata, publicado en Praga en 1602, basado en un manuscrito que había recibido del médico y astrónomo bohemio Tadeáš Hájek, amigo de Rheticus. los Commentariolus aparecería completo en la impresión por primera vez sólo en 1878. [62]

En 1510 o 1512, Copérnico se mudó a Frombork, una ciudad al noroeste en la laguna del Vístula en la costa del mar Báltico. Allí, en abril de 1512, participó en la elección de Fabián de Lossainen como Príncipe-Obispo de Warmia. Sólo a principios de junio de 1512 el capítulo le dio a Copérnico una "curia externa", una casa fuera de los muros defensivos del monte de la catedral. En 1514 compró la torre noroeste dentro de los muros de la fortaleza de Frombork. Mantendría ambas residencias hasta el final de su vida, a pesar de la devastación de los edificios del capítulo por una incursión contra Frauenburg llevada a cabo por la Orden Teutónica en enero de 1520, durante la cual los instrumentos astronómicos de Copérnico probablemente fueron destruidos. Copérnico realizó observaciones astronómicas en 1513–16, presumiblemente desde su curia externa y en 1522–43, desde una "pequeña torre" no identificada (turricula), utilizando instrumentos primitivos inspirados en los antiguos: cuadrante, piramidal, esfera armilar. En Frombork, Copérnico realizó más de la mitad de sus más de 60 observaciones astronómicas registradas. [62]

Habiéndose establecido permanentemente en Frombork, donde residiría hasta el final de su vida, con interrupciones en 1516-19 y 1520-21, Copérnico se encontró en el centro económico y administrativo del capítulo de Warmia, que también era uno de los dos principales centros de Warmia de vida política. En la difícil y políticamente compleja situación de Warmia, amenazada externamente por las agresiones de la Orden Teutónica (ataques de bandas teutónicas la Guerra Polaco-Teutónica de 1519–21, planes de Alberto para anexar Warmia), internamente sujeto a fuertes presiones separatistas (la selección del príncipe obispos de Warmia), él, junto con parte del capítulo, representó un programa de estricta cooperación con la Corona polaca y demostró en todas sus actividades públicas (la defensa de su país contra los planes de conquista de la Orden para unificar su sistema monetario con el apoyo de la Corona polaca a los intereses de Polonia en la administración eclesiástica del dominio de Warmia) que era conscientemente un ciudadano de la República Polaco-Lituana. Poco después de la muerte del tío obispo Watzenrode, participó en la firma del Segundo Tratado de Piotrków Trybunalski (7 de diciembre de 1512), que regía el nombramiento del obispo de Warmia, declarando, a pesar de la oposición de parte del capítulo, por la cooperación leal con la Corona de Polonia. [62]

Ese mismo año (antes del 8 de noviembre de 1512) Copérnico asumió la responsabilidad, como magister pistoriae, por administrar las empresas económicas del capítulo (volvería a ocupar este cargo en 1530), habiendo cumplido ya desde 1511 los deberes de canciller y visitante de las haciendas del capítulo. [62]

Sus deberes administrativos y económicos no distrajeron a Copérnico, en 1512-15, de la intensa actividad de observación. Los resultados de sus observaciones de Marte y Saturno en este período, y especialmente una serie de cuatro observaciones del Sol realizadas en 1515, llevaron al descubrimiento de la variabilidad de la excentricidad de la Tierra y del movimiento del apogeo solar en relación con el fijo. estrellas, que en 1515–19 motivó sus primeras revisiones de ciertos supuestos de su sistema. Algunas de las observaciones que hizo en este período pueden haber tenido una conexión con una reforma propuesta del calendario juliano realizada en la primera mitad de 1513 a petición del obispo de Fossombrone, Paul de Middelburg. Sus contactos en este asunto en el período del Quinto Concilio de Letrán se recordaron más tarde en una mención elogiosa en la epístola dedicatoria de Copérnico en Dē revolutionibus orbium coelestium y en un tratado de Paul de Middelburg, Secundum compendium correctis Calendarii (1516), que menciona a Copérnico entre los sabios que habían enviado al Concilio propuestas para la enmienda del calendario. [63]

Durante 1516–21, Copérnico residió en el castillo de Olsztyn (Allenstein) como administrador económico de Warmia, incluidos Olsztyn (Allenstein) y Pieniężno (Mehlsack). Mientras estaba allí, escribió un manuscrito, Locationes mansorum desertorum (Ubicaciones de feudos abandonados), con miras a poblar esos feudos con laboriosos agricultores y así reforzar la economía de Warmia. Cuando Olsztyn fue sitiada por los Caballeros Teutónicos durante la Guerra Polaco-Teutónica, Copérnico dirigió la defensa de Olsztyn y Warmia por las fuerzas reales polacas. También representó a la parte polaca en las negociaciones de paz subsiguientes. [64]

Copérnico asesoró durante años al sejmik real prusiano sobre la reforma monetaria, particularmente en la década de 1520, cuando esa era una cuestión importante en la política regional prusiana. [65] En 1526 escribió un estudio sobre el valor del dinero, "Monetae cudendae ratio". En él formuló una iteración temprana de la teoría, ahora llamada ley de Gresham, de que la moneda "mala" (degradada) saca de circulación la moneda "buena" (no degradada), varias décadas antes que Thomas Gresham. También, en 1517, estableció una teoría cuantitativa del dinero, un concepto principal en economía hasta el día de hoy. Las recomendaciones de Copérnico sobre la reforma monetaria fueron ampliamente leídas por los líderes de Prusia y Polonia en sus intentos por estabilizar la moneda. [66]

En 1533, Johann Widmanstetter, secretario del Papa Clemente VII, explicó el sistema heliocéntrico de Copérnico al Papa y a dos cardenales. El Papa estaba tan complacido que le dio a Widmanstetter un valioso regalo. [67] En 1535, Bernard Wapowski escribió una carta a un caballero de Viena, instándolo a publicar un almanaque adjunto, que, según él, había sido escrito por Copérnico. Ésta es la única mención de un almanaque de Copérnico en los registros históricos. El "almanaque" probablemente eran las tablas de posiciones planetarias de Copérnico. La carta de Wapowski menciona la teoría de Copérnico sobre los movimientos de la tierra. No salió nada de la solicitud de Wapowski, porque murió un par de semanas después. [67]

Tras la muerte del príncipe-obispo de Warmia Mauricio Ferber (1 de julio de 1537), Copérnico participó en la elección de su sucesor, Johannes Dantiscus (20 de septiembre de 1537). Copérnico fue uno de los cuatro candidatos para el puesto, escrito por iniciativa de Tiedemann Giese, pero su candidatura fue en realidad pro forma, dado que Dantiscus había sido nombrado anteriormente obispo coadjutor de Ferber y dado que Dantiscus contaba con el respaldo del rey Segismundo I de Polonia. [68] Al principio, Copérnico mantuvo relaciones amistosas con el nuevo príncipe-obispo, asistiéndole médicamente en la primavera de 1538 y acompañándolo ese verano. en una gira de inspección de las existencias del Capítulo.Pero ese otoño, su amistad se vio tensa por las sospechas sobre el ama de llaves de Copérnico, Anna Schilling, a quien Dantiscus desterró de Frombork en la primavera de 1539. [68]

En su juventud, Copérnico, el médico, había tratado a su tío, hermano y otros miembros del capítulo. En años posteriores fue llamado a asistir a los obispos ancianos que a su vez ocuparon la sede de Warmia —Mauritius Ferber y Johannes Dantiscus— y, en 1539, a su viejo amigo Tiedemann Giese, obispo de Chełmno (Kulm). Al tratar a pacientes tan importantes, a veces buscaba consultas de otros médicos, incluido el médico del duque Alberto y, por carta, del médico real polaco. [69]

En la primavera de 1541, el duque Alberto, ex Gran Maestre de la Orden Teutónica que había convertido el Estado Monástico de los Caballeros Teutónicos en un reino luterano y hereditario, el Ducado de Prusia, al rendir homenaje a su tío, el Rey de Polonia, Segismundo I, convocó a Copérnico a Königsberg para que asistiera al consejero del duque, George von Kunheim, que había caído gravemente enfermo y por quien los médicos prusianos parecían incapaces de hacer nada. Copérnico fue de buen grado porque había conocido a von Kunheim durante las negociaciones sobre la reforma de la moneda. Y Copérnico había llegado a sentir que el propio Alberto no era una mala persona, los dos tenían muchos intereses intelectuales en común. El Capítulo fácilmente le dio permiso a Copérnico para ir, ya que deseaba permanecer en buenos términos con el duque, a pesar de su fe luterana. En aproximadamente un mes, el paciente se recuperó y Copérnico regresó a Frombork. Durante un tiempo, siguió recibiendo informes sobre el estado de von Kunheim y enviándole consejos médicos por carta. [71]

