Podcasts de historia

Viking Land in North America-1004 - Historia

Viking Land in North America-1004 - Historia



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los vikingos se establecieron en Groenlandia a partir del 986 d.C. Eric el Rojo y su hijo Leif, exploraron más al oeste. Por un corto tiempo establecieron un asentamiento temporal en New Foundland. No pudieron someter a los nativos americanos y los vikingos pronto se vieron obligados a abandonar el asentamiento en New Foundland.

.



L & # 39Anse aux Meadows: evidencia de vikingos en América del Norte

L'Anse aux Meadows es el nombre de un sitio arqueológico que representa una colonia vikinga fallida de aventureros nórdicos de Islandia, en Terranova, Canadá y ocupada durante un período de entre tres y diez años. Es la primera colonia europea identificada en el nuevo mundo, anterior a Cristóbal Colón en casi 500 años.

Conclusiones clave: L'Anse aux Meadows

  • L'Anse aux Meadows es un sitio arqueológico en Terranova, Canadá, donde se descubrió la primera evidencia de vikingos (nórdicos) en América del Norte.
  • La colonia solo duró tres a 10 años antes de que fallara.
  • Hay al menos media docena de otras ocupaciones breves en el Región de la isla de Baffin que parecen ser también sitios nórdicos de la misma edad, 1000 EC.
  • los antepasados ​​del Primer Pueblo de Canadá había estado viviendo en la región desde hace al menos 6.000 años y estaba usando la isla de Terranova como casas de verano cuando los vikingos desembarcaron.

Contenido

Durante el período medieval temprano, las islas de Irlanda y Gran Bretaña estaban divididas cultural, lingüística y religiosamente entre varios pueblos. Las lenguas de los británicos celtas y de los gaélicos descienden de las lenguas celtas habladas por los habitantes de la Edad del Hierro en Europa. En Irlanda y partes del oeste de Escocia, así como en la Isla de Man, la gente hablaba una forma temprana de gaélico celta conocida como irlandés antiguo. En Cornualles, Cumbria, Gales y el suroeste de Escocia, se hablaban las lenguas celtas bretonas (sus descendientes modernos incluyen el galés y el de Cornualles). En el área al norte de los ríos Forth y Clyde, que constituye una gran parte de la Escocia actual, habitaban los pictos, que hablaban el idioma picto. Debido a la escasez de escritura en picto, que sobrevive solo en Ogham, las opiniones difieren en cuanto a si el picto era una lengua celta como las que se hablaban más al sur, o quizás incluso una lengua no indoeuropea como el vasco. Sin embargo, la mayoría de las inscripciones y los topónimos apuntan a que los pictos son celtas en lengua y cultura. La mayoría de los pueblos de Gran Bretaña e Irlanda ya se habían convertido predominantemente al cristianismo desde sus religiones politeístas más antiguas y precristianas. Sin embargo, a diferencia del resto de las islas, gran parte del sur de Gran Bretaña se había convertido en los diversos reinos de la Inglaterra anglosajona, donde los inmigrantes anglosajones de la Europa continental se habían asentado durante el siglo V d.C., trayendo consigo su propio idioma germánico (conocido como inglés antiguo), una religión politeísta (paganismo anglosajón) y sus propias prácticas culturales distintas. Sin embargo, en el momento de las incursiones vikingas, la Inglaterra anglosajona también se había vuelto mayoritariamente cristiana.

La Isla de Man había mantenido a su propia población agraria, pero se cree ampliamente [ ¿por quién? ] que hablaba Brythonic antes de que el Old Irish (que más tarde se convertiría en Manx) se extendiera allí. La gaelización podría haber tenido lugar antes de la era vikinga o tal vez durante ella, cuando los gaélicos nórdicos que practicaban su propia cultura se establecieron en Mann y las islas.

En el norte de Gran Bretaña, en el área que corresponde aproximadamente a la actual Escocia, vivían tres grupos étnicos distintos en sus respectivos reinos: los pictos, escoceses y británicos. [8] El grupo cultural picto dominaba la mayor parte de Escocia, con poblaciones importantes concentradas entre el Firth of Forth y el río Dee, así como en Sutherland, Caithness y Orkney. [9] Los escoceses, según fuentes escritas, constituían un grupo tribal que había cruzado a Gran Bretaña desde Dalriada en el norte de Irlanda a finales del siglo quinto. Los arqueólogos no han podido identificar nada que fuera exclusivo del reino de los escoceses, notando similitudes con los pictos en la mayoría de las formas de cultura material. [10] Los británicos del norte vivían en el Viejo Norte, en partes de lo que se ha convertido en el sur de Escocia y el norte de Inglaterra, y en los siglos VII u VIII aparentemente habían quedado bajo el control político de los anglosajones. [11]

A mediados del siglo IX, la Inglaterra anglosajona comprendía cuatro reinos separados e independientes: East Anglia, Wessex, Northumbria y Mercia, el último de los cuales era la potencia militar más fuerte. [12] Entre medio millón y un millón de personas vivían en Inglaterra en este momento, con la sociedad siendo rígidamente jerárquica. El sistema de clases tenía un rey y sus ealdormen en la parte superior, bajo los cuales se clasificaban los thegns (o terratenientes), y luego las diversas categorías de trabajadores agrícolas debajo de ellos. Debajo de todos estos había una clase de esclavos, que pueden haber constituido hasta una cuarta parte de la población. [12] La mayoría de la población vivía en el campo, aunque se habían desarrollado algunas grandes ciudades, en particular Londres y York, que se convirtieron en centros de administración real y eclesiástica. También había varios puertos comerciales, como Hamwic e Ipswich, que se dedicaban al comercio exterior. [12]

En la última década del siglo VIII d.C., los invasores nórdicos atacaron una serie de monasterios cristianos en las Islas Británicas. Aquí, estos monasterios a menudo se habían colocado en pequeñas islas y en otras áreas costeras remotas para que los monjes pudieran vivir en reclusión, dedicándose al culto sin la interferencia de otros elementos de la sociedad. Al mismo tiempo, los convirtió en objetivos de ataque aislados y desprotegidos. [13] El historiador Peter Hunter Blair comentó que los asaltantes vikingos se habrían asombrado "al encontrar tantas comunidades que albergaban una riqueza considerable y cuyos habitantes no llevaban armas". [13] Estas redadas habrían sido el primer contacto que muchos escandinavos tuvieron con el cristianismo, pero tales ataques no fueron específicamente de naturaleza anticristiana, sino que los monasterios se vieron simplemente como "objetivos fáciles" para los asaltantes. [14]

El arzobispo Alcuin de York sobre el saqueo de Lindisfarne. [15]

El primer relato conocido de una incursión vikinga en la Inglaterra anglosajona proviene de 789, cuando tres barcos de Hordaland (en la Noruega moderna) aterrizaron en la isla de Portland en la costa sur de Wessex. Beaduheard, el reeve real de Dorchester, se acercó a ellos, cuyo trabajo consistía en identificar a todos los comerciantes extranjeros que entraban al reino, y procedieron a matarlo. [15] Es probable que hubo otras redadas (cuyos registros se han perdido desde entonces) poco después, porque en 792 el rey Offa de Mercia comenzó a hacer arreglos para la defensa de Kent de las redadas perpetradas por "pueblos paganos". [15]

El siguiente ataque registrado contra los anglosajones se produjo el año siguiente, en 793, cuando el 8 de junio un grupo de asalto vikingo saqueó el monasterio de Lindisfarne, una isla frente a la costa este de Inglaterra. [15] Al año siguiente saquearon la cercana Abadía de Monkwearmouth-Jarrow. [7]

