Podcasts de historia

Actividad en el aula sobre las mujeres en la Alemania nazi

Actividad en el aula sobre las mujeres en la Alemania nazi


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La verdad era que la mano de obra femenina era más barata (en el período anterior a la llegada al poder de Hitler): las mujeres calificadas ganaban el 66 por ciento del salario de los hombres, las no calificadas el 70 por ciento, lo que explica por qué durante la Depresión casi uno de cada tres hombres (29 por ciento) ) fue despedida, pero solo una mujer de cada diez (11 por ciento) ... En 1933, las mujeres constituían el 37 por ciento del total de la fuerza laboral empleada en Alemania.

El 30 de enero de 1933, los nazis llegaron al poder. Lo celebraron con un gran desfile: columna tras columna de hombres uniformados (banderas con la esvástica ondeando, antorchas encendidas y música) marcharon a través de la Puerta de Brandenburgo y se apoderaron de las calles de Berlín. En esta masiva demostración de fuerza política, no hubo ni una sola mujer.
Desde la fundación del Partido Nazi en 1921, a las mujeres se les negó cualquier posición de poder en su jerarquía; la única referencia a las mujeres en su programa era el Punto 21, que prometía protección para las madres. Desde que ganó la votación en 1918, las mujeres habían sido elegidas en un número significativo para representar a todos los demás partidos principales en el gobierno local y regional, y en el Reichstag alemán, donde representaban el 10 por ciento de los diputados. En el Partido Nacionalsocialista no había mujeres representantes en absoluto ...

Cuando Hitler llegó al poder, casi la mitad de los que votaron por él eran mujeres. Su promesa de restaurar el orden y acabar con el desempleo tuvo un gran atractivo. Las mujeres alemanas habían experimentado la anarquía de las luchas callejeras entre bandas políticas rivales en sus puertas. El desempleo generó incertidumbre y discordia en el corazón de sus vidas familiares. Las mujeres que trabajaron para mantener a sus familias mientras sus maridos perdían sus trabajos, o que vieron cómo se deterioraba su nivel de vida, anhelaban estabilidad y certeza, sentimientos que Hitler aprovechó con éxito.

Nuestro desplazamiento de las mujeres de la vida pública se produce únicamente para devolverles su dignidad esencial ... No es porque no respetáramos lo suficiente a las mujeres sino porque las respetábamos demasiado que las mantuvimos fuera del miasma de la democracia parlamentaria.

El lema "emancipación de la mujer" fue inventado por intelectuales judíos. Si se dice que el mundo del hombre es el Estado, su lucha, su disposición a dedicar sus poderes al servicio de la comunidad, entonces quizás se pueda decir que la mujer está en un mundo más pequeño. Porque su mundo es su esposo, su familia, sus hijos y su hogar. Pero, ¿qué sería del mundo más grande si no hubiera nadie que cuidara y cuidara al más pequeño? El gran mundo no puede sobrevivir si el mundo más pequeño no es estable. No consideramos correcto que las mujeres interfieran en el mundo del hombre. Consideramos natural que estos dos mundos sigan siendo distintos.

El llamado otorgamiento de igualdad de derechos a la mujer, que exige el marxismo, en realidad no otorga igualdad de derechos sino que constituye una privación de derechos, ya que arrastra a la mujer a un ámbito en el que necesariamente será inferior. La mujer tiene su propio campo de batalla. Con cada niño que trae al mundo, lucha por la nación.

Detesto a las mujeres que incursionan en política. Y si su incursión se extiende a asuntos militares, se vuelve completamente insoportable. En ningún sector del Partido ha tenido una mujer derecho a ocupar ni siquiera el cargo más pequeño.

En 1924 tuvimos un repentino aumento de mujeres interesadas en la política. Querían unirse al Reichstag, para elevar el nivel moral de ese cuerpo, eso dijeron. Les dije que el 90 por ciento de los asuntos tratados por el parlamento eran asuntos masculinos, sobre los que no podían tener opiniones de ningún valor. La galantería prohíbe dar a las mujeres la oportunidad de ponerse en situaciones que no les convienen.