Algunos de los amigos cercanos de Copérnico se volvieron protestantes, pero Copérnico nunca mostró una tendencia en esa dirección. Los primeros ataques contra él vinieron de protestantes. Wilhelm Gnapheus, un refugiado holandés asentado en Elbląg, escribió una comedia en latín, Morosophus (The Foolish Sage), y lo representó en la escuela latina que había establecido allí. En la obra, Copérnico fue caricaturizado como el homónimo Morosophus, un hombre altivo, frío y distante que incursionó en la astrología, se consideró inspirado por Dios y se rumoreaba que había escrito una gran obra que se estaba pudriendo en un cofre. [44]

En otros lugares, los protestantes fueron los primeros en reaccionar a las noticias de la teoría de Copérnico. Melanchthon escribió:

Algunas personas creen que es excelente y correcto resolver algo tan absurdo como lo hizo el astrónomo sarmatiano [es decir, polaco] que mueve la tierra y detiene el sol. De hecho, los gobernantes sabios deberían haber refrenado tal ligereza. [44]

Sin embargo, en 1551, ocho años después de la muerte de Copérnico, el astrónomo Erasmo Reinhold publicó, bajo el patrocinio del ex adversario militar de Copérnico, el protestante duque Alberto, el Mesas prusianas, un conjunto de tablas astronómicas basadas en el trabajo de Copérnico. Los astrónomos y astrólogos lo adoptaron rápidamente en lugar de sus predecesores. [72]

Heliocentrismo

Algún tiempo antes de 1514, Copérnico puso a disposición de sus amigos su "Commentariolus" ("Pequeño comentario"), un manuscrito que describe sus ideas sobre la hipótesis heliocéntrica. [t] Contenía siete supuestos básicos (detallados a continuación). [73] A partir de entonces, continuó recopilando datos para un trabajo más detallado.

Hacia 1532, Copérnico básicamente había terminado su trabajo en el manuscrito de Dē revolutionibus orbium coelestium pero a pesar de la urgencia de sus amigos más cercanos, se resistió a publicar abiertamente sus opiniones, sin querer —como confesó— arriesgarse al desprecio "al que se expondría por la novedad e incomprensibilidad de sus tesis". [68]

En 1533, Johann Albrecht Widmannstetter pronunció una serie de conferencias en Roma en las que describía la teoría de Copérnico. El Papa Clemente VII y varios cardenales católicos escucharon las conferencias y se interesaron por la teoría. El 1 de noviembre de 1536, el cardenal Nikolaus von Schönberg, arzobispo de Capua, escribió a Copérnico desde Roma:

Hace algunos años me llegó la noticia de su competencia, de la que todo el mundo hablaba constantemente. En ese momento comencé a tener un gran respeto por ti. Porque había aprendido que no sólo había dominado extraordinariamente bien los descubrimientos de los antiguos astrónomos, sino que también había formulado una nueva cosmología. En él sostienes que la tierra se mueve que el sol ocupa el lugar más bajo, y por lo tanto el central, en el universo. Por lo tanto, con la mayor sinceridad le suplico, muy erudito señor, a menos que le cause inconvenientes, que comunique este descubrimiento suyo a los eruditos, y en el momento más temprano posible que me envíe sus escritos sobre la esfera del universo junto con las tablas y lo que sea. más tienes que es relevante para este tema. [74]

Para entonces, la obra de Copérnico se acercaba a su forma definitiva, y los rumores sobre su teoría habían llegado a personas educadas de toda Europa. A pesar de los impulsos de muchos sectores, Copérnico retrasó la publicación de su libro, tal vez por temor a las críticas, un temor expresado con delicadeza en la posterior dedicación de su obra maestra al Papa Pablo III. Los estudiosos no están de acuerdo sobre si la preocupación de Copérnico se limitó a posibles objeciones astronómicas y filosóficas, o si también le preocupaban las objeciones religiosas. [u]

De revolutionibus orbium coelestium

Copérnico todavía estaba trabajando en De revolutionibus orbium coelestium (aunque no esté seguro de querer publicarlo) cuando en 1539 Georg Joachim Rheticus, un matemático de Wittenberg, llegó a Frombork. Philipp Melanchthon, un estrecho aliado teológico de Martín Lutero, había hecho arreglos para que Rheticus visitara a varios astrónomos y estudiara con ellos. Rheticus se convirtió en alumno de Copérnico, se quedó con él durante dos años y escribió un libro, Narratio prima (Primer relato), que describe la esencia de la teoría de Copérnico. En 1542 Rheticus publicó un tratado sobre trigonometría de Copérnico (más tarde incluido como capítulos 13 y 14 del Libro I de De revolutionibus). [75] Bajo una fuerte presión de Rheticus, y habiendo visto la primera recepción general favorable de su trabajo, Copérnico finalmente acordó dar De revolutionibus a su amigo íntimo, Tiedemann Giese, obispo de Chełmno (Kulm), para ser entregado a Rheticus para su impresión por el impresor alemán Johannes Petreius en Nuremberg (Nuremberg), Alemania. Si bien Rheticus inicialmente supervisó la impresión, tuvo que abandonar Nuremberg antes de que se completara, y entregó la tarea de supervisar el resto de la impresión a un teólogo luterano, Andreas Osiander. [76]

Osiander agregó un prefacio no autorizado y sin firmar, defendiendo el trabajo de Copérnico contra aquellos que podrían sentirse ofendidos por sus nuevas hipótesis. Argumentó que "a veces se ofrecen diferentes hipótesis para un mismo movimiento [y por lo tanto] el astrónomo tomará como primera elección la hipótesis que es la más fácil de comprender". Según Osiander, "estas hipótesis no tienen por qué ser verdaderas ni siquiera probables. [S] i proporcionan un cálculo coherente con las observaciones, eso por sí solo es suficiente". [77]

Muerte

Hacia fines de 1542, Copérnico sufrió una apoplejía y parálisis, y murió a los 70 años el 24 de mayo de 1543. Cuenta la leyenda que se le obsequiaron las últimas páginas impresas de su libro. Dē revolutionibus orbium coelestium el mismo día de su muerte, lo que le permitió despedirse del trabajo de su vida. [v] Se dice que se despertó de un coma inducido por un derrame cerebral, miró su libro y luego murió en paz. [w]

Según los informes, Copérnico fue enterrado en la Catedral de Frombork, donde se encontraba un epitafio de 1580 hasta que fue desfigurado y reemplazado en 1735. Durante más de dos siglos, los arqueólogos buscaron en vano los restos de Copérnico en la catedral. Los esfuerzos para localizarlos en 1802, 1909, 1939 habían fracasado. En 2004, un equipo dirigido por Jerzy Gąssowski, director de un instituto de arqueología y antropología en Pułtusk, inició una nueva búsqueda, guiada por la investigación del historiador Jerzy Sikorski. [78] [79] En agosto de 2005, después de escanear debajo del piso de la catedral, descubrieron lo que creían que eran los restos de Copérnico. [80]

El descubrimiento se anunció sólo después de más investigaciones, el 3 de noviembre de 2008. Gąssowski dijo que estaba "casi 100 por ciento seguro de que es Copérnico". [81] El experto forense Capitán Dariusz Zajdel del Laboratorio Forense Central de la Policía Polaca usó el cráneo para reconstruir un rostro que se parecía mucho a los rasgos —incluyendo una nariz rota y una cicatriz sobre el ojo izquierdo— de un autorretrato de Copérnico. [81] El experto también determinó que el cráneo pertenecía a un hombre que había muerto alrededor de los 70 años, la edad de Copérnico en el momento de su muerte. [80]

La tumba se encontraba en mal estado, y no todos los restos del esqueleto se encontraron desaparecidos, entre otras cosas, fue la mandíbula inferior. [82] El ADN de los huesos encontrados en la tumba coincidía con muestras de cabello tomadas de un libro propiedad de Copérnico que se guardaba en la biblioteca de la Universidad de Uppsala en Suecia. [79] [83]

El 22 de mayo de 2010, Copérnico recibió un segundo funeral en una misa dirigida por Józef Kowalczyk, el ex nuncio papal en Polonia y recién nombrado Primado de Polonia. Los restos de Copérnico se volvieron a enterrar en el mismo lugar de la catedral de Frombork, donde se habían encontrado parte de su cráneo y otros huesos. Una lápida de granito negro ahora lo identifica como el fundador de la teoría heliocéntrica y también como un canon de la iglesia. La lápida tiene una representación del modelo del Sistema Solar de Copérnico: un Sol dorado rodeado por seis de los planetas. [84]