En 795 atacaron una vez más, esta vez asaltando la Abadía de Iona frente a la costa oeste de Escocia. [7] Este monasterio fue atacado nuevamente en 802 y 806, cuando 68 personas que vivían allí fueron asesinadas. Después de esta devastación, la comunidad monástica de Iona abandonó el sitio y huyó a Kells en Irlanda. [dieciséis]

En la primera década del siglo IX d.C., los asaltantes vikingos comenzaron a atacar los distritos costeros de Irlanda. [17] En 835, tuvo lugar la primera gran incursión vikinga en el sur de Inglaterra y fue dirigida contra la isla de Sheppey. [18] [19] [20]

Piedras rúnicas de Inglaterra Editar

los Piedras rúnicas de Inglaterra (Sueco: Englandsstenarna) es un grupo de unas 30 piedras rúnicas en Suecia que se refieren a los viajes de la época vikinga a Inglaterra. [21] Constituyen uno de los grupos más grandes de piedras rúnicas que mencionan viajes a otros países, y son comparables en número solo a las aproximadamente 30 piedras rúnicas de Grecia [22] y las 26 piedras rúnicas de Ingvar, de las cuales las últimas se refieren a una expedición vikinga. al Medio Oriente. Fueron grabados en nórdico antiguo con el Futhark más joven. [ cita necesaria ]

Los gobernantes anglosajones pagaron grandes sumas, Danegelds, a los vikingos, que en su mayoría provenían de Dinamarca y Suecia y llegaron a las costas inglesas durante la década de los noventa y las primeras del siglo XI. Algunas piedras rúnicas relatan estos danegelds, como la piedra rúnica de Yttergärde, U 344, que habla de Ulf de Borresta que recibió el danegeld tres veces, y la última que recibió de Canuto el Grande. Canuto envió a casa a la mayoría de los vikingos que lo habían ayudado a conquistar Inglaterra, pero mantuvo un fuerte guardaespaldas, el Þingalið, y sus miembros también se mencionan en varias piedras rúnicas. [23]

La gran mayoría de las piedras rúnicas, 27, se cultivaron en la Suecia actual y 17 en las provincias suecas más antiguas alrededor del lago Mälaren. Por el contrario, la Dinamarca moderna no tiene tales piedras rúnicas, pero hay una piedra rúnica en Scania que menciona Londres. También hay una piedra rúnica en Noruega y una sueca en Schleswig, Alemania. [ cita necesaria ]

Algunos vikingos, como Guðvér, no solo atacaron Inglaterra, sino también Sajonia, como informó Grinda Runestone Sö 166 en Södermanland: [21]

Grjótgarðr (y) Einriði, los hijos hicieron (la piedra) en memoria de (su) padre capaz. Guðvér estaba en el pago del oeste dividido en Inglaterra y atacó con valentía los municipios de Sajonia. [21] [24]

Tesoros acumulados Editar

En este momento, en Inglaterra se enterraron varios tesoros. Algunos de estos pueden haber sido depositados por anglosajones que intentaban ocultar su riqueza a los asaltantes vikingos, y otros por los asaltantes vikingos como una forma de proteger su tesoro saqueado. [15]

Uno de estos tesoros, descubierto en Croydon (históricamente parte de Surrey, ahora en el Gran Londres) en 1862, contenía 250 monedas, tres lingotes de plata y parte de un cuarto, así como cuatro piezas de plata en una bolsa de lino. Los arqueólogos interpretan esto como un botín recolectado por un miembro del ejército vikingo. Al fechar los artefactos, los arqueólogos estimaron que este tesoro había sido enterrado en 872, cuando el ejército pasó el invierno en Londres. [15] Las monedas en sí provenían de una amplia gama de reinos diferentes, con ejemplos de Wessex, Mercian y East Anglian encontrados junto con importaciones extranjeras de la Francia de la dinastía carolingia y del mundo árabe. [15] Sin embargo, no todos los tesoros vikingos de Inglaterra contienen monedas: por ejemplo, en Bowes Moor, Durham, se descubrieron 19 lingotes de plata, mientras que en Orton Scar, Cumbria, se descubrieron un collar de plata y un broche penanular. [25]

El historiador Peter Hunter Blair creía que el éxito de las incursiones vikingas y la "completa falta de preparación de Gran Bretaña para hacer frente a tales ataques" se convirtieron en factores importantes en las posteriores invasiones nórdicas y la colonización de gran parte de las islas británicas. [13]

A partir de 865, la actitud nórdica hacia las Islas Británicas cambió, ya que comenzaron a verlas como un lugar para una posible colonización en lugar de simplemente un lugar para atacar. Como resultado de esto, comenzaron a llegar ejércitos más grandes a las costas de Gran Bretaña, con la intención de conquistar tierras y construir asentamientos allí. [26]

Inglaterra Editar

Los ejércitos nórdicos capturaron York, la ciudad principal del Reino de Northumbria, en 866. [26] Los contraataques concluyeron con una derrota decisiva para las fuerzas anglosajonas en York el 21 de marzo de 867, y la muerte de los líderes de Northumbria Ælla y Osberht.

Otros reyes anglosajones comenzaron a capitular ante las demandas vikingas y entregaron tierras a los colonos nórdicos. [27] Además, muchas áreas del este y norte de Inglaterra, incluidas todas las partes menos las más septentrionales de Northumbria, quedaron bajo el dominio directo de los líderes vikingos o de sus reyes títeres.

El rey Ethelred de Wessex, que había liderado el conflicto contra los vikingos, murió en 871 y fue sucedido en el trono de Wessex por su hermano menor, Alfred. [26] El rey vikingo de Northumbria, Halfdan Ragnarrson (Inglés antiguo: Healfdene) - uno de los líderes del Gran Ejército Vikingo (conocido por los anglosajones como el Gran Ejército Pagano) - entregó sus tierras a una segunda ola de invasores vikingos en 876. En los siguientes cuatro años, los vikingos ganaron más tierras en el reinos de Mercia y East Anglia también. [26] El rey Alfred continuó su conflicto con las fuerzas invasoras, pero fue expulsado de regreso a Somerset en el suroeste de su reino en 878, donde se vio obligado a refugiarse en las marismas de Athelney. [26]

Alfred reagrupó sus fuerzas militares y derrotó a los ejércitos del monarca nórdico de East Anglia, Guthrum, en la batalla de Edington (mayo de 878). En 886, Wessex y los gobiernos de East Anglian controlados por los nórdicos firmaron el Tratado de Wedmore, que estableció un límite entre los dos reinos. El área al norte y al este de este límite se conoció como Danelaw porque estaba bajo la influencia política nórdica, mientras que las áreas al sur y al oeste permanecieron bajo el dominio anglosajón. [26] El gobierno de Alfred se dedicó a construir una serie de ciudades defendidas o burhs, inició la construcción de una armada y organizó un sistema de milicias (el fyrd) por el cual la mitad de su ejército campesino permaneció en servicio activo en cualquier momento. [26] Para mantener los burhs y el ejército permanente, estableció un sistema de impuestos y reclutamiento conocido como Burghal Hidage. [28]

En 892, un nuevo ejército vikingo, con 250 barcos, se estableció en Appledore, Kent [29] y otro ejército de 80 barcos poco después en Milton Regis. [29] Luego, el ejército lanzó una serie continua de ataques contra Wessex. Sin embargo, debido en parte a los esfuerzos de Alfred y su ejército, las nuevas defensas del reino demostraron ser un éxito, y los invasores vikingos se encontraron con una resistencia decidida y tuvieron un impacto menor de lo que esperaban. Hacia el 896, los invasores se dispersaron, en lugar de asentarse en East Anglia y Northumbria, y algunos navegaron hacia Normandía. [26] [29]