La mujer ama más profundamente que el hombre. Pero en ella, el intelecto no juega ningún papel ... En las cuestiones políticas, la mujer, aunque sea extremadamente inteligente, no puede separar la razón del sentimiento ... No soy amiga del sufragio femenino. Sin embargo, si debemos continuar con esta tontería, entonces deberíamos sacar la ventaja que podamos ... Las mujeres siempre votarán por la ley y el orden y un uniforme, de eso puede estar seguro.

Las mujeres sirvieron a la voluntad de la nación, y esa voluntad era masculina, declaró un seguidor de Hitler en una revista de mujeres nazis: "El movimiento nacionalsocialista es un fenómeno enfáticamente masculino en lo que al poder político se refiere. Las mujeres en el parlamento son un signo de liberalismo. Insultan los valores masculinos imitando a los hombres. Creemos que toda mujer genuina, en sus sentimientos más profundos, rendirá homenaje al principio masculino del nacionalsocialismo. ¡Sólo entonces se convertirá en una mujer total! "

El nuevo régimen también actuó rápidamente para sacar a las personas del mercado laboral, reduciendo así el número de personas económicamente activas contra las que se midió la proporción de desempleados. El esquema más destacable en este ámbito fue la concesión de préstamos matrimoniales, iniciada como parte de la Ley de Reducción del Desempleo emitida el 1 de junio de 1933 y respaldada por normativas posteriores. Las parejas jóvenes que deseen casarse pueden solicitar por adelantado un Reichsmarks sin intereses de hasta £ 1,000 siempre que la futura esposa haya estado empleada durante al menos seis meses en los dos años anteriores a la promulgación de la ley. Fundamentalmente, tuvo que dejar su trabajo en el momento de la boda y comprometerse a no volver a ingresar al mercado laboral hasta que se cancelara el préstamo, a menos que su esposo perdiera su trabajo mientras tanto. Que no se trataba de una medida a corto plazo se indicó los plazos de amortización, que ascendían al 1 por ciento del capital por mes, por lo que el plazo máximo del préstamo podía ser de hasta ocho años y medio ... Sin embargo , los préstamos se hicieron más atractivos, y se les dio un sesgo adicional, mediante un decreto complementario emitido el 20 de junio de 1933 que reducía la cantidad a reembolsar en una cuarta parte por cada hijo nacido de la pareja en cuestión. Con cuatro hijos, por tanto, las parejas no tendrían que devolver nada.

Era una sala enorme y todo el mundo esperaba la llegada de Hitler ... Debo decir que era una atmósfera electrizante ... Incluso antes de 1933 todo el mundo lo esperaba como si fuera un salvador. Luego fue al podio. Recuerdo que todo se quedó en silencio y empezó a hablar con su voz seria. Tranquilo, lento, y luego se entusiasmó cada vez más. Debo admitir que no puedo recordar exactamente lo que dijo en realidad. Pero mi impresión después fue: este es un hombre que no quiere nada para sí mismo, sino que solo piensa en cómo puede ayudar al pueblo alemán.

Nos dijeron desde muy temprana edad que nos preparáramos para la maternidad, ya que la madre a los ojos de nuestra querida líder y el Gobierno Nacionalsocialista era la persona más importante de la nación. Éramos la esperanza de Alemania en el futuro, y era nuestro deber criar y criar a la nueva generación de hijos e hijas. Estas lecciones pronto dieron sus frutos en la forma de bastantes hijos e hijas ilegítimos para el Reich, traídos por miembros adolescentes de la Liga de Doncellas Alemanas. Las chicas sintieron que habían cumplido con su deber y parecían notablemente despreocupadas por el escándalo.

Escuché al Führer dirigirse a un grupo de mujeres alemanas, hablando con tanta ternura de su madre, expresando una preocupación tan cariñosa por los problemas del ama de casa, rastreando tan elocuentemente lo que las mujeres alemanas habían hecho y podían hacer por la causa nazi, que los oyentes estaban llorando.

Hitler no se casó, dijo él mismo, porque no quería perder su fascinación por las mujeres. Obviamente, un hombre soltero es mucho más deseable que un marido aburrido ... Como hombre, no se veía atractivo en absoluto. Era más que personificaba el poder, esa era su fascinación. Y también su presencia. Él tenía una forma de mirarte con esos ojos, lo que realmente podría encenderte. Y de alguna manera era una figura mítica para las mujeres. Era un salvador y desprendía un aura de poder, y eso impresionaba a las mujeres. Como un Mesías, quizás ...