Antecesores

Philolaus (c. 480-385 a. C.) describió un sistema astronómico en el que un Fuego Central (diferente del Sol) ocupaba el centro del universo y una contra-Tierra, la Tierra, la Luna, el Sol mismo, los planetas y las estrellas. todo giraba a su alrededor, en ese orden hacia afuera desde el centro. [85] Heraclides Ponticus (387-312 a. C.) propuso que la Tierra gira sobre su eje. [86] Aristarco de Samos (c. 310 a. C. - c. 230 a. C.) fue el primero en proponer una teoría de que la tierra orbitaba alrededor del sol. [87] Más detalles matemáticos del sistema heliocéntrico de Aristarco fueron resueltos alrededor del año 150 a. C. por el astrónomo helenístico Seleuco de Seleucia. Aunque el texto original de Aristarco se ha perdido, una referencia en el libro de Arquímedes El contador de arena (Archimedis Syracusani Arenarius y amp Dimensio Circuli) describe una obra de Aristarco en la que avanzó el modelo heliocéntrico. Thomas Heath da la siguiente traducción al inglés del texto de Arquímedes: [88]

Ahora sabe ['usted' es el rey Gelon] que el "universo" es el nombre dado por la mayoría de los astrónomos a la esfera cuyo centro es el centro de la tierra, mientras que su radio es igual a la línea recta entre el centro. del sol y el centro de la tierra. Esta es la cuenta común (τά γραφόμενα) como ha escuchado de los astrónomos. Pero Aristarco ha sacado a relucir una libro que consta de ciertas hipótesis, donde parece, como consecuencia de las suposiciones hechas, que el universo es muchas veces mayor que el "universo" que acabamos de mencionar. Sus hipótesis son que las estrellas fijas y el sol permanecen inmóviles, que la tierra gira alrededor del sol en la circunferencia de un círculo, el sol está en el medio de la órbita, y que la esfera de las estrellas fijas, situada aproximadamente en el mismo centro que el sol, es tan grande que el círculo en el que supone que la Tierra gira tiene tal proporción con la distancia de las estrellas fijas como el centro de la esfera. lleva a su superficie.

En uno de los primeros manuscritos inéditos de De Revolutionibus (que aún sobrevive), Copérnico mencionó la teoría (no heliocéntrica) de la 'Tierra en movimiento' de Philolaus y la posibilidad de que Aristarco también tuviera una teoría de la 'Tierra en movimiento' (aunque es poco probable que él supiera que era una teoría heliocéntrica) . Eliminó ambas referencias de su manuscrito final publicado. [b] [89]

Copérnico probablemente sabía que el sistema de Pitágoras involucraba una Tierra en movimiento. Aristóteles mencionó el sistema pitagórico. [90]

Copérnico poseía una copia de Giorgio Valla De expetendis et fugiendis rebus, que incluía una traducción de la referencia de Plutarco al heliostatismo de Aristarco. [91]

En la dedicación de Copérnico de Sobre las revoluciones al Papa Pablo III —que Copérnico esperaba que apagara las críticas de su teoría heliocéntrica por parte de "charlatanes. completamente ignorantes de [astronomía]" - el autor del libro escribió que, al releer toda la filosofía, en las páginas de Cicerón y Plutarco había encontrado referencias a esos pocos pensadores que se atrevieron a mover la Tierra "en contra de la opinión tradicional de los astrónomos y casi en contra del sentido común".

A partir del siglo X, se desarrolló una tradición que criticaba a Ptolomeo dentro de la astronomía islámica, que culminó con Ibn al-Haytham de Basora Al-Shukūk 'alā Baṭalamiyūs ("Dudas sobre Ptolomeo"). [93] Varios astrónomos islámicos cuestionaron la aparente inmovilidad de la Tierra, [94] [95] y la centralidad dentro del universo. [96] Algunos aceptaron que la tierra gira alrededor de su eje, como Abu Sa'id al-Sijzi (m. C. 1020). [97] [98] Según al-Biruni, al-Sijzi inventó un astrolabio basado en la creencia de algunos de sus contemporáneos "que el movimiento que vemos se debe al movimiento de la Tierra y no al del cielo". [98] [99] El hecho de que otros además de al-Sijzi mantuvieran este punto de vista se confirma aún más con una referencia de una obra árabe del siglo XIII que dice:

Según los geómetras [o ingenieros] (muhandisīn), la tierra está en constante movimiento circular, y lo que parece ser el movimiento de los cielos se debe en realidad al movimiento de la tierra y no a las estrellas. [98]

En el siglo XII, Nur ad-Din al-Bitruji propuso una alternativa completa al sistema ptolemaico (aunque no heliocéntrico). [100] [101] Declaró el sistema ptolemaico como un modelo imaginario, exitoso en la predicción de posiciones planetarias, pero no real o físico. [100] [101] El sistema alternativo de Al-Bitruji se extendió por la mayor parte de Europa durante el siglo XIII, con debates y refutaciones de sus ideas que continuaron hasta el siglo XVI. [101]

Las técnicas matemáticas desarrolladas en los siglos XIII al XIV por Mo'ayyeduddin al-Urdi, Nasir al-Din al-Tusi e Ibn al-Shatir para modelos geocéntricos de movimientos planetarios se parecen mucho a algunas de las utilizadas más tarde por Copérnico en sus modelos heliocéntricos. [102] Copérnico usó lo que ahora se conoce como el lema Urdi y la pareja Tusi en los mismos modelos planetarios que se encuentran en fuentes árabes. [103] Además, el reemplazo exacto del ecuante por dos epiciclos utilizados por Copérnico en el Commentariolus fue encontrado en una obra anterior de Ibn al-Shatir (m. c. 1375) de Damasco. [104] Los modelos lunares y de Mercurio de Ibn al-Shatir también son idénticos a los de Copérnico. [105] Esto ha llevado a algunos estudiosos a argumentar que Copérnico debe haber tenido acceso a algunos trabajos aún por identificar sobre las ideas de esos primeros astrónomos. [106] Sin embargo, ningún candidato probable para este trabajo conjetura ha salido a la luz todavía, y otros eruditos han argumentado que Copérnico bien podría haber desarrollado estas ideas independientemente de la tradición islámica tardía. [107] Sin embargo, Copérnico citó a algunos de los astrónomos islámicos cuyas teorías y observaciones usó en De Revolutionibus, a saber, al-Battani, Thabit ibn Qurra, al-Zarqali, Averroes y al-Bitruji. [108]

Copérnico

El trabajo principal de Copérnico sobre su teoría heliocéntrica fue Dē revolutionibus orbium coelestium (Sobre las revoluciones de las esferas celestes), publicado en el año de su muerte, 1543. Había formulado su teoría en 1510. "Escribió una breve descripción de su nuevo arreglo celestial [conocido como el Commentariolus, o Breve bosquejo], también probablemente en 1510 [pero a más tardar en mayo de 1514], y lo envió al menos a un corresponsal más allá de Varmia [el latín para "Warmia"]. Esa persona a su vez copió el documento para su posterior circulación, y presumiblemente los nuevos destinatarios también lo hicieron. "[110]

Copérnico Commentariolus resumió su teoría heliocéntrica. Enumeró los "supuestos" en los que se basaba la teoría, como sigue: [111]

1. No hay un centro de todos los círculos celestes [112] o esferas. [113]
2. El centro de la tierra no es el centro del universo, sino solo el centro hacia el cual se mueven los cuerpos pesados ​​y el centro de la esfera lunar.
3. Todas las esferas rodean al sol como si estuviera en medio de todas ellas, y por tanto el centro del universo está cerca del sol.
4. La relación entre la distancia de la tierra desde el sol y la altura del firmamento (la esfera celeste más externa que contiene las estrellas) es mucho menor que la relación entre el radio de la tierra y su distancia al sol que la distancia de la tierra al el sol es imperceptible en comparación con la altura del firmamento.
5. Cualquier movimiento que aparezca en el firmamento no surge de ningún movimiento del firmamento, sino del movimiento de la tierra. La tierra junto con sus elementos circundantes realiza una rotación completa sobre sus polos fijos en un movimiento diario, mientras que el firmamento y el cielo más alto permanecen sin cambios.
6. Lo que nos parecen movimientos del sol no surge de su movimiento sino del movimiento de la tierra y nuestra esfera, con la que giramos alrededor del sol como cualquier otro planeta. La tierra tiene, entonces, más de un movimiento.