La política de Alfred de oponerse a los colonos vikingos continuó bajo su hija Æthelflæd, quien se casó con Æthelred, Ealdorman de Mercia, y también bajo su hermano, el rey Eduardo el Viejo (reinó 899-924). Cuando Edward murió en julio de 924, su hijo Æthelstan se convirtió en rey. En 927 conquistó el último reino vikingo que quedaba, York, convirtiéndolo en el primer gobernante anglosajón de toda Inglaterra. En 934 invadió Escocia y obligó a Constantino II a someterse a él, pero el gobierno de Æthelstan fue resentido por los escoceses y vikingos, y en 937 invadieron Inglaterra. Æthelstan los derrotó en la Batalla de Brunanburh, una victoria que le dio un gran prestigio tanto en las Islas Británicas como en el Continente y condujo al colapso del poder nórdico en el norte de Gran Bretaña. Después de su muerte en 939, los vikingos recuperaron el control de York, que finalmente no fue reconquistada hasta 954. [30]

El hijo de Edward, Edmund, se convirtió en rey de los ingleses en 939. Sin embargo, cuando Edmund murió en una pelea, su hermano menor, Eadred de Wessex, asumió el cargo de rey. Luego, en 947, los habitantes de Northumbria rechazaron a Eadred e hicieron del noruego Eric Bloodaxe (Eirik Haraldsson) su rey. Eadred respondió invadiendo y devastando Northumbria. Cuando los sajones regresaron al sur, el ejército de Eric Bloodaxe alcanzó a algunos de ellos en Castleford e hizo una "gran matanza [c]". Eadred amenazó con destruir Northumbria en venganza, por lo que los habitantes de Northumbria le dieron la espalda a Eric y reconocieron a Eadred como su rey. Luego, los Northumbrians cambiaron de opinión y aceptaron a Olaf Sihtricsson como su gobernante, solo para que Eric Bloodaxe lo eliminara y se convirtiera nuevamente en rey de los Northumbrians. Luego, en 954 Eric Bloodaxe fue expulsado [d] por segunda y última vez por Eadred. Bloodaxe fue el último rey nórdico de Northumbria. [32]

Asentamiento nórdico en las islas británicas Editar

Los primeros colonos nórdicos en la Inglaterra anglosajona habrían parecido visiblemente diferentes de la población anglosajona, vistiendo estilos de joyería específicamente escandinavos y probablemente también vistiendo sus propios estilos peculiares de ropa. Los hombres nórdicos y anglosajones también tenían diferentes peinados: el cabello de los nórdicos se afeitaba en la parte posterior y se dejaba desgreñado en la parte delantera, mientras que los anglosajones solían llevar el cabello largo. [33]

Inglaterra Editar

Bajo el reinado del rey Edgar el Pacífico de Wessex, Inglaterra llegó a estar más unificada políticamente, y Edgar llegó a ser reconocido como el rey de toda Inglaterra por las poblaciones anglosajonas y nórdicas que vivían en el país. [34] Sin embargo, durante los reinados de su hijo Eduardo el Mártir, quien fue asesinado en 978, y luego Æthelred the Unready, la fuerza política de la monarquía inglesa disminuyó, y en 980 los invasores vikingos de Escandinavia reanudaron los ataques contra Inglaterra. [34] El gobierno inglés decidió que la única forma de lidiar con estos atacantes era pagarles dinero por protección, por lo que en 991 les dieron 10.000 libras esterlinas. Esta tarifa no resultó ser suficiente, y durante la próxima década el reino inglés se vio obligado a pagar a los atacantes vikingos sumas de dinero cada vez mayores. [34] Muchos ingleses comenzaron a exigir que se adoptara un enfoque más hostil contra los vikingos, por lo que, el día de San Brice en 1002, el rey Ethelred proclamó que todos los daneses que vivían en Inglaterra serían ejecutados. Llegaría a ser conocido como la masacre del día de San Brice. [34]

La noticia de la masacre llegó al rey Sweyn Forkbeard en Dinamarca. Se cree que la hermana de Sweyn, Gunhilde, podría haber estado entre las víctimas, lo que llevó a Sweyn a atacar Inglaterra al año siguiente, cuando Exeter fue incendiado. Hampshire, Wiltshire, Wilton y Salisbury también fueron víctimas del ataque de venganza de los vikingos. [35] [36] Sweyn continuó su incursión en Inglaterra y en 1004 su ejército vikingo saqueó East Anglia, saqueó Thetford y saqueó Norwich, antes de regresar una vez más a Dinamarca. [37]

Más incursiones tuvieron lugar en 1006–1007, y en 1009–1012 Thorkell el Alto dirigió una invasión vikinga en Inglaterra. [ cita necesaria ]

En 1013 Sweyn Forkbeard regresó para invadir Inglaterra con un gran ejército y Æthelred huyó a Normandía, lo que llevó a Sweyn a tomar el trono inglés. Sin embargo, Sweyn murió al cabo de un año, por lo que Æthelred regresó, pero en 1016 otro ejército nórdico invadió, esta vez bajo el control del rey danés Cnut, el hijo de Sweyn. [38] Después de derrotar a las fuerzas anglosajonas en la batalla de Assandun, Cnut se convirtió en rey de Inglaterra, gobernando posteriormente los reinos de Dinamarca e Inglaterra. [38] Tras la muerte de Cnut en 1035, los dos reinos fueron declarados independientes una vez más y permanecieron así separados durante un breve período de 1040 a 1042 cuando el hijo de Cnut, Harthacnut, ascendió al trono inglés. [38]

Harald Hardrada dirigió una invasión de Inglaterra en 1066 con 300 barcos y 10,000 soldados, intentando apoderarse del trono inglés durante la disputa de sucesión que siguió a la muerte de Eduardo el Confesor. Logró el éxito inicial, derrotando a las fuerzas superadas en número reunidas por los condados de Northumbria y Mercia en la Batalla de Fulford. Mientras disfrutaba de su victoria y ocupaba Northumbria en preparación para el avance hacia el sur, el ejército de Harald fue sorprendido por una fuerza de tamaño similar liderada por el rey Harold Godwinson, que había logrado forzar la marcha desde Londres en una semana. La invasión fue rechazada en la batalla de Stamford Bridge, y Hardrada murió junto con la mayoría de sus hombres. Si bien el intento vikingo no tuvo éxito, la invasión normanda casi simultánea tuvo éxito en el sur en la batalla de Hastings. La invasión de Hardrada ha sido descrita como el final de la era vikinga en Gran Bretaña. [39]

Los arqueólogos James Graham-Campbell y Colleen E. Batey señalaron que faltan fuentes históricas que discutan los primeros encuentros vikingos con las Islas Británicas, que probablemente habrían estado entre los grupos de islas del norte, los más cercanos a Escandinavia. [40]

los Anales irlandeses proporcionarnos relatos de gran parte de la actividad nórdica durante los siglos IX y X. [41]

Las piedras rúnicas de Inglaterra, concentradas en Suecia, relatan los viajes desde la perspectiva nórdica.