La primera vez que conocí a Hitler, lo que más me sorprendió fue lo diferente que era del Hitler que conocías oficialmente. Tenía una voz suave y gentil que estaba llena de melodía. No era como una ametralladora tronándose. Y luego lo encontré muy encantador en la forma en que se comportaba en privado. Y tenía sentido del humor, no puedo negar eso ... Nunca escuché una palabra descortés o enojada. Siempre fue amable y paciente.

Quería ser una ama de casa perfecta. Y quería hacer algo diferente con mi vida, no solo ser una chica trabajadora en una oficina ... Ninguno de nosotros tenía ni idea de cómo llevar una casa. Entonces nos enseñaron todo lo necesario para ser mujer; las tareas del hogar, ser madre y ser una buena esposa ... Mi principal objetivo como mujer era sobre todo, y cuanto antes ... ser madre. Esa era mi principal ambición.

Recuerda que eres alemán.

¡Permanezca puro en mente y espíritu!

¡Mantén tu cuerpo puro!

Si está en forma hereditaria, ¡no te quedes soltero!

Casarse solo por amor.

¡Siendo alemán, elige solo cónyuge o sangre similar o pariente!

Al elegir a su cónyuge, pregunte a sus antepasados.

¡La salud también es esencial para la belleza exterior!

Busque un compañero en el matrimonio, no un compañero de juegos.

¡Espere tantos niños como sea posible! Su deber es producir al menos cuatro crías para asegurar el futuro del ganado nacional.

La mujer tiene la tarea de ser bella y traer hijos al mundo, y esto de ninguna manera es tan burdo y anticuado como podría pensarse. La hembra se arregla para su pareja y le incuban los huevos. A cambio, el compañero se encarga de recoger la comida y hace guardia y ahuyenta al enemigo.

¡Espere tantos niños como sea posible! Su deber es producir al menos cuatro crías para asegurar el futuro del ganado nacional.

Hitler, aunque indudablemente le tenía mucho cariño y se relajaba en su discreta compañía, siempre la había mantenido fuera de la vista, negándose a permitirle ir a sus diversos cuarteles generales donde pasó casi todo su tiempo durante los años de guerra, y raramente permitiéndole incluso venir a Berlín. Permaneció encerrada en el Berghof en el Obersalzberg, pasando su tiempo nadando y esquiando, leyendo novelas baratas y viendo películas de mala calidad, bailando (que Hitler desaprobaba) y acicalándose sin cesar, suspirando por su amado ausente.

Preguntas para estudiantes

Pregunta 1: Hitler dijo que reduciría el desempleo masculino si obtuviera el poder. ¿Cómo indica la información de la fuente 2 los problemas que enfrentaría para cumplir esta promesa?

Pregunta 2: Lea la introducción y las fuentes 8, 11, 12, 14, 18, 20 y 22. Explique cómo el gobierno nazi pudo reducir el desempleo masculino.

Pregunta 3: ¿Qué nos dice la fuente 4 sobre la vida en la Alemania nazi?

Pregunta 4: Antes de que el Partido Nazi tomara el poder en 1933, el 10% del Reichstag eran mujeres. Posteriormente, no hubo mujeres representadas en el parlamento alemán. Lea las fuentes 5, 6, 7 y 9, y explique los puntos de vista de Hitler sobre las mujeres y la política.

Pregunta 5. A pesar de sus opiniones sexistas expresadas abiertamente, Hitler recibió el apoyo del 50% de las votantes. Utilice la información de las fuentes 13, 15 y 17 para ayudar a explicar su atractivo para las mujeres.

Pregunta 6: Adolf Hitler controló rigurosamente las fotografías que aparecieron de él en los medios alemanes. ¿Puede explicar por qué se aprobó la publicación de las fuentes 16, 19 y 21, mientras que 23 nunca aparecieron en los periódicos alemanes?

Pregunta 7: Las fuentes 8 y 12 fueron parte de una campaña de propaganda nazi. ¿Qué nos dicen sobre lo que Hitler quería de las mujeres alemanas?

Responder comentario

Puede encontrar un comentario sobre estas preguntas aquí.