7. El aparente movimiento retrógrado y directo de los planetas no surge de su movimiento sino del de la Tierra. El movimiento de la tierra por sí solo, por lo tanto, es suficiente para explicar tantas aparentes desigualdades en los cielos.

De revolutionibus en sí estaba dividido en seis secciones o partes, llamadas "libros": [114]

  1. Visión general de la teoría heliocéntrica y exposición resumida de su idea del mundo.
  2. Principalmente teórico, presenta los principios de la astronomía esférica y una lista de estrellas (como base para los argumentos desarrollados en los libros posteriores)
  3. Dedicado principalmente a los movimientos aparentes del Sol y a fenómenos relacionados.
  4. Descripción de la Luna y sus movimientos orbitales.
  5. Exposición de los movimientos en longitud de los planetas no terrestres
  6. Exposición de los movimientos en latitud de los planetas no terrestres

Sucesores

Georg Joachim Rheticus podría haber sido el sucesor de Copérnico, pero no estuvo a la altura de las circunstancias. [67] Erasmus Reinhold podría haber sido su sucesor, pero murió prematuramente. [67] El primero de los grandes sucesores fue Tycho Brahe [67] (aunque no creía que la Tierra orbitara alrededor del Sol), seguido por Johannes Kepler, [67] que había colaborado con Tycho en Praga y se benefició de las décadas de Tycho. de datos de observación detallados. [115]

A pesar de la aceptación casi universal más tarde de la idea heliocéntrica (aunque no de los epiciclos o las órbitas circulares), la teoría de Copérnico fue originalmente lenta en asimilar. Los estudiosos sostienen que sesenta años después de la publicación de Las revoluciones sólo había alrededor de 15 astrónomos que defendían el copernicanismo en toda Europa: "Thomas Digges y Thomas Harriot en Inglaterra Giordano Bruno y Galileo Galilei en Italia Diego Zuniga en España Simon Stevin en los Países Bajos y en Alemania, el grupo más grande: Georg Joachim Rheticus, Michael Maestlin, Christoph Rothmann (que puede haberse retractado más tarde), [116] y Johannes Kepler ". [116] Otras posibilidades son el inglés William Gilbert, junto con Achilles Gasser, Georg Vogelin, Valentin Otto y Tiedemann Giese. [116]

Arthur Koestler, en su popular libro Los sonámbulos, afirmó que el libro de Copérnico no se había leído mucho en su primera publicación. [117] Esta afirmación fue duramente criticada por Edward Rosen, [x] y ha sido refutada de manera decisiva por Owen Gingerich, quien examinó casi todas las copias supervivientes de las dos primeras ediciones y encontró copiosas notas marginales de sus propietarios en muchas de ellas. Gingerich publicó sus conclusiones en 2004 en El libro que nadie leyó. [118]

El clima intelectual de la época "permaneció dominado por la filosofía aristotélica y la correspondiente astronomía ptolemaica. En ese momento no había ninguna razón para aceptar la teoría copernicana, excepto por su simplicidad matemática [al evitar usar el ecuante para determinar las posiciones planetarias]". [119] El sistema de Tycho Brahe ("que la tierra es estacionaria, el sol gira alrededor de la tierra y los otros planetas giran alrededor del sol") [119] también compitió directamente con el de Copérnico. Solo medio siglo después, con la obra de Kepler y Galileo, apareció cualquier evidencia sustancial en defensa del copernicanismo, comenzando "desde el momento en que Galileo formuló el principio de inercia. [Que] ayudó a explicar por qué no todo se caía de la tierra". si estuviera en movimiento ". [119] "[No hasta] después de que Isaac Newton formuló la ley universal de la gravitación y las leyes de la mecánica [en su 1687 Principia], que unificaba la mecánica terrestre y celeste, era el punto de vista heliocéntrico generalmente aceptado "[119].

El resultado inmediato de la publicación en 1543 del libro de Copérnico fue solo una leve controversia. En el Concilio de Trento (1545-1563) no se discutieron ni la teoría de Copérnico ni la reforma del calendario (que luego usaría tablas deducidas de los cálculos de Copérnico). [120] Se ha debatido mucho por qué no fue hasta seis décadas después de la publicación de De revolutionibus que la Iglesia Católica tomó cualquier acción oficial en su contra, incluso los esfuerzos de Tolosani fueron desatendidos. La oposición del lado católico solo comenzó setenta y tres años después, cuando fue ocasionada por Galileo. [121]

Tolosani

El primer notable en actuar contra el copernicanismo fue el Magister del Palacio Santo (es decir, el censor jefe de la Iglesia Católica), el dominico Bartolomeo Spina, quien "expresó el deseo de acabar con la doctrina copernicana". [122] Pero con la muerte de Spina en 1546, su causa recayó en su amigo, el conocido teólogo-astrónomo, el dominico Giovanni Maria Tolosani del Convento de San Marcos en Florencia. Tolosani había escrito un tratado sobre la reforma del calendario (en el que la astronomía jugaría un papel importante) y había asistido al Quinto Concilio de Letrán (1512-1517) para discutir el asunto. Había obtenido una copia de De Revolutionibus en 1544. Su denuncia del copernicanismo fue escrita un año después, en 1545, en un apéndice de su obra inédita, Sobre la verdad de la Sagrada Escritura. [123]

Emulando el estilo racionalista de Tomás de Aquino, Tolosani trató de refutar el copernicanismo mediante un argumento filosófico. El copernicanismo era absurdo, según Tolosani, porque no estaba científicamente probado e infundado. Primero, Copérnico había asumido el movimiento de la Tierra pero no ofreció una teoría física por la cual uno pudiera deducir este movimiento. (Nadie se dio cuenta de que la investigación sobre el copernicanismo resultaría en un replanteamiento de todo el campo de la física.) En segundo lugar, Tolosani acusó a Copérnico de que el proceso de pensamiento era al revés. Sostuvo que Copérnico había presentado su idea y luego buscó fenómenos que la respaldaran, en lugar de observar los fenómenos y deducir de ellos la idea de lo que los causó. En esto, Tolosani estaba vinculando las ecuaciones matemáticas de Copérnico con las prácticas de los pitagóricos (contra quienes Aristóteles había hecho argumentos, que luego fueron recogidos por Tomás de Aquino). Se argumentó que los números matemáticos eran un mero producto del intelecto sin ninguna realidad física y, como tales, no podían proporcionar causas físicas en la investigación de la naturaleza. [124]

Algunas hipótesis astronómicas en ese momento (como los epiciclos y las excéntricas) se vieron como meros dispositivos matemáticos para ajustar los cálculos de dónde aparecerían los cuerpos celestes, en lugar de una explicación de la causa de esos movimientos. (Como Copérnico aún mantenía la idea de órbitas perfectamente esféricas, confiaba en los epiciclos). Este "salvar los fenómenos" se vio como una prueba de que la astronomía y las matemáticas no podían tomarse como medios serios para determinar las causas físicas. Tolosani invocó este punto de vista en su crítica final de Copérnico, diciendo que su mayor error fue que había comenzado con campos "inferiores" de la ciencia para hacer pronunciamientos sobre campos "superiores". Copérnico había utilizado las matemáticas y la astronomía para postular sobre física y cosmología, en lugar de comenzar con los principios aceptados de la física y la cosmología para determinar cosas sobre astronomía y matemáticas. Así, Copérnico parecía estar socavando todo el sistema de la filosofía de la ciencia en ese momento. Tolosani sostenía que Copérnico había caído en un error filosófico porque no había sido versado en física y lógica; nadie sin ese conocimiento sería un mal astrónomo y sería incapaz de distinguir la verdad de la falsedad. Debido a que el copernicanismo no había cumplido con los criterios de verdad científica establecidos por Tomás de Aquino, Tolosani sostuvo que solo podía verse como una teoría descabellada no probada. [125] [126]

Tolosani reconoció que el Ad Lectorem El prefacio del libro de Copérnico no fue en realidad de él. Tolosani rechazó su tesis de que la astronomía en su conjunto nunca podría hacer afirmaciones de verdad (aunque todavía sostenía que el intento de Copérnico de describir la realidad física había sido defectuoso) le parecía ridículo que Ad Lectorem había sido incluido en el libro (sin saber que Copérnico no había autorizado su inclusión). Tolosani escribió: "Por medio de estas palabras [del Ad Lectorem], se reprende la necedad del autor de este libro. Porque con un esfuerzo tonto [Copérnico] trató de revivir la débil opinión pitagórica [de que el elemento fuego estaba en el centro del Universo], hace mucho tiempo merecidamente destruido, ya que es expresamente contrario a la razón humana y también se opone a la Sagrada Escritura. De esta situación, fácilmente podrían surgir desacuerdos entre los expositores católicos de la Sagrada Escritura y aquellos que deseen adherirse obstinadamente a esta falsa opinión ". [127] Tolosani declaró:" Nicolás Copérnico no leyó ni comprendió los argumentos del filósofo Aristóteles y Ptolomeo el astrónomo ". [123] Tolosani escribió que Copérnico" es un experto en las ciencias de las matemáticas y la astronomía, pero es muy deficiente en las ciencias de la física y la lógica. Además, parece que no está capacitado con respecto a [la interpretación de] las Sagradas Escrituras, ya que contradice varios de sus principios, no sin peligro de infidelidad para sí mismo y los lectores de su libro. . sus argumentos no tienen fuerza y ​​pueden desarmarse muy fácilmente. Porque es estúpido contradecir una opinión aceptada por todos durante mucho tiempo por las razones más fuertes, a menos que el impugnador utilice demostraciones más poderosas e insolubles y disuelva por completo las razones opuestas. Pero no hace esto en lo más mínimo "[127].