Las incursiones vikingas que afectaron a la Inglaterra anglosajona se documentaron principalmente en la Crónica anglosajona, una colección de anales escritos inicialmente a finales del siglo IX, muy probablemente en el Reino de Wessex durante el reinado de Alfredo el Grande. los Crónica Sin embargo, es una fuente sesgada, que actúa como una pieza de "propaganda de guerra" escrita en nombre de las fuerzas anglosajonas contra sus oponentes nórdicos, y en muchos casos exagera enormemente el tamaño de las flotas y ejércitos nórdicos, lo que hace que cualquier anglosajón las victorias contra ellos parecen más heroicas. [42]

Los colonos nórdicos de las Islas Británicas dejaron restos de su cultura material, que los arqueólogos han podido excavar e interpretar durante los siglos XX y XXI. Dicha evidencia nórdica en Gran Bretaña consiste principalmente en entierros nórdicos realizados en Shetland, Orkney, las islas occidentales, la isla de Man, Irlanda y el noroeste de Inglaterra. [41] Los arqueólogos James Graham-Campbell y Colleen E. Batey comentaron que fue en la Isla de Man donde la arqueología nórdica era "notablemente rica en calidad y cantidad". [4]

Sin embargo, como comentó el arqueólogo Julian D. Richards, los escandinavos en la Inglaterra anglosajona "pueden ser esquivos para el arqueólogo" porque muchas de sus casas y tumbas son indistinguibles de las de otras poblaciones que viven en el país. [2] Por esta razón, el historiador Peter Hunter Blair señaló que en Gran Bretaña, la evidencia arqueológica de la invasión y el asentamiento nórdicos era "muy leve en comparación con la evidencia correspondiente de las invasiones anglosajonas" del siglo quinto. [41]


Lee mas

Revisión de Vikings Temporada 6 Episodio 20: El último acto

Explicación del final de los vikingos

Si bien es poco plausible que otros vikingos desconocidos en el registro histórico hayan llegado a Estados Unidos sin dejar rastro o rastro, ciertamente no es imposible. Esto se debe en gran parte a la escasez y falta de fiabilidad de gran parte de la evidencia disponible. La mayor parte de lo que sabemos sobre ese lugar y tiempo proviene de las Sagas de Islandia y Groenlandia, y la Saga de Erik el Rojo, todas escritas al menos dos siglos después de los eventos que describen. Además, todos contienen, nadando entre la verdad, adornos, vuelos de fantasía y noticias falsas rotundamente.

Vale la pena tenerlo en cuenta al conocer a algunos de los vikingos de la vida real que abrieron ese camino hacia el oeste.


Sigue los caminos de los asaltantes vikingos desde Noruega hasta América del Norte

Desde el 793 al 1066 d.C., escuchar las palabras & # 8220Viking & # 8221 o & # 160 & # 8220Norsemen & # 8221 & # 160 pondría & # 160 a casi cualquier persona & # 160 en el borde. El grupo era conocido por navegar en sus botes largos en & # 160puertos y atacar brutalmente a la gente de allí & # 8212 robar todo el botín disponible, tomar esclavos & # 160 y matar a casi todos los demás. Pero este mal comportamiento cuenta solo una parte de la historia de los vikingos. & # 160 & # 8220 Todos los vikingos eran nórdicos, pero no todos los nórdicos eran vikingos, & # 8221, el historiador y profesor de Viking Cruises Patrick Goodness dijo a Smithsonian.com. & # 8220Se convirtieron en vikingos cuando salieron a saquear se volvieron vikingos, como verbo. & # 8221 Con el tiempo, el término se transformó en una clasificación para toda la comunidad.

Sin embargo, ambos lados de la población se inspiraron en el mismo sentimiento: salir y encontrar nuevas tierras. Algunos querían explorar y saquear, pero otros simplemente querían descubrir tierras más fértiles para cultivar y asentarse pacíficamente, moviéndose siempre hacia el oeste desde Europa hacia América del Norte en busca del lugar perfecto. Viajaron en lancha en línea recta, instalándose en varios caminos distintos que todavía podemos rastrear hoy.

Así que coge tu casco y escudo y súbete a un barco & # 8212 ahora puedes seguir uno de esos caminos de los vikingos nórdicos, desde su asentamiento original en Noruega a través del Atlántico hasta su primer asentamiento en América del Norte.

Noruega

Desde el comienzo de la era vikinga, el grupo de colonos y asaltantes gobernó la costa occidental de Noruega y gran parte de Escandinavia. Los vikingos noruegos estaban entre los más aventureros, navegando y saqueando a lo largo de su camino hacia América del Norte, mucho antes de que Colón llegara a las costas del continente. Aquí, en ciudades costeras como Bergen y Stavanger, que alguna vez fue un importante puerto comercial de la Liga Hanseática, los vikingos construyeron sus barcos largos que los llevarían por todo el mundo.

Qué ver: El Museo Marítimo de Bergen tiene una selección de modelos de barcos vikingos, pero para ver los reales, diríjase al Museo de Barcos Vikingos en Oslo, que tiene los tres barcos mejor conservados que se han encontrado hasta la fecha. Para una vista decididamente más moderna, diríjase un poco al sur de Stavanger para ver tres espadas vikingas de metal gigantes que sobresalen de la costa. El monumento, inaugurado en 1983 por el rey Olav, conmemora el éxito del rey vikingo Harald Fair Hair & # 8217 al unir los tres reinos de Noruega en una sola unidad.

Islas Shetland, Escocia

Parte del asentamiento Jarlshof. (Creative Commons) (nyiragongo / iStock) (nyiragongo / iStock) (nyiragongo / iStock) (nyiragongo / iStock)

Los vikingos llegaron a Shetland alrededor de 850, y la influencia nórdica todavía se puede ver hoy en día en toda el área, de hecho, el 95 por ciento de los nombres de lugares en las Islas Shetland siguen siendo los nombres originales en nórdico antiguo. Más de 30 sitios arqueológicos solo en la isla Unst contienen evidencia de hogares y asentamientos vikingos. Incluso el dialecto de los residentes actuales de las Shetland tiene una saludable pizca de palabras en nórdico antiguo que quedan del dominio vikingo. Y, dependiendo de a quién le pregunte, es posible que pueda llevarlo al valle de Tingwall, donde los vikingos celebraron sus sesiones parlamentarias en una pequeña península en un lago.

Durante los siguientes 600 años después de su llegada, los vikingos y los escandinavos gobernaron las islas Shetland. Pero a finales de la década de 1400 (después de que muchos vikingos ya habían navegado hacia pastos más verdes en diferentes países), el dominio nórdico terminó abruptamente, las islas Shetland se convirtieron en oficialmente escocesas como parte de un tratado matrimonial entre un príncipe escocés y una princesa danesa.

Qué ver: Jarlshof en el continente Shetland es uno de los sitios arqueológicos más grandes de Escocia, un enorme complejo que documenta más de 4.000 años de asentamiento en las islas. Los visitantes no solo encontrarán ruinas de una casa comunal vikinga, sino que también explorarán casas neolíticas, asentamientos de la Edad del Bronce y del Hierro, granjas medievales y una casa de laird & # 8217 del siglo XVI. Y no se pierda Up Helly Aa en Lerwick, uno de los festivales de fuego más grandes de Europa. Los descendientes de vikingos siguen un barco vikingo en una gran procesión, todos portando antorchas, y al final de la ruta, el barco se incendia.

Islas Faroe

Aunque el nombre de las propias Islas Feroe, F & # 248royar, se deriva del idioma vikingo nórdico antiguo, en realidad no fueron los primeros en encontrar la región. & # 8220Las islas fueron fundadas por monjes irlandeses, & # 8221 Gunnar, un guía turístico en la isla principal Streymoy, dijo a Smithsonian.com. & # 8220Luego llegaron los vikingos y de repente ya no había más monjes. & # 8221 Los vikingos llegaron en el siglo IX y rápidamente establecieron un lugar de reunión parlamentaria en la punta de lo que ahora es la capital, T & # 243rshavn.