La vida en los campos de concentración: los horrores de la Alemania nazi

El Holocausto fue un período de persecución que culminó con el asesinato de aproximadamente seis millones de judíos. Para comprender mejor los eventos del Holocausto, examinará tres documentos que ejemplifican la vida en los campos de concentración. Asegúrese de hacer clic en ver el documento completo para asegurarse de obtener la historia completa. Una vez que haya terminado de analizar los documentos, responda detenidamente las preguntas adjuntas.

Hoja de cálculo


Contenido

República de Weimar [editar | editar fuente]

Bajo la República de Weimar, el estatus de la mujer era uno de los más progresistas de Europa. La Constitución de Weimar del 19 de enero de 1919 proclamó su derecho al voto (artículos 17 y 22), la igualdad de los sexos en materia cívica (art. 109), la no discriminación contra las mujeres burócratas (art. 128), los derechos de maternidad (art. 19) e igualdad conyugal dentro del matrimonio (art. 119). & # 911 & # 93 Clara Zetkin, figura del movimiento feminista alemán, fue miembro del Parlamento en el Reichstag de 1920 a 1933 e incluso presidió la asamblea en el papel de decana. Pero Weimar no representó un gran paso adelante para la liberación de la mujer. Permanecieron infrarrepresentadas en los parlamentos, se promovió la maternidad como la función social más importante de la mujer, el aborto seguía siendo procesable (§ 218 del Código Penal) y las trabajadoras no lograron un progreso económico sustancial como la igualdad de salarios. & # 912 & # 93 Con el surgimiento del consumismo, las empresas y el gobierno tenían una creciente necesidad de mano de obra, aunque el trabajo se convirtió en una ruta hacia la emancipación de las mujeres, a menudo estaban restringidas al trabajo de oficina como secretarias o personal de ventas, donde generalmente se les pagaba un 10%. a un 20% menos que los empleados varones, & # 913 & # 93 bajo diversos pretextos, como que su comprensión de las tareas domésticas les librara de ciertos gastos domésticos.

Desde enero de 1921, la doctrina del partido nazi era clara y no ocultaba su deseo de excluir a las mujeres de la vida política de Alemania & # 914 & # 93, así como de ciertas esferas del partido (en particular, el ejecutivo y el ejecutivo del partido). comités. & # 915 & # 93 Si bien el partido nazi decretó que "las mujeres no podían ser admitidas ni en el ejecutivo del partido ni en el comité administrativo", & # 915 & # 93, esto no impidió que numerosas mujeres se convirtieran en miembros del partido. La doctrina nazi elevó el papel de los hombres alemanes, enfatizando sus habilidades de combate y la hermandad entre los compatriotas masculinos. & # 916 & # 93 Si bien la mayoría de los otros partidos bajo la República de Weimar presentaron candidatas durante las elecciones y algunas fueron elegidas, el partido nazi se negó. En 1933, Joseph Goebbels justificó esta posición explicando que "es necesario dejar a los hombres lo que pertenece a los hombres". & # 913 & # 93 Alemania pasó de tener 37 mujeres parlamentarias de 577 a ninguna, después de las elecciones alemanas, Noviembre de 1933. & # 913 & # 93

Comienzo del régimen nazi [editar | editar fuente]

El ministro de Propaganda Joseph Goebbels en la inauguración de la exposición Die Frau, Frauenleben und -wirken en Familie, Haus und Beruf (La mujer, la vida de la mujer, su papel en la familia, en el hogar y en el trabajo) (La femme, la vie de la femme, en el Kaiserdamm, 18 de marzo de 1933.

Una ideología discriminatoria [editar | editar fuente]

La llegada al poder de Adolf Hitler como canciller marcó el fin de numerosos derechos de las mujeres, incluso si el partido nazi debía parte de su éxito electoral a las votantes femeninas y que Hitler logró su ascenso social en parte gracias a la protección de mujeres influyentes. & # 917 & # 93 La socialización de Hitler en círculos acomodados y con la alta sociedad (como la princesa Elsa Bruckmann, esposa del editor Hugo Bruckmann o Helene Bechstein, esposa del industrial Edwin Bechstein & # 918 & # 93) permitió al partido nazi desde el principio obtener cierta financiación, como cuando Gertrud von Seidlitz les donó 30.000 marcos en 1923 & # 919 & # 93