Tolosani declaró que había escrito contra Copérnico "con el propósito de preservar la verdad en beneficio común de la Santa Iglesia". [128] A pesar de esto, su trabajo permaneció inédito y no hay evidencia de que haya recibido una consideración seria. Robert Westman lo describe como un punto de vista "inactivo" sin "audiencia en el mundo católico" de finales del siglo XVI, pero también señala que hay alguna evidencia de que Tommaso Caccini lo conoció, quien criticaría a Galileo en un sermón. en diciembre de 1613. [128]

Teología

Tolosani pudo haber criticado la teoría copernicana como científicamente no probada e infundada, pero la teoría también entraba en conflicto con la teología de la época, como puede verse en una muestra de las obras de Juan Calvino. En su Comentario sobre Génesis dijo que "De hecho, no ignoramos que el circuito de los cielos es finito y que la tierra, como un pequeño globo, está colocada en el centro". [129] En su comentario sobre el Salmo 93: 1, afirma que "Los cielos giran a diario, y, por inmenso que sea su tejido e inconcebible la rapidez de sus revoluciones, no experimentamos ninguna conmoción cerebral. ¿Cómo podría la tierra colgar suspendida en el aire? ¿No es sostenida por la mano de Dios? ¿Por qué medios podría mantenerse inmóvil, mientras los cielos arriba están en constante movimiento rápido, no lo fijó y estableció su Divino Hacedor? ". [130] Un punto de conflicto agudo entre la teoría de Copérnico y la Biblia se refería a la historia de la Batalla de Gabaón en el Libro de Josué, donde las fuerzas hebreas estaban ganando pero cuyos oponentes probablemente escaparan una vez que cayera la noche. Esto se evita con las oraciones de Josué que hacen que el Sol y la Luna se detengan. Martín Lutero una vez hizo un comentario sobre Copérnico, aunque sin mencionar su nombre. Según Anthony Lauterbach, mientras comía con Martín Lutero, el tema de Copérnico surgió durante la cena del 4 de junio de 1539 (el mismo año en que el profesor George Joachim Rheticus de la Universidad local obtuvo permiso para visitarlo). Se dice que Lutero comentó: "Así es ahora. Quien quiera ser inteligente no debe estar de acuerdo con nada que los demás estimen. Debe hacer algo por su cuenta. Esto es lo que ese tipo ¿Quién quiere poner patas arriba toda la astronomía? Incluso en estas cosas que se ponen en desorden, creo en las Sagradas Escrituras, porque Josué ordenó al sol que se detuviera y no a la tierra ". [119] Estas observaciones se hicieron cuatro años antes de la publicación de Sobre las revoluciones de las esferas celestiales y un año antes de Rheticus Narratio Prima. En el relato de John Aurifaber de la conversación que Lutero llama a Copérnico "ese tonto" en lugar de "ese tipo", los historiadores consideran que esta versión tiene una fuente menos confiable. [119]

El colaborador de Lutero, Philipp Melanchthon, también se opuso al copernicanismo. Después de recibir las primeras páginas de Narratio Prima desde el propio Rheticus, Melanchthon escribió a Mithobius (médico y matemático Burkard Mithob de Feldkirch) el 16 de octubre de 1541 condenando la teoría y pidiendo que fuera reprimida por la fuerza gubernamental, escribiendo "algunas personas creen que es un logro maravilloso ensalzar un cosa, como ese astrónomo polaco que hace que la tierra se mueva y el sol se detenga. Realmente, los gobiernos sabios deberían reprimir la imprudencia de la mente ". [131] A Rheticus le había parecido que Melanchton entendería la teoría y estaría abierto a ella. Esto se debió a que Melanchton había enseñado astronomía ptolemaica e incluso había recomendado a su amigo Rheticus para un puesto en el Decanato de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Wittenberg después de haber regresado de estudiar con Copérnico. [132]

Las esperanzas de Rheticus se frustraron cuando seis años después de la publicación de De Revolutionibus Melanchthon publicó su Initia Doctrinae Physicae presentando tres motivos para rechazar el copernicanismo. Éstos eran "la evidencia de los sentidos, el consenso milenario de los hombres de ciencia y la autoridad de la Biblia". [133] Destrozando la nueva teoría, Melanchthon escribió: "Por amor a la novedad o para hacer una demostración de su inteligencia, algunas personas han argumentado que la tierra se mueve. Sostienen que ni la octava esfera ni el sol se mueven, mientras que ellos atribuir el movimiento a las otras esferas celestes, y también colocar la tierra entre los cuerpos celestes. Tampoco se inventaron estos chistes recientemente. Todavía existe el libro de Arquímedes sobre El contador de arena en el que informa que Aristarco de Samos propuso la paradoja de que el sol se detiene y la tierra gira alrededor del sol. Aunque los expertos sutiles instituyen muchas investigaciones para ejercitar su ingenio, la proclamación pública de opiniones absurdas es indecente y da un ejemplo dañino ". [131] Melanchthon continuó citando pasajes de la Biblia y luego declaró:" Animado por esta evidencia divina, valoremos la verdad y no nos dejemos alienar de ella por las artimañas de quienes consideran un honor intelectual introducir confusión en las artes "[131]. En la primera edición de Initia Doctrinae Physicae, Melanchthon incluso cuestionó el personaje de Copérnico alegando que su motivación era "ya sea por amor a la novedad o por el deseo de parecer inteligente", estos ataques más personales fueron eliminados en gran parte por la segunda edición en 1550. [133]

Otro teólogo protestante que menospreció el heliocentrismo por motivos bíblicos fue John Owen. En una observación de pasada en un ensayo sobre el origen del sábado, caracterizó "la hipótesis tardía, que fija el sol como en el centro del mundo" como "construida sobre fenómenos falibles, y presentada por muchas presunciones arbitrarias contra testimonios evidentes de Sagrada Escritura." [134]

En los círculos católicos romanos, el jesuita alemán Nicolaus Serarius fue uno de los primeros en escribir contra la teoría de Copérnico como herética, citando el pasaje de Josué, en un trabajo publicado en 1609-1610, y nuevamente en un libro en 1612. [135] En su 12 Abril de 1615 carta a un defensor católico de Copérnico, Paolo Antonio Foscarini, el cardenal católico Robert Belarmino condenó la teoría de Copérnico, escribiendo ". No sólo los Santos Padres, sino también los comentarios modernos sobre Génesis, los Salmos, Eclesiastés y Josué, encontrará todos están de acuerdo en la interpretación literal de que el sol está en el cielo y gira alrededor de la tierra a gran velocidad, y que la tierra está muy lejos del cielo y se sienta inmóvil en el centro del mundo. Tampoco se puede responder que esto no es un asunto de fe, ya que si no se trata de fe 'en cuanto al tema', se trata de fe 'en cuanto al hablante': por lo que sería herético decir que Abraham no tuvo dos hijos y Jacob doce , así como decir que Cristo no nació de una virgen, porque ambos fueron dichos por el Espíritu Santo por boca de profetas y apóstoles ". [136]