Ese lugar de la ciudad ahora se conoce como Old Town, conocido mundialmente por sus edificios rojos con techos de césped y calles adoquinadas. Casualmente, el parlamento de las Islas Feroe todavía se reúne en estos edificios, lo que otorga a T & # 243rshavn la distinción de ser el parlamento en funcionamiento más antiguo del mundo. No se pierda la rosa de los vientos y las runas talladas por los vikingos al final de la península rocosa del casco antiguo, junto al asta de la bandera.

Qué ver: Desde las Islas Feroe & # 8217 capital T & # 243rshavn, & # 8217s es un fácil viaje en coche a la costa de Kv & # 237v & # 237k, donde se puede encontrar un asentamiento vikingo del siglo X. Las ruinas están justo en el medio del pueblo, también uno de los pueblos más antiguos de las islas, y contienen cimientos de casas comunales y graneros. El extremo sur del sitio ha sido arrastrado por el mar.

Islandia

Los vikingos se establecieron en la capital de Islandia, Reykjavik, en los años 800. Dejaron que los dioses decidieran exactamente dónde deberían instalarse flotando una silla de madera sobre el agua desde una de las lanchas: dondequiera que aterrizara la silla, debería estar la ciudad. Para el año 900 d.C., dijo Goodness, más de 24.000 personas vivían allí. Fue una época de paz para los vikingos saqueadores.

& # 8220Islandia era considerada un paraíso para los colonos, & # 8221 dijo Bondad. & # 8220Debido a los saqueos y allanamientos, comenzaron a encontrar resistencia. Solo puedes merodear un lugar tantas veces antes de que la gente [comience] a contraatacar. Los vikingos vieron eso y pensaron, la gente se está muriendo, esto ya no es divertido. Ya no estaban realmente interesados ​​en pelear. Era hora de que vivieran en paz. Este fue un gran período de transición para ellos en Islandia. & # 8221

Hoy en día, más del 60 por ciento de los islandeses son nórdicos, y el resto son en su mayoría de herencia escocesa o irlandesa, muchos de sus antepasados ​​fueron traídos a Islandia como esclavos por los vikingos.

Qué ver: Los rastros de la herencia vikinga están por toda Islandia & # 8212el país incluso tiene un rastro vikingo que puede seguir & # 8212 pero para ver bien, diríjase al Museo del Asentamiento en el centro de Reykjavik. Aquí, las ruinas de un asentamiento vikingo se conservan en una exhibición subterránea. Y al otro lado del pasillo de la casa comunal, también se exhiben antiguos manuscritos de la saga.

Groenlandia

En 982, Erik el Rojo cometió un asesinato en Islandia y, como resultado, fue exiliado durante tres años. Navegó hacia el oeste, encontró Groenlandia y pasó su tiempo en el exilio allí. Durante ese tiempo, dice Goodness, Groenlandia en realidad pudo haber sido verde, cubierta de bosques y vegetación, ya que el vikingo habría aterrizado durante el Período Cálido Medieval (se cree que fue entre 900 y 1300) cuando el hielo marino disminuyó y los cultivos tuvieron más tiempo para crecer. . Después de que terminó su sentencia, Erik el Rojo regresó a Islandia para convencer a otros colonos de que lo siguieran a esta nueva tierra prometida. En 985, él y una flota de 14 drakkar llegaron para asentarse en las costas sur y oeste.

Los vikingos continuaron viviendo en Groenlandia durante unos 500 años. Los restos del asentamiento de Erik the Red & # 8217 se remontan aproximadamente al año 1000, junto con las ruinas de alrededor de 620 granjas. En el pico de población, los nórdicos contaban con alrededor de & # 16010,000 personas en el país. Y luego, de repente, la comunidad desapareció sin explicación ni registro escrito que explicara por qué. Sin embargo, los historiadores finalmente han podido explicarlo: & # 8220 Era demasiado difícil vivir en Groenlandia y se cansaron de eso, & # 8221 dijo Bondad. & # 8220Pensaron que era mejor irse que quedarse en un clima tan duro. & # 8221 Con el tiempo, la temperatura se estaba volviendo más fría, por lo que las granjas ya no funcionaban y los vikingos nunca aprendieron a cazar eficazmente la región. Los inuit eran inhóspitos y estallaban peleas con frecuencia. Al mismo tiempo, Noruega había sido azotada por la plaga, por lo que muchas granjas quedaron abandonadas. Se sabía que un grupo de colonos de Groenlandia había regresado a Noruega para apoderarse de la tierra, y otro navegó hacia Canadá.

Qué ver: La iglesia de Hvalsey es la ruina vikinga mejor conservada de Groenlandia. La mayoría de la gente elige Qaqortoq como su base para viajes para ver la iglesia. Parece haber sido construido alrededor de 1300, y solo quedan los muros de piedra. Hvalsey tiene una historia única en sí misma, así & # 8212 en 1408, se celebró una boda en la iglesia, con muchos asistentes nórdicos. El relato escrito de ese evento es la última palabra que vino de la población vikinga de Groenlandia.

Canadá

To see the first Viking settlements in North America—found 500 years before Christopher Columbus set foot there—head to L’Anse Aux Meadows. The Vikings first arrived here from Greenland in the late 10th century, led by Leif Erikson. He initially called the land Vinland (though the exact location of Vinland is disputed), because when the Vikings arrived they found grapes and vines. Spurred by Erikson’s success, more than 100 Vikings followed to settle at this spot. Prior to its discovery in the 1960s, this North American settlement was only referenced in two ancient sagas.

What to see: The archaeological site at L’Anse Aux Meadows has two main components: the actual ruins (visitors can stand inside the foundation of Leif Erikson’s own house) and a recreated Viking trading port nearby called Norstead. Here, you’ll see a unique juxtaposition of what life was believed to have been like for the Vikings and what rubble remains today.


Vikings and Native Americans

Although once thought preposterous, it has now been proven that the Vikings reached North America 500 years before Columbus. It also appears that they not only traded with the local Native American inhabitants but shipped some of these goods back to Europe. Learn more below:

The Viking seafarers who explored the North American coast a thousand years ago likely searched, as Ohthere did, for trading partners. In Newfoundland, a region they called Vinland, the newcomers met with a hostile reception. The aboriginal people there were well armed and viewed the foreigners as intruders on their land. But in Helluland small nomadic bands of Dorset hunters may have spotted an opportunity and rolled out the welcome mat. They had few weapons for fighting, but they excelled at hunting walruses and at trapping fur-bearing animals, whose soft hair could be spun into luxurious yarn. Moreover, some researchers think the Dorset relished trade. For hundreds of years they had bartered avidly with their aboriginal neighbors for copper and other rare goods. “They may have been the real entrepreneurs of the Arctic,” says Sutherland.

With little to fear from local inhabitants, Viking seafarers evidently constructed a seasonal camp in Tanfield Valley, perhaps for hunting as well as trading. The area abounded in arctic fox, and the foreigners would have had two highly desirable goods to offer Dorset hunters for their furs: spare pieces of wood that could be carved and small chunks of metal that could be sharpened into blades. Trade in furs and other luxuries seems to have flourished. Archaeological evidence suggests that some Dorset families may have prepared animal pelts while camping a short stroll away from the Viking outpost.