En 1935, durante un discurso ante el Congreso Nacionalsocialista de Mujeres, Hitler declaró, con respecto a los derechos de la mujer & # 160: Plantilla: Blockquote El hecho de que Hitler no estuviera casado y que representara un ideal masculino para muchos alemanes llevó a un fenómeno de la erotización de Hitler. En abril de 1923, apareció un artículo en el Munchener Post en el que decía "las mujeres adoran a Hitler" & # 915 & # 93 que se le describió adaptando sus discursos a "los gustos de las mujeres que, desde el principio, se cuentan entre sus más fervientes admiradores". & # 9110 & # 93

El revés obligó a las mujeres a abandonar la vida pública, en una sociedad que comenzaba a considerarlas iguales a los hombres, lo que permitió a los nazis detener lo que consideraban la decadencia de la República de Weimar. A sus ojos, el régimen había aparecido, en efecto, tan judío como feminizado, tolerando más o menos la metrópoli homosexual en la que se había convertido Berlín, la verdadera antítesis de la virilidad aria. Heinrich Himmler declaró lo mismo al SS-Gruppenführer, el 18 de febrero de 1937 & # 160: Plantilla: Blockquote

Oficialmente, la condición de la mujer cambió de "igualdad de derechos" ( Gleichberechtigung Error de secuencia de comandos: no existe el módulo & quot; controlador de categoría & quot. ) a una "equivalencia" entre hombres y mujeres ( Gleichstellung Error de secuencia de comandos: no existe el módulo & quot; controlador de categoría & quot. ). & # 9111 & # 93 El historiador Pierre Ayçoberry señala que "esta ofensiva ofreció la doble ventaja de complacer a sus colegas masculinos preocupados por esta competencia, y devolvió a la vida privada a más de 100.000 personas orgullosas de su éxito, la mayoría de los cuales eran votantes que apoyaron la izquierda política ". Esta política generó preocupación entre los militantes del NSDAP, a quienes les preocupaba que dañaría el número de mujeres graduadas, un reservorio necesario para las futuras filas del partido. & # 9112 & # 93

Una retirada rápida [editar | editar fuente]

En 1933, se modificaron los programas escolares para niñas, sobre todo con el objetivo de disuadirlas de seguir estudios universitarios. Los cinco años de clases de latín y los tres años de ciencias fueron reemplazados por cursos de alemán y capacitación en habilidades domésticas. & # 9111 & # 93 Esto no arrojó resultados productivos por un lado, un número significativo de niñas se matriculó en escuelas de varones, mientras que por otro lado, las "restricciones de matrícula" del 10% a nivel universitario fueron generalmente ignoradas. Así, las medidas solo redujeron la matrícula en las facultades de medicina del 20% al 17%. & # 9112 & # 93

Las asociaciones de mujeres, en particular los grupos comunistas y socialistas, fueron prohibidas y, en algunos casos raros, sus miembros fueron arrestados o asesinados. & # 913 & # 93 Se solicitó a todas las asociaciones que entregaran miembros judíos, como la Unión de Mujeres Protestantes, la Asociación de la Casa y el Campo, la Unión de la Sociedad Colonial Alemana de Mujeres y la Unión de la Reina Luisa. & # 913 & # 93 Pero rápidamente, la mayoría de las asociaciones se disolvieron o eligieron entre ellas desaparecer, como la BDF (Bund Deutscher Frauenverein), establecida en 1894 y que se disolvió en 1933 para evitar ser controladas.& # 9113 & # 93 Sólo una asociación de mujeres persistió bajo el régimen (la asociación de Gertrud Bäumer, Die Frau o Woman), hasta 1944, pero puesta bajo la tutela del Ministro de Educación Popular y Propaganda del Reich, Joseph Goebbels. & # 913 & # 93 Rudolf Hess estableció la Deutsches Frauenwerk que, con la rama femenina del partido nazi, la NS-Frauenschaft, tenía el propósito de convertirse en una organización de masas para el régimen. & # 9113 & # 93