Ingoli

Quizás el oponente más influyente de la teoría copernicana fue Francesco Ingoli, un sacerdote católico. Ingoli escribió un ensayo de enero de 1616 a Galileo presentando más de veinte argumentos en contra de la teoría copernicana. [137] Aunque "no es seguro, es probable que [Ingoli] haya sido comisionado por la Inquisición para escribir una opinión experta sobre la controversia", [138] (después del decreto de la Congregación del Índice contra el copernicanismo el 5 de marzo de 1616 Ingoli fue nombrado oficialmente su consultor). [138] El propio Galileo opinaba que el ensayo desempeñó un papel importante en el rechazo de la teoría por parte de las autoridades eclesiásticas, y escribió en una carta posterior a Ingoli que le preocupaba que la gente pensara que la teoría había sido rechazada porque Ingoli tenía razón. [137] Ingoli presentó cinco argumentos físicos en contra de la teoría, trece argumentos matemáticos (más una discusión separada de los tamaños de las estrellas) y cuatro argumentos teológicos. Los argumentos físicos y matemáticos eran de calidad desigual, pero muchos de ellos provenían directamente de los escritos de Tycho Brahe, e Ingoli citó repetidamente a Brahe, el principal astrónomo de la época. Estos incluían argumentos sobre el efecto de una Tierra en movimiento en la trayectoria de los proyectiles y sobre el paralaje y el argumento de Brahe de que la teoría copernicana requería que las estrellas fueran absurdamente grandes. [139]

Dos de los problemas teológicos de Ingoli con la teoría copernicana eran "creencias católicas comunes que no se pueden atribuir directamente a las Escrituras: la doctrina de que el infierno está ubicado en el centro de la Tierra y está más lejos del cielo y la afirmación explícita de que la Tierra está inmóvil en un himno cantado en Los martes, como parte de la Liturgia de las Horas del Oficio Divino, los sacerdotes recitan regularmente las oraciones ". [140] Ingoli citó a Robert Belarmino con respecto a estos dos argumentos, y puede haber estado tratando de transmitir a Galileo un sentido de la opinión de Belarmino. [141] Ingoli también citó Génesis 1:14 donde Dios coloca "luces en el firmamento de los cielos para separar el día de la noche". Ingoli no creía que la ubicación central del Sol en la teoría copernicana fuera compatible con que se lo describiera como una de las luces colocadas en el firmamento. [140] Al igual que los comentaristas anteriores, Ingoli también señaló los pasajes sobre la batalla de Gabaón. Rechazó los argumentos de que deberían tomarse metafóricamente, diciendo: "Las respuestas que afirman que la Escritura habla de acuerdo con nuestro modo de entender no son satisfactorias: tanto porque al explicar las Sagradas Escrituras la regla es siempre preservar el sentido literal, cuando es posible, como es en este caso y también porque todos los Padres [de la Iglesia] por unanimidad toman este pasaje en el sentido de que el Sol que realmente se movía se detuvo a pedido de Josué. Una interpretación que es contraria al consentimiento unánime de los Padres es condenada por el Concilio de Trento, Sesión IV, en el decreto sobre la edición y uso de los Libros Sagrados. Además, aunque el Concilio habla de cuestiones de fe y moral, no se puede negar que los Santos Padres estarían disgustados con una interpretación de las Sagradas Escrituras. lo cual es contrario a su común acuerdo ". [140] Sin embargo, Ingoli cerró el ensayo sugiriendo que Galileo respondiera principalmente a lo mejor de sus argumentos físicos y matemáticos en lugar de a sus argumentos teológicos, escribiendo "Deje que sea su elección responder a esto ya sea en su totalidad o en parte, claramente al menos a los argumentos matemáticos y físicos, y ni siquiera a todos ellos, sino a los más importantes ". [142] Cuando Galileo escribió una carta en respuesta a Ingoli años más tarde, de hecho solo abordó los argumentos matemáticos y físicos. [142]

En marzo de 1616, en relación con el asunto Galileo, la Congregación del Índice de la Iglesia Católica Romana emitió un decreto suspendiendo De revolutionibus hasta que pudiera ser "corregido", sobre la base de asegurar que el copernicanismo, que describió como una "falsa doctrina pitagórica, totalmente contraria a la Sagrada Escritura", no "se deslizaría más hacia el prejuicio de la verdad católica". [143] Las correcciones consistieron principalmente en eliminar o alterar la redacción que hablaba del heliocentrismo como un hecho, más que como una hipótesis. [144] Las correcciones se realizaron sobre la base en gran medida del trabajo de Ingoli. [138]

Galileo

Por orden del Papa Pablo V, el cardenal Robert Belarmino notificó previamente a Galileo que el decreto estaba a punto de ser emitido y le advirtió que no podía "sostener ni defender" la doctrina copernicana. [y] Las correcciones a De revolutionibus, que omitió o modificó nueve sentencias, fue emitida cuatro años después, en 1620 [145].

En 1633 Galileo Galilei fue condenado por grave sospecha de herejía por "seguir la posición de Copérnico, que es contraria al verdadero sentido y autoridad de la Sagrada Escritura", [146] y fue puesto bajo arresto domiciliario por el resto de su vida. [147] [148]

A instancia de Roger Boscovich, el 1758 de la Iglesia Católica Índice de libros prohibidos omitió la prohibición general de las obras en defensa del heliocentrismo, [149] pero mantuvo las prohibiciones específicas de las versiones originales sin censura de De revolutionibus y de Galileo Diálogo sobre los dos sistemas mundiales principales. Esas prohibiciones se eliminaron finalmente a partir de 1835. Índice. [150]


Se acaba de inaugurar una exposición en la National Gallery de Londres que confirma la contribución católica al progreso científico. Titulado "Conversaciones con Dios", no gira en torno al sol o la tierra, sino una pintura: "Astrónomo Copérnico" (1873) de Jan Matejko.

El catolicismo de Copérnico

La casa de Copérnico, de lo que hoy es Polonia, debe haber sido muy piadosa. De los cuatro hermanos, tres se convirtieron en clérigos de diferentes tipos. Nicolás Copérnico fue canónigo durante la mayor parte de su vida y nunca se casó.

A pesar de que Copérnico es profundamente religioso, esta enorme pintura solo insinúa su catolicismo. Las referencias más cercanas que pude ver son las vigas de madera de un instrumento astronómico, ante el cual se arrodilla asombrado, y el diseño cruciforme en el tronco a su lado. Detrás de él está la catedral de Frombork.

Esta pintura, que es más que un tesoro nacional en Polonia, aborda su comprensión de que la tierra gira alrededor del sol. Su teoría se publicó muchas décadas antes que Galileo y se dedicó al Papa Pablo III. Los notorios problemas que Galileo tenía con el Vaticano tenían tanto que ver con la arrogancia del astrónomo italiano como con el heliocentrismo de Copérnico. Copérnico encontró más resistencia de otros científicos que de la Iglesia.

La fe y la ciencia atraen multitudes

El poder del nombre de Copérnico aún debe ser fuerte. Hay colas regulares fuera de la exposición, que es una de las más pequeñas que he visto: dos cuadros, dos instrumentos científicos y un mensaje poderoso. Tal vez sea porque toda la información está en dos idiomas, inglés y polaco, por lo que tantos visitantes llegan con reverencia.

Detalle de un astrolabio del siglo XV para estudiar los cielos.

El Museo virtual de la Cruz

El Museo de la Cruz, la primera institución dedicada a la diversidad del símbolo más poderoso y de mayor alcance de la historia. Después de 10 años de preparación, el museo estaba casi listo para abrir y luego apareció COVID-19. Mientras tanto, el museo virtual ha abierto una cuenta de Instagram para interactuar con los lectores de Aleteia y las historias de sus propios crucifijos: @crossXmuseum

¡Apoya a Aleteia!

Si estás leyendo este artículo, es gracias a la generosidad de personas como tú, que han hecho posible Aleteia.


Descripción

En el Renacimiento, el astrónomo polaco Nicolaus Copernicus (1473-1543) publicó su importante tratado en el que propuso la revolucionaria teoría de que el sol era el centro del universo. Esto desafió el geocentrismo de Ptolomeo y fue particularmente controvertido en la Iglesia Católica debido a su conflicto con las enseñanzas cristianas básicas en ese momento. Sin embargo, Copérnico pudo mantener su rol de canónigo de la Iglesia Católica, cargo que había obtenido en 1497.