The Vikings in North America

Ah, the Vikings. Those ruthless men and women who plundered far and wide. Returning home to Norway only after their holds were filled with ill-gotten booty and damsels in distress.Is this the way you understand the Vikings? Would it surprise you to know that the Vikings were some of the best and most prolific explorers of their day?

Our story begins not in Norway but rather in Iceland in 982 AD. A Norwegian-born settler (yes the Vikings were also farmers!), Eirik the Red, is involved in a feud with some neighbors and ends up killing two of the neighbors’ sons. In 986 (4 years, so much for quick justice) he is banished from Iceland and sails off to find new land.

Eventually he lands at a place, now called Eiriksfiord, in Greenland. It is here that Eirik and his band of merry Vikings establish their community base. With Eirik are his four children. Of his brood, Leif, soon to be named Leif the Lucky, was bitten by the exploration bug.

At the same time as Eirik leaves Iceland, a young Viking named Bjarni Hejolfson sets sail, also from Iceland, to visit his father who already lives in Greenland. Unfortunately, Bjarni is caught in a bad storm while at sea. When the sky clears it is obvious to him that he isn’t in Greenland (psychologists now call this the “Dorothy-not-in-Kansas” revelation).

Rather than the great fiords and distant mountains and glaciers he was expecting, he sees a low-lying coast line covered with trees. As any good son who is already late for Father’s Day would do, he left the area immediately (without exploring or even landing on the shore) sailing north for two days past more coastline and trees. He continued on for three more days ultimately running into mountains and glaciers, but no fiords. Figuring that he must have overshot Greenland during the storm, Bjarni sailed northeast for four more days and landed just in time for dinner with good old Dad.

He told the settlers of his trip and the new land he sighted. Guess who listened in on the stories? None other than – Leif Eirikson – aka: Leif the Lucky.

On or about 1001 AD, Leif, with Bjarni at the helm, set sail from Greenland to find the lands described by Bjarni, by back-tracing Bjarni’s steps. On the first leg of the journey he found a location with flat stones and glaciers. He called this Helluland , which meant “Land of Flat Stones”. Historians now believe that this was the coast of Baffin Island.

He sailed south for three more days and came across a narrow white sandy beach which stretched to the horizon. Behind the beach lay forest-clad slopes. He called this location Markland or “Land of Woods”. This is believed to be the forty mile beach at Cape Porcupine on the coast of Labrador.

Following two more days, he sailed into a natural harbor and a land of gassy meadows. He found (what he believes to be) wild grapes in the vicinity and called the place Vinland.

Here in Vinland, Leif and his crew set up camp and eventually built a settlement. Archaeologists and historians are in general agreement that the site of Vinland is now called L’ans aux Meadows in northwestern Newfoundland.

Vinland was inhabited by a series of explorers, including the brothers and sister of Leif, for the next seven or eight years.

The story of the Vikings in Newfoundland is well documented and great reading. The uncovered ruins of the Vinland community at L’ans aux Meadows can be visited near St Anthony (pronounced “Sane Ant knee” by the locals) at the tip of the Western Peninsula on Newfoundland.

One interesting note to this story is that the Vikings during their stay in Vinland were the first Europeans (don’t forget their roots to Norway) to meet the native peoples of North America. It is not for sure but some historians believe that these natives were Beothuk Indians who are the subject of another Mystery of Canada.


Location, Location, Location

Who’s your daddy. ” Parcak shouts at the ground as her muddy boot pushes down on a shovel, cutting its way through thick turf to the soil beneath. It’s a joyous sound, the primal yell of an archaeologist in her natural habitat, doing fieldwork. “Digging makes us better people,” she tells me.

Parcak is far afield of her usual stomping grounds in Egypt. But this project has clearly captivated her imagination, drawing her into Viking history and lore.

One afternoon, we cautiously make our way down a steep path—created by a small landslide and gully—to a narrow beach. As we stroll along the shoreline, Parcak speculates on why this tiny peninsula would have made an ideal Norse outpost.

“They were quite nervous about their safety, threats by locals,” she says. “They needed to be in a place where they could have good access to the beaches but also a good vantage point. This spot is ideally situated—you can see to the north, west, and south.”

After studying the area and researching prior land surveys, the archaeologists have identified other characteristics that would have made Point Rosee an optimum site for Norse settlers: The southern coastline of the peninsula has relatively few submerged rocks, allowing for anchoring or even beaching ships the climate and soil in the region is especially well-suited for growing crops there’s ample fishing on the coast and game animals inland and there are lots of useful natural resources, such as chert for making stone tools and turf for building housing.


Comentarios

Interesante artículo, pero creo que se están confundiendo los términos, no se trata de quien llegó primero al Nuevo Mundo. Seguramente quienes primeros llegaron a América fueron los Amerindios en la Cuarta Glaciación de Würz cuando bajó el nivel del mar y entonces pudieron pasar a pie desde Siberia a América siguiendo la caza. Hay muchas teorías que hablan de que pudieron llegar los Sumerios, estos tienen muchas posibilidades, también se habla de Chinos, Fenicios, Griegos, Romanos, etc.. Pero insisto se confunden los términos. Si vamos al Diccionario de la Real Academia Española y buscamos la palabra “Descubrir”, vemos que aparecen las siguientes acepciones: “1º . Destapar”. “2º. Dar a conocer”..Pues ese precisamente es el mérito de Cristobal Colón, que dió a conocer al entonces mundo conocido (Europa, Asia, África) la existencia de un nuevo continente, América hasta ese momento desconocido. Y, desde ese mismo momento quedó incluido en el mundo conocido. Los demás pudieron haber llegado antes a América, pero, no lo dieron a conocer al resto del mundo conocido. Por favor, a Cristobal Colón, se le conoce no como el primero que llegó a América, sino, “EL QUE LA DIÓ A CONOCER”.

I guess you could say I’m living proof this story is more than a story. Recently I had my genetics done and found that there is Peruvian running threw my veins dating back to their guesstimate of around the year 1100 to 1175. After that it was back to Europe. So did the Vikings sail to Peru, settled down with the locals, statyed awhile and then came back with family? From my perspective, YES!

Is the Vikings travelling to South America, thus far evidence free, more likely than the pre-existing American continental trade networks leading to those dogs ending up in Peru? European women ended up in Africa via similarly scaled trade networks historically, so why not dogs? Also, what if some dogs escaped and made their own way down there? The italicizing of "must" seems to overcompensate for the lack of reason in the argument, so I think the author knows that he's being illogical with this point, despite trying to portray otherwise. I get it though, it's a job, Ancient Aliens style.

For all the important stuff, the links and sources just dry up in this article, and the link to the article about the Norse temple is devoid of any info about the runes the supposedly exist there.

I mean, cool story bro, but there's a helluva lotta conjecture in this piece. Too much.

Swedish Vikings left Birka for Gotland and EAST to the Gulf of Riga in the ninth century. The Vikings in Paraguay came from Schleswig and the Danelaw (Danish-occupied England) WEST. I am thinking about offering an article on the Swedish Viking expansion.

Hi, here is not Mentioned Curonian Vikings from Baltic Sea nowaday Lithuania and Latvia. They there also was.