En 1936, se aprobó una ley que prohibía a las mujeres ciertos puestos de alto nivel en el sistema judicial (en particular, juez y fiscal, a través de la intervención personal de Hitler & # 9114 & # 93) y el campo médico. Las mujeres médicas ya no podían ejercer, hasta que su pérdida tuvo un efecto nocivo en las necesidades de salud y algunas fueron llamadas a trabajar. También se disolvió la Asociación de Mujeres Médicas, que fue absorbida por su contraparte masculina. & # 9112 & # 93) Bajo la República de Weimar, solo el 1% de los puestos universitarios fueron ocupados por mujeres. El 8 de junio de 1937, un decreto estipuló que solo los hombres podían ser nombrados para estos cargos, si no fuera en un campo social. No obstante, el 21 de febrero de 1938 "a título individual y excepcional" tras el cabildeo de Gertrud Scholtz-Klink, & # 9115 & # 93, una científica Margarete Gussow obtuvo un puesto en astronomía. La matemática Ruth Moufang pudo obtener su doctorado, pero no pudo obtener el derecho a enseñar y se vio obligada a trabajar para la industria nacional. & # 9116 & # 93 Emmy Noether, otra matemática, fue despedida de su cargo en virtud de la ley alemana para la Restauración del Servicio Público del 7 de abril de 1933, por haber estado activa en la década de 1920 en el USPD y el SPD. La investigadora de física Lise Meitner, quien dirigió el Departamento de Física de la Sociedad Kaiser-Wilhelm, pudo permanecer en su puesto hasta 1938, pero esto solo se debió a su nacionalidad austriaca, que terminó con el Anschluss) y luego se fue a los Países Bajos. y luego Suecia. En el campo científico, casi no hubo nominaciones de mujeres en 1942, a una mujer no se le permitió dirigir un instituto científico, a pesar de que ningún candidato masculino se había postulado. & # 9117 & # 93 El exilio de las mujeres de la vida política fue total: no podían sentarse ni en el Reichstag, ni en los parlamentos regionales ni en los consejos municipales.

No hubo resistencia sustancial a este control, las asociaciones de mujeres burguesas pensaban, al igual que gran parte de la población, que el gobierno nazi era solo temporal y que, no obstante, podían hacer valorar su influencia, señala la historiadora Claudia Koonz. Proverbio de la época que "la sopa nunca se come caliente si no se cocina", y que estaban obteniendo un "arreglo aceptable". & # 913 & # 93 Mujeres tradicionalmente opuestas al nazismo, que no podían aceptar esta visión, se alinearon para emigrar o fueron arrestadas como opositoras a los varones.

La recuperación parcial de 1937 [editar | editar fuente]

Al darse cuenta de la necesidad de las mujeres en determinadas profesiones y de su utilidad en la economía del país, la política anti-emancipación en términos de mano de obra se debilitó rápidamente. Por lo demás, se invitaba a las mujeres a adherirse al nazismo y se las tranquilizaba con la idea de que podían ser madres y ser empleadas. Joseph Goebbels incluso atacaba las campañas de propaganda contra el lápiz labial Völkischer Beobachter y atacaba a los ideólogos más celosos. & # 9111 & # 93


Imagenes

La situación económica era terrible cuando Hitler llegó al poder. Alemania estaba al borde de la bancarrota. La disminución de los ingresos contribuyó a la radicalización del electorado después de 1929 y al surgimiento del movimiento nacionalsocialista. Los líderes nazis no tenían una fórmula mágica para resolver los problemas económicos. En los primeros años, la atención se centró en la recuperación económica. Una vez consolidado su poder, Hitler optó por concentrar la economía en una potencial guerra, lo que implicaba una mayor interferencia del gobierno. El aumento del rearme iba de la mano de una mayor autarquía. El Plan de Cuatro Años, que comenzó en 1936, tenía la intención de hacer que la industria alemana fuera autosuficiente, particularmente en petróleo, acero y caucho.

El objetivo más importante era mejorar las oportunidades de empleo. La crisis del desempleo fue un punto clave en los ataques nazis al gobierno de Weimar. Entre 1929 y 1933, el número de alemanes que trabajaban a tiempo completo se redujo de 20 millones a 11,4 millones. Curiosamente, las mujeres alemanas ocupaban una mayor proporción de puestos de trabajo que en otros países industrializados. Esto, mientras estaban registrados oficialmente como desempleados. La razón más importante de esto fue la mala economía alemana. Para luchar contra la recesión, los líderes empresariales pusieron a las mujeres a trabajar porque eran más baratas. Inicialmente, los nazis expulsaron a las mujeres de la economía.