Jan Matejko (1838 & # 8211 1893) fue un importante artista polaco del siglo XIX cuyas grandes pinturas históricas de eventos de la historia polaca han sido imágenes queridas y familiares para sus compatriotas hasta el día de hoy. Se matriculó en la Escuela de Artes de Cracovia a la edad de 13 años y estudió allí durante siete años. Polonia fue ocupada entonces por el Imperio Austro-Húngaro, y de joven se alineó con los románticos polacos, que buscaban despertar la identidad nacional a través de la literatura. Las dramáticas composiciones históricas de Matejko buscaron lograr los mismos fines a través de la pintura. Las obras obtuvieron elogios tanto dentro como fuera de Polonia, ganando medallas de oro en el salón anual de París y en la Exposición Mundial de París. También se convirtió en profesor en la Escuela de Bellas Artes de Cracovia y, en última instancia, en su reformador y director. “El trabajo de Matejko & # 8217 tiene que ser visto no solo en términos artísticos, sino también en términos de la función social que desempeñó y continúa desempeñando hoy y la respuesta que suscita. Consideró la historia en función del presente y el futuro. Sus pinturas no son ilustraciones históricas, más bien son expresiones poderosas de la psique del artista y su actitud hacia el mundo. Creó una síntesis de la historia nacional de Polonia y # 8217 que ha encontrado un lugar permanente en el canon del conocimiento histórico y la educación patriótica de las sucesivas generaciones de polacos (Info-Polonia) ”.

Estado: Generalmente muy bueno con la tonalidad y el desgaste ligeros generales habituales. El nombre de la ciudad "Koksyde, Bélgica" se escribe al revés, debajo del nombre de un antiguo propietario. La placa fue comprada allí por un anticuario a quien la adquirimos.


Encontrar la tumba perdida de Nicolás Copérnico

Nicolás Copérnico no fue olvidado, pero sí su lugar de enterramiento. Se sabía que estaba enterrado debajo de la catedral de Frauenburg, pero durante años se desconoció la ubicación exacta de sus restos. En los siglos transcurridos desde su muerte, muchas personas y grupos han intentado encontrar la tumba de Copérnico, incluidos Napoleón y los nazis.

Un factor adicional que complicó la búsqueda de la tumba de Copérnico fue que la catedral de Frombork (Frauenburg) fue dañada en los siglos intermedios cuando fue saqueada por soldados suecos. Fue dañado nuevamente durante la Segunda Guerra Mundial.

No obstante, permaneció el interés por identificar los restos de este célebre científico. A partir de 2004 d.C., un equipo de científicos polacos registró la catedral de Frombork y encontró una variedad de restos esqueléticos. La mayoría de los restos óseos no se pudieron identificar. Sin embargo, el equipo sabía que uno de los deberes principales de Copérnico era el altar de Santa Cruz y sugirió que podría haber sido enterrado cerca de ese altar.

Los científicos buscaron alrededor del altar y encontraron una calavera. Faltaba la mandíbula inferior, pero el cráneo tenía evidencia de una nariz rota. Se determinó que el cráneo había pertenecido a un individuo que tenía alrededor de 70 años, la misma edad que Copérnico cuando murió. También produjeron una reconstrucción de cómo se veía el anciano en vida. Tenía cierto parecido con un autorretrato que Copérnico había hecho de sí mismo mientras estaba en Padua.

El equipo también encontró ADN en el cráneo de los molares y pudo hacer coincidir el ADN con dos fémures cercanos. Aunque pudieron determinar que los fémures y el cráneo provenían de la misma persona, lamentablemente no pudieron encontrar los restos de ninguno de los familiares de Copérnico para compararlos. Esto los dejó en un aparente callejón sin salida.

Sin embargo, surgió otra línea de evidencia en la Universidad de Upsala en Suecia. En la biblioteca de la Universidad de Upsala hay una copia del Calendarium Romanum Magnum , un mapa estelar creado alrededor de 1518 d.C., que Copérnico utilizó ampliamente para realizar sus observaciones.

los Calendarium había sido llevado a Upsala cuando las fuerzas suecas invadieron Polonia durante la Segunda Guerra del Norte (1655-1660 d. C.). Muchos pueblos, castillos e iglesias quedaron en ruinas y su contenido fue saqueado. Entre estos bienes saqueados estaba la copia del Calendarium perteneciente a Nicolaus Copernicus. El ahora famoso mapa de estrellas terminó en la universidad de Upsala, donde estuvo durante siglos. Se sabía que la carta estelar pertenecía a Copérnico, lo cual es probablemente una de las razones por las que se mantuvo.

Fue examinado por el astrónomo Golan Hendricksson que encontró 9 mechones de cabello en la antigua carta estelar y estos nueve mechones se enviaron a un laboratorio para su análisis. Cuatro de los mechones de cabello proporcionaron resultados de ADN válidos y dos de ellos tenían ADN que casualmente coincidía con el ADN del cráneo encontrado en la catedral de Frombork.

Esto se consideró una coincidencia y los científicos publicaron sus hallazgos en 2008 DC. Se había encontrado la tumba de Copérnico. En mayo de 2010 d.C., los restos de Copérnico recibieron un entierro adecuado en una ceremonia conmemorativa y fueron internados una vez más en la catedral de Frombork. Esta vez, los funcionarios de la iglesia bendijeron los restos de Nicolás Copérnico.

Sello de Nicolaus Copernicus emitido en 1973 d.C. por Alemania del Este o la DDR, que muestra claramente que este científico fue un héroe y no solo en Polonia. ( konstantant / Adobe Stock)


Licenciamiento [editar]

Ésta es una reproducción fotográfica fiel de una obra de arte bidimensional original. La obra de arte en sí es de dominio público por la siguiente razón:

Dominio público Dominio público falso falso

El autor murió en 1893, por lo que esta obra está en el dominio publico en su país de origen y en otros países y áreas donde el término de derechos de autor es el del autor vida más 100 años o menos.

Este trabajo está en el dominio publico en los Estados Unidos porque se publicó (o se registró en la Oficina de derechos de autor de EE. UU.) antes del 1 de enero de 1926.

Esta reproducción digital se ha publicado bajo las siguientes licencias:

http://creativecommons.org/publicdomain/zero/1.0/deed.en CC0 Creative Commons Zero, Dedicación de dominio público falso falso

En muchas jurisdicciones, las reproducciones fieles de obras de arte bidimensionales de dominio público no están sujetas a derechos de autor. La posición de la Fundación Wikimedia es que estos trabajos no tienen derechos de autor en los Estados Unidos (ver Commons: Reuse of PD-Art fotografías). En estas jurisdicciones, este trabajo es de dominio público y los requisitos de la licencia anterior no son obligatorios.


La teoría heliocéntrica: Nicolás Copérnico y Galileo Galilei

Copérnico pasó mucho tiempo observando los cielos en un observatorio que él mismo construyó. (Imagen: Jan Matejko / Dominio público)

Copérnico y la teoría heliocéntrica

El astrónomo polaco Nicolás Copérnico vivió de 1473 a 1543. Se formó en teología y pasó casi medio siglo trabajando para la Iglesia católica. Sin embargo, dedicó gran parte de su vida a intentar construir un modelo matemático del sistema solar, un modelo en el que el Sol, no la Tierra, estaba en el centro.

Copérnico estudió en la Universidad de Cracovia en Polonia. Construyó su propio observatorio astronómico en su tiempo libre. Hizo sus propios registros de las posiciones de las estrellas y la Luna. Sin embargo, no se le recuerda mejor como astrónomo de observación, sino como un teórico que desarrolló este nuevo modelo.

Una versión preliminar del manuscrito de su teoría heliocéntrica, la teoría centrada en el Sol, circuló ya en 1514, y sobreviven algunas copias de ese manuscrito. Copérnico nunca buscó el reconocimiento personal de esta teoría y la teoría no se publicó hasta aproximadamente el momento de su muerte en 1543.

Copérnico & # 8217s Sobre las revoluciones de las esferas celestes

El gran trabajo de Copérnico & # 8217 se llama Sobre las revoluciones de las esferas celestes. En él, propuso esencialmente el modelo moderno del sistema solar donde la Tierra y los otros planetas giran alrededor del Sol, mientras que la Luna gira alrededor de la Tierra. Copérnico señaló que para que las estrellas orbitan alrededor de la Tierra, tendrían que viajar a una velocidad enorme. Pensó que era mucho más sencillo que la Tierra girara sobre su eje una vez al día y que cada año representara una órbita de la Tierra alrededor del Sol, y esa es la visión moderna.

El modelo copernicano explicó la mayor parte del movimiento retrógrado de planetas como Marte, etc. Y dijo que eso era simplemente una consecuencia del hecho de que la Tierra gira en su órbita de un lado a otro alrededor del Sol. Pero el modelo todavía se basaba en órbitas circulares perfectas, por lo que todavía tenía que usar epiciclos, aunque mucho más pequeños que los epiciclos de Ptolomeo.