Viking Places in North America

Three place names are given in the Vinland sagas for sites the Norse inhabited on the North American continent:

  • Straumfjörðr (or Straumsfjörðr), "Fjord of Currents" in Old Norse, mentioned in Eirik the Red's Saga as a base camp from which expeditions left in the summers
  • Hóp, "Tidal Lagoon" or "Tidal Estuary Lagoon", mentioned in Eirik the Red's Saga as a camp far south of Straumfjörðr where grapes were collected and lumber harvested
  • Leifsbuðir, "Leif's Camp", mentioned in the Greenlander's Saga), which has elements of both sites

Straumfjörðr was clearly the name of the Viking base camp: and there's no arguing that the archaeological ruins of L'Anse aux Meadows represent a substantial occupation. It is possible, perhaps likely, that Leifsbuðir also refers to L'Anse aux Meadows. Since L'Anse aux Meadows is the only Norse archaeological site discovered in Canada to date, it is a little difficult to be certain of its designation as Straumfjörðr: but, the Norse were only on the continent for a decade, and it doesn't seem likely that there would be two such substantial camps.

But, Hóp? There are no grapes at L'anse aux Meadows.


Leif Erikson’s voyage to Vinland

The second Monday of October is a federal public holiday in the United States. Known as Columbus Day, it marks the anniversary of Christopher Columbus’s arrival in the Americas in 1492 – an event that, without doubt, marked a turning point in the fortunes of the conjoined continents, north and south of where he landed.

But despite popular perceptions, the Italian explorer wasn’t the first European to set foot on American soil. Ni por asomo.

Almost five centuries before Columbus crashed into the Bahamas, a boatload of flaxen-haired white men had made landfall in North America. And while the Vikings’ initial discovery of what would become known as the New World was almost certainly a fluke, within a short time Norse explorers led by Leif Erikson and his siblings were deliberately pointing their longboats at the fertile western land. By the early 1000s, a Viking colony was attempting to put down roots in the earthly Valhalla they called Vinland, a place of wine-grapes and wheat.

Leif was from a long line of adventurers, some of whose wanderings were not undertaken entirely voluntarily. His grandfather, Thorvald Asvaldsson, was banished from Norway for manslaughter, a punishment that prompted him to seek a new home for his young family. This he found in Iceland, a land originally discovered by his relative Naddodd. Some 22 years later, Thorvald’s son (and Leif’s father), Erik the Red, was in turn turfed out of Iceland for killing Eyiolf the Foul. During his exile, he found and settled Greenland.

So Leif had a lot to live up to, but sewing the seeds for the foundation of the first European settlement in the Americas isn’t a bad legacy – even if it went unnoticed by most of the world for the next millennium.

But how did this Viking vagabond find his way right across the angry Atlantic with no navigational aids, and what did he hope to find there? Was he even the first white man to set foot on American soil, or did some of his kinsmen get there earlier?

Vikings Season 6 is streaming now on Amazon Prime: catch up on what’s happened so far, plus 8 historical questions from the finale answered

Norse code

It’s never easy accurately tracing a tale that begins over a thousand years ago, but luckily the Vikings left a legacy of sagas – detailed written accounts of their heroes’ exploits.

However, in the case of Leif and the great American adventure, about two hundred years passed between the action happening and the events being transcribed into the written word. During this time, the stories would have been passed down orally across generations and around the societies of Greenland and Iceland (which became increasingly culturally separated from the Norse homeland of Norway) with inevitable distortions, exaggerations and elaborations being introduced.

35 | The number of crew in Leif’s expedition to Vinland in AD 1000, as described in the Saga of the Greenlanders

The result is not one, but two separate accounts – the Grænlendinga saga (Saga of the Greenlanders) and the Eiríks saga rauða (Saga of Erik the Red). Collectively, they’re known as the Vinland Sagas, and contain differing versions about who did what and when. De acuerdo con la Grænlendinga saga, the very first person to spot North American soil was a Viking merchant called Bjarni Herjólfsson, who was blown off course by a storm and became lost while attempting to follow his father’s route from Iceland to Greenland in around AD 986.

Bjarni never made landfall on the strange new continent, and no-one seemed overly interested in his story for over a decade, until it reached the restless ears of young Leif Erikson. Enthused by the tale, Leif set off on an expedition to explore the mysterious western land, to be followed later by his brothers Thorvald and Thorstein, and his sister Freydis Eriksdottir, along with the Icelandic explorer Thorfinn Karlsefni.

Sin embargo, en el Eiríks saga rauða, Leif has a lesser role, simply spotting the coast of North America in much the same way as Bjarni (blown off course and lost while returning from Norway), and it’s Thorfinn Karsefni who leads the main expedition to the area named in both books as Vinland.

The main players

Leif Erikson

Viking explorer and early Christian evangelist, born sometime between AD 960 and 970, and the second of three sons of Erik the Red and Thjohild. He was also known as ‘Leif the Lucky’, famed for discovering America.

Leif’s older servant – a foster-father figure (possibly a freed German slave), who accompanied the explorer during his American adventure and discovered the ‘grapes’ that gave the continent the name Vinland.

Erik the Red

Leif’s father, who, exiled from Iceland for killing Eyiolf the Foul around the year AD 982, was the first to settle Greenland.

Thorvald Asvaldsson

Leif’s grandfather, who, banished from Norway in AD 960 for manslaughter, went into exile in Iceland, a land first discovered by his relative Naddodd.

Bjarni Herjólfsson

Possibly the very first European to sight the Americas, in circa AD 986. Although unmentioned in the Eiríks saga rauða, in the Grœnlendinga saga Bjarni is blown off course while attempting to reach Greenland, and spots land far to the west, but he chooses not to land.

Thorfinn Karlsefni

Icelandic explorer and prominent character in the Saga of Erik the Red, in which he is credited with leading the first major expedition to explore North American soil and with establishing a settlement.

Although both stories are heavily peppered with fantastic flourishes, historians have long believed they were originally spun with fact-based threads, a theory that was proved correct when a Viking-era settlement was discovered at L’Anse aux Meadows in Newfoundland, Canada, in the early 1960s by Norwegian explorer Helge Ingstad and his archaeologist wife Anne Stine Ingstad.

Some scholars consider the Grænlendinga saga, written slightly earlier than the Eiríks saga rauða, to be the more reliable of the two accounts, although the respective stories do share several aspects and characters, and many of the events described are not mutually exclusive of one another.

Who was Leif Erikson?

According to the Viking tradition, as a child Leif was looked after and taught outside the family unit. His tutor and minder was a man called Tyrker, thought to have been a freed German thrall (or slave) captured years earlier by Erik the Red. Tyrker became more of a foster-father figure than a servant to Leif, later accompanying him on his far-ranging expeditions.

Doubtless having heard his father and grandfather’s tales of adventure from a young age, by the time he was in his early 20s, Leif was experiencing a strong urge to explore. His initial escapade saw him depart from Greenland in AD 999 on a trip to Norway, where he intended to serve the king, Olaf Tryggvason.

En route, however, Leif’s ship was blown off course and extreme weather forced him to take shelter in the Hebrides, off the northwest coast of mainland Scotland. The heavy conditions continued for a month or more, preventing the Vikings from setting sail, but Leif kept himself busy and ended up impregnating the daughter of the local lord who was hosting him. The woman, Thorgunna, gave birth to a son, Thorgils, but not before Leif had left for Norway.

Leif made a good impression on Olaf and the King invited him to join his retinue as a hirdman, one of a close circle of armed soldiers. During his stay in Norway, which lasted for the winter, Leif and his entire crew were converted to Christianity, a faith followed by Olaf, and baptised. In the spring, Leif was given a mission: to introduce Christianity to the people of Greenland. It was a challenge he would eventually set about with enthusiasm, but he hadn’t yet sated his appetite for adventure.