Gracias a proyectos especiales, como la construcción de carreteras, puentes y viviendas y la promoción de la industria del automóvil y del motor (por ejemplo, Volkswagen), el desempleo cayó lentamente a partir de 1933. La recuperación económica se explica una y otra vez como resultado del rearme, pero que solo se volvió económicamente significativo alrededor de 1934-1935 cuando la recuperación ya había comenzado. ¿Por qué tardó tanto en acelerarse el rearme? Hitler vio la creación de oportunidades de empleo y la inversión pública como una parte importante de la reconstrucción social y material del país. Las carreteras fueron el símbolo del nuevo período nazi. Los primeros programas de armamento se camuflaron para evitar conflictos con los poderes del Tratado de Versalles. Tampoco estaba claro cómo se podrían realizar inversiones militares sin causar inflación. Finalmente, los militares se volvieron partidarios del rearme gradual porque no querían que la economía se viera abrumada después de la fuerte crisis. Esto dificultaba la transformación rápida y eficaz de la economía en una economía de guerra.

A partir de 1936, la economía se estaba preparando para la guerra. La producción de artículos de lujo pasó a ser secundaria a la producción militar. El rearme indirecto entre 1936 y 1939 fue más importante que la producción directa de equipo militar porque de esta manera, la economía podría transformarse lentamente en una economía de guerra y se expandió el número de trabajadores educados. La creciente actividad económica llevó a muchas mujeres a la industria pesada y al sector de las armas. Entre 1938 y 1941, el número de mujeres en la industria química aumentó en un 67% y en un 59% en la industria del metal. Sin embargo, la economía no estaba lista cuando se declaró la guerra en septiembre de 1939. Los proyectos más grandes (como la producción de petróleo y los ferrocarriles) estaban lejos de terminar. Los planes para el armamento de la fuerza aérea y la marina aún no se realizaron. Muchos de los problemas que enfrentó Alemania durante la guerra fueron el resultado del comienzo prematuro de la guerra.

En 1936, quedó claro que Alemania tenía muy pocos trabajadores. Había escasez de trabajadores fuera del mercado laboral tradicional. Esto significaba que había que poner a las mujeres a trabajar y era necesario un cambio en la política laboral nacionalsocialista. Hasta 1936, excluir a las mujeres era una forma eficaz de manipular las estadísticas de empleo. Los nazis crearon trabajo para los hombres al eliminar a las mujeres de estos puestos. Esto estaba estrechamente relacionado con la creencia nacionalsocialista en la función biológica de la mujer como madre y amas de casa y se promovió otorgando préstamos con bajos intereses a las parejas casadas jóvenes, con la condición de que la esposa renunciara a su trabajo.

Debido a la escasez de trabajadores, la actitud nazi cambió pero las medidas para aumentar el empleo femenino no siempre tuvieron el efecto deseado. Sin embargo, hubo un aumento en la proporción de mujeres en las industrias de maquinaria, minería y acero, pero al mismo tiempo el número de mujeres en la industria de servicios aumentó en 166.000. El porcentaje de mujeres en la agricultura aumentó insuficientemente, lo que aumentó la carga de otros trabajadores. Muchos informes de la DAF afirmaron que las mujeres de las zonas agrícolas estaban sobrecargadas de trabajo y sometidas a una gran tensión que contrastaba marcadamente con la propaganda publicada. Esta contradicción también se aplicó a la única medida de antes de la guerra sobre el trabajo de las mujeres que se implementó, el servicio de trabajo obligatorio de las mujeres. En 1935, las niñas de 16 años o más fueron obligadas a completar un año de trabajo obligatorio como ama de llaves o en la agricultura. El 1 de enero de 1939 la medida se amplió a todas las mujeres menores de 25 años. Estas medidas fueron controvertidas. Hermann Gäring afirmó que las mujeres deberían quedarse en casa y no trabajar, pero consideró que, dadas las circunstancias, las medidas estaban justificadas.

A menudo se decía que Alemania no logró sacar el máximo provecho de las reservas de mano de obra femenina en comparación con el Reino Unido y los Estados Unidos. Si Alemania hubiera tenido éxito en esto, el país podría haber alcanzado cifras de producción mucho más altas. La ideología nazi y el miedo a exigir demasiado al público alemán se interpusieron en el camino. Esta teoría se basó en el hecho de que el número absoluto de mujeres trabajadoras apenas aumentó durante la guerra, pero desde entonces ha sido refutada por varios autores (Herbert, Stephenson y Overy). Alemania ya tenía una alta tasa de mano de obra femenina a fines de la década de 1930 y durante la guerra hubo una reorganización de las trabajadoras en sectores militares. El primer punto es de especial importancia. El empleo de mujeres aumentó desde 1935/6 como resultado de la política laboral del régimen. El aumento fue notable: del 13% al 19% en las industrias del hierro, acero y maquinaria, del 12% al 29% en la ingeniería eléctrica y del 18% al 25% en el sector de instrumentos ópticos y de precisión. En 1939, el número de mujeres empleadas era de 14,8 millones o el 37,4% En el Reino Unido era `` sólo el 26,4% ''. Durante la guerra, el número de mujeres en la industria alemana aumentó al 51%, sin embargo, el número de mujeres británicas en la industria aumentó a solo el 37,9%. Esto no encajaba en la visión tradicional de los nazis como fervientes opositores del empleo femenino. De hecho, pensaron que no era ideal que las mujeres (ciertamente mujeres casadas) estuvieran trabajando fuera del hogar, sin embargo, dejaron de lado su ideología debido a la escasez de mano de obra y por el objetivo final de ganar la guerra.

Proporción de mujeres empleadas
Alemania Reino Unido Estados Unidos
Mayo de 1939 37,3% Junio ​​de 1939 26,4% - -
Mayo de 1940 41,4% Junio ​​de 1940 29,8% 1940 25,8%
Mayo de 1941 42,6% Junio ​​de 1941 33,2% 1941 26,6%
Mayo de 1942 46,0% Junio ​​de 1942 36,1% 1942 28,8%
Mayo de 1943 48,8% Junio ​​de 1943 37,7% 1943 34,2%
Mayo de 1944 51,0% Junio ​​de 1944 37,9% 1944 35,7%

Como se explicó anteriormente, hubo una reorganización significativa de las trabajadoras durante la Segunda Guerra Mundial en beneficio de la producción bélica. La reorganización tuvo dos partes. El primero fue una reorganización dentro de la industria, un abandono de los bienes para el consumo y un giro hacia los sectores relacionados con la guerra. La siguiente tabla demuestra esto:

La división del trabajo femenino en la industria alemana (x 1000)
Mayo de 1939 Mayo de 1940 Mayo de 1941 Mayo de 1942 Mayo de 1943
Bienes de equipo
- productos químicos 184,5 197,4 204,7 215,8 255,9
- Hierro y acero 14,7 18,4 29,6 36,3 64,9
- construccion 216,0 291,3 363,5 442,0 603,0
- Eléctricos 173,5 185,4 208,1 226,3 264,7
- Instrumentos ópticos y de precisión 32,2 37,2 47,6 55,6 67,2
- metal 139,1 171,3 172,0 192,2 259,5
Total 760,2 901,3 1025,7 1168,4 1515,4
Bienes de consumo
- Impresión 97,2 88,8 92,6 73,9 60,1
- Papel 89,5 84,3 79,2 71,9 73,1
- Cuero 103,6 78,7 85,0 81,8 95,6
- Textil 710,1 595,4 581,3 520,9 546,3
- Ropa 254,7 226,5 225,3 212,8 228,9
- Cerámica 45,3 41,4 39,5 37,1 42,8
- Comida 324,6 273,5 260,9 236,8 238,0
Total 1625,3 1388,7 1364,0 1235,4 1284,5

La segunda parte de la reorganización fue menos notable pero aún de importancia. Un gran número de mujeres trabajaba en la agricultura. El empleo femenino aumentó en 230.000 entre 1933 y 1939, mientras que el empleo masculino disminuyó en 640.000. Durante la guerra, las mujeres constituían el 54,5% del empleo agrícola alemán en 1939, el 61,6% en mayo de 1942 y el 65,5% en 1944. Debido al reclutamiento de trabajadores agrícolas para el servicio militar (en junio de 1941, más de un millón de hombres), cada vez más mujeres se vieron obligadas a administrar las granjas, a veces con la ayuda de trabajadores extranjeros o prisioneros de guerra. Estas mujeres cumplieron una tarea importante ya que el sector agrícola fue fundamental durante la guerra. Además, la ayuda adicional necesaria en los períodos de mayor actividad (como durante las cosechas) la proporcionaban principalmente las mujeres. En el verano de 1942, se contrató a un millón de alemanes como trabajadores