El modelo copernicano condujo a una predicción mucho más simplificada y más precisa de las posiciones planetarias, y eso llevó a su aceptación por muchos estudiosos. Después de todo, esa es la verdadera medida de una teoría, si funciona, si conduce a predicciones útiles.

Las predicciones de Copérnico fueron luego probadas y refinadas por otros astrónomos. Los refinados instrumentos de Tycho Brahe permitieron observaciones más precisas, que luego fueron utilizadas por el matemático Johannes Kepler para teorizar sus leyes del movimiento planetario. Pero el mayor partidario de la visión heliocéntrica copernicana fue Galileo Galilei.

Esta es una transcripción de la serie de videos El gozo de la ciencia. Míralo ahora, en Wondrium.

De Copérnico a Galileo

Galileo Galilei vivió entre 1564 y 1642. Mucha gente recuerda a Galileo por su uso pionero del telescopio. Construyó su primer telescopio en 1609, primero un instrumento de nueve potencias, luego un instrumento de 30 potencias, después de enterarse de un invento en Holanda.

Galileo publicó ilustraciones detalladas de la superficie de la Luna. (Imagen: Galileo Galilei / Dominio público)

Sus primeras observaciones fueron publicadas en un libro llamado El mensajero estrellado en 1610. A lo largo del libro, Galileo enfatiza la importancia de las observaciones modernas sobre la autoridad antigua.

Promete revelar “grandes, insólitos y notables espectáculos que los abren a la consideración de todos, y especialmente de los filósofos y astrónomos”.

Galileo fue el primero en observar los cráteres en las montañas de la Luna. Vio la naturaleza compuesta de Saturno, lo que los científicos ahora se dan cuenta de que son anillos.

Vio las lunas de Júpiter. Vio las fases de Venus. Vio 80 estrellas nuevas solo en el cinturón de Orión. Se dio cuenta de que la Vía Láctea es una banda de innumerables miles de estrellas que no se pueden ver a simple vista.

Observaciones astronómicas detalladas de Galileo

El historiador de la ciencia I. Bernard Cohen describe el poder del trabajo de Galileo de la siguiente manera:

Galileo no solo describió la apariencia de las montañas en la Luna, sino que también las midió. Es característico de Galileo como científico de la escuela moderna que en cuanto encontraba algún tipo de fenómeno quiso medirlo. Está muy bien que me digan que el telescopio revela que hay montañas en la Luna, al igual que hay montañas en la Tierra. Pero cuánto más extraordinario es y cuánto más convincente es que nos digan que hay montañas en la Luna y que tienen exactamente cuatro millas de altura.

La publicación de Galileo de estos descubrimientos y su audaz apoyo al controvertido sistema copernicano finalmente llevaron a su famoso y frecuentemente simplificado juicio por herejía, que tuvo lugar en 1633.

Causa del juicio de Galileo por herejía

Galileo había prometido anteriormente a los funcionarios de la iglesia que no defendería el sistema copernicano, al menos no públicamente. Pero en un libro de 1632, que se publicó en italiano, supuestamente presenta un relato imparcial tanto de la visión centrada en la Tierra como en la centrada en el Sol.

El libro adopta la forma literaria de un debate, una conversación entre observadores de inclinaciones copernicanas y ptolemaicas, con un laico educado que hace preguntas a estas personas. Galileo pone los argumentos del punto de vista ptolemaico en boca de un aristotélico de mente estrecha y alguien que se parece al Papa Urbano VIII, que era el Papa en ese momento.

Los lectores de Galileo sabían exactamente cuál era su punto de vista, y el Papa se ofendió mucho, lo que no es una gran sorpresa. Entonces, Galileo fue condenado por herejía. Se vio obligado a retractarse de la opinión de Copérnico y fue puesto bajo arresto domiciliario por el resto de su vida hasta su muerte en 1642.

Preguntas frecuentes sobre Nicolás Copérnico, Galileo Galilei y la teoría heliocéntrica

Los instrumentos científicos desarrollados por Tycho Brahe y sus precisas observaciones del movimiento de los planetas refinaron el modelo copernicano. El trabajo de Johannes Kepler desarrolló aún más esto.

La gente recuerda a Galileo por su uso pionero del telescopio. Construyó su primer telescopio en 1609, primero un instrumento de nueve potencias, luego un instrumento de 30 potencias.

Galileo había prometido a los funcionarios de la iglesia que no defendería el sistema copernicano, al menos no públicamente. Pero en un libro de 1632, que se publicó en italiano, presenta un relato tanto de la visión centrada en la Tierra como en la centrada en el Sol. Entonces la iglesia lo juzgó por herejía.


Conversaciones con Dios: Galería Nacional de la exposición Copérnico de Jan Matejko & # 9733 & # 9733 & # 9733 & # 9733 & # 9733

Jan Matejko (1838-93) fue un artista que trabajó antes de que Polonia se convirtiera en una nación independiente. Pero se estaba construyendo un sentido de identidad polaca y Matejko era un miembro activo del movimiento por la independencia. Pintó figuras notables y capítulos de la historia de Polonia y Copérnico, cuyo tratado matemático sobre heliocentrismo tuvo un impacto inconmensurable en la astronomía, fue un tema perfecto.

El retrato de Matejko de 10 pies de ancho se titula Conversación de Copérnico con Dios (1873). Aunque Copérnico había demostrado que la Tierra no está en el centro del sistema solar, no vio contradicciones entre sus descubrimientos y su fe, a diferencia de Galileo, que entraría en conflicto con la Iglesia católica. Aquí mira las estrellas desde una azotea en su ciudad natal Frombork, un diagrama de su teoría crucial a su lado. Las agujas de la catedral de la ciudad perforan los cielos estrellados detrás de él y levanta la mano en un gesto de escucha, como si una voz piadosa hubiera hablado.

Esta es la primera vez que esta pintura se exhibe en el Reino Unido. Es una imagen muy querida en Polonia y generalmente reside en el Museo de la Universidad Jagellónica de Cracovia. Se acompaña aquí de algunos elementos, incluida una copia de Sobre las revoluciones de las esferas celestiales de Copérnico, publicado en 1543, año de su muerte. También es un buen toque que las estrellas pintadas en la pared del espacio de la galería representen las constelaciones como habrían aparecido la noche de la muerte de Copérnico en 1543.

Aunque esta exposición ocupa una sola habitación, cuenta una historia fascinante sobre dos hombres que llamaron hogar a la región de la actual Polonia, al tiempo que sacan a la luz un retrato que gotea en una atmósfera narrativa.


Conversaciones con Dios: Copérnico de Jan Matejko

Dos iconos de la cultura y la historia polacas, un artista y un astrónomo Casi desconocido fuera de su tierra natal, Jan Matejko (1838-93) es ampliamente considerado como el pintor nacional de Polonia, donde es venerado por sus enormes y minuciosas representaciones de momentos clave en Polonia. la historia de la nación. Centrándose en la obra maestra de Matejko, Copérnico, este libro generosamente ilustrado presenta al artista a un público más amplio. Su pintura monumental celebra los logros del astrónomo polaco Nicolaus Copernicus (1473-1543), cuya teoría heliocéntrica transformó nuestra comprensión del universo.

En lugar de representar a Copérnico en el momento de su descubrimiento, Matejko eligió pintarlo en una azotea en su ciudad natal de Frombork, discutiendo el asunto con Dios. Copérnico nunca fue excomulgado por desafiar la autoridad de la Iglesia, de hecho, los clérigos ilustrados de la época celebraron su gran avance.

Detalles
  • Autor: Christopher Riopelle
  • Libro de bolsillo: 80 páginas
  • ISBN: 978-1857096699
  • Fecha de publicación: Marzo de 2021
  • Dimensiones: 26,0 x 24,1 centímetros

Enlaces

Últimas noticias

Estimados amigos de la Librería del Museo: A medida que la situación del COVID-19 continúa desarrollándose, queríamos informarles sobre las medidas que estamos tomando en la Librería del Museo para garantizar la seguridad de nuestros clientes.


Ver el vídeo: La biografía de NICOLÁS COPÉRNICO y la TEORÍA HELIOCÉNTRICA en 5 minutos (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Jerico

    ¿Puedo preguntar en tu casa?

  2. Donzel

    Absolutamente de acuerdo contigo. Me gusta esta idea, estoy completamente de acuerdo contigo.

  3. Finnegan

    es la informacion graciosa

  4. Bryston

    Bravo, me parece, es la frase admirable

  5. Chipahua

    Bien hecho, fue visitado por simplemente excelente idea

  6. Lawler

    No en ello la esencia.



Escribe un mensaje