The stories surrounding Leif’s first encounter with the Americas differ significantly. En el Eiríks saga rauða, storms again blow the returning Viking off course after he leaves Norway, this time taking him so far west he veers close to the coast of a continent that is unfamiliar to all aboard, but which appears promisingly fertile.

En el Grænlendinga saga, however, Leif learns about this mysterious land from Bjarni Herjólfsson, and is so intrigued that he buys Bjarni’s knarr (a Viking ship) and determines to retrace his route. According to this account, with a crew of 35 men, and armed only with a secondhand boat and a verbal description of the route to follow, Leif sets off on his 1,800-mile journey to a completely new world sometime in AD 1000.

Leif Erikson’s voyage to Vinland: a timeline

The exact chronology and geography of Leif Erikson’s adventures are debatable subjects, with the two primary sources offering differing accounts, but the following is a representation of events primarily described in the Grænlendinga saga (Saga of the Greenlanders), which most scholars accept as being the more reliable text.

1 | Spring/early summer AD 999 – Greenland

Leif departs Greenland, heading for the Norse homeland of Norway, where he intends to serve the King, Olaf Tryggvason. His boat is blown off course, however, and he makes a forced landfall in the Hebrides.

2 | Summer – Hebrides, Scotland

Confined to the islands for a month or more by extreme weather, Leif is shown hospitality by a local chief and begins an affair with his daughter, Thorgunna, which results in the birth of a son, Thorgils.

3 | InviernoNidaros (present-day Trondheim), Norway

Upon reaching Norway, Leif is well received by Olaf Tryggvason. While spending the winter in Norway, Leif adopts the Christian faith followed by his host, and is sent back to Greenland on a mission to convert his brethren. According to the Eiríks saga rauða (Saga of Erik the Red), Leif’s boat is blown off course again during his return trip, taking him past the area of North America that would later become known as Vinland. Reports differ about whether this happened at all, and, if it did, whether he landed.

4 | AD 1000Brattahlíð (Brattahlid), Greenland

Having either been inspired by the tales of Bjarni Herjólfsson (a Viking trader who spotted the American coast after becoming lost in AD 986) or seeking to return to the fertile land he’d glimpsed while recently returning from Norway (depending on which saga you believe), Leif deliberately sails northwest to locate and explore the mysterious continent.

5 | Helluland (believed to be Baffin Island in the present-day Canadian territory of Nunavut)

After crossing the icy waters now known as the Davis Strait, Leif encounters a barren and frostbitten coast, which he names Helluland (‘stone-slab land’).

6 | Markland (probably part of the Labrador coast, Canada)

Sailing on, tracing the coastline south, Leif finds forested terrain skirted by white shoreline. Leif calls this Markland (‘wood land’), but he doesn’t dwell there long.

7 | Winter AD 1000Vinland (L’Anse aux Meadows, Newfoundland, Canada)

Pushed along by a northeasterly wind for two days, Leif finally finds the sort of landscape he’s been looking for – fertile and full of food including grapes (although these may have been gooseberries). They overwinter here, in a small settlement called Leifsbúðir (‘Leif’s shelters’). In spring, Leif and his crew sail back to Greenland, carrying a precious cargo of grapes and wood. En route, they chance upon some shipwrecked Vikings, whom they save.

Erik, who reportedly harboured reservations about the expedition, was prepared to accompany his son, but pulled out of the trip after falling from his horse not long before departure, which he interpreted as a bad omen. Undeterred, Leif set sail and followed Bjarni’s AD 986 homecoming route in reverse, plotting a course northwest across the top end of the Atlantic. The first place they encountered is described as a barren land, now believed to be Baffin Island. Leif called it as he saw it, and named the place Helluland, meaning ‘the land of the flat stones’.

He continued, heading south and skirting the coast of the country we know as Canada. The next place of note, where the landscape changed to become heavily wooded, Leif branded Markland – meaning ‘land of forests’ – which was likely the shore of Labrador. The country looked promising, not least because of the abundance of trees, something sorely lacked by Greenland (despite its name, which Erik the Red chose to make it sound appealing to the people he wanted to lure there from Iceland). Although wood was in high demand for building homes and boats, Leif kept sailing south.

Why is Vinland known as the ‘land of wine’?

Eventually, the explorers came to a place, thought to be Newfoundland Island, that ticked all Leif’s boxes. The expedition set up camp in a place that would come to be called Leifsbúðir (literally Leif’s Booths) near Cape Bauld, close to present-day L’Anse aux Meadows on the northern tip of Newfoundland. Here they spent at least one winter, enthusing about the comparatively mild climate, fertile conditions and abundance of food. One day, Tyrker apparently went missing from a group gathering supplies, and when Leif located him, he was drunk and babbling happily about some berries he’d found.

These are referred to in the saga as grapes, although modern experts think it unlikely that grapes as we know them would have grown so far north, and speculate that Tyrker had been scrumping naturally fermenting squashberries, gooseberries or cranberries. Either way, this discovery was greeted with delight, and the place was subsequently named Vinland, meaning ‘land of wine’.

Why was Leif Erikson called Leif the Lucky?

At some point in 1001, laden down with supplies of precious wine ‘grapes’ and wood, Leif and his men made the return journey to Greenland, full of tales about a western land of bounty and beauty. On their way home, they chanced upon and rescued a group of shipwrecked Norse sailors, an adventure that added to the captain’s fame and led to him acquiring the nickname ‘Leif the Lucky’.

Leif subsequently remained in Greenland, enthusiastically espousing Christianity, while his brother Thorvald undertook a second expedition to Vinland, during which he was killed. Unlike Greenland and Iceland, Vinland had a population of indigenous people – known to later Viking explorers as the Skrælings – who were less than impressed at the sudden arrival of the Scandinavians. Thorvald earned the unfortunate honour of becoming the first European to die on the continent when he was killed in a skirmish with the Skrælings.

His other brother, Thorstein, attempted to retrieve Thorvald’s body, but died following an unsuccessful voyage. His wife, Gudrid Thorbjarnardóttir, then met and married Thorfinn Karlsefni, an Icelandic merchant who subsequently led an attempt to establish a bigger, more permanent settlement on the new continent. This failed, but the couple did give birth to a son, Snorri Thorfinnsson, the first European to be born on the American continent.

Freydis Eiriksdottir, Leif’s sister, also travelled to Vinland, either with Thorfinn Karlsefni or as part of an expedition with two other Icelandic traders, who she subsequently betrayed and had killed (depending on which saga you read). Ultimately, although the terrain offered a good supply of wood and supplies, operating a permanent settlement so far from home proved too hard for the Vikings.

The American chapter of the Vikings’ saga had begun by accident, and their subsequent attempts to deliberately colonise the continent were doomed to fizzle out. Ferocious attacks from First Nation peoples, climate change and distance from their Norse brethren have all been blamed for their failure.

But these intrepid and fearsome folk knew how to wield pens as well as battleaxes and oars, and news of the Norsemen’s globe-bending discovery percolated through European ports over the centuries, influencing the ambitions of later European explorers, including Columbus, who claimed to have visited Iceland in 1477.

When is Leif Erikson day?

Very belatedly, Leif’s achievements are now being recognised in the land he explored more than 1,000 years ago, with Leif Erikson Day being celebrated on 9 October – the same day that the first organised immigration from Norway to the US took place in 1825. Today, there are more than 4.5 million people of Norwegian ancestry living in the United States the saga continues.

Pat Kinsella is a freelance writer specialising in the travel and history


Ver el vídeo: GGC - 22a - Viking Encampment in Canada - LAnse aux Meadows National Historic Site (Agosto 2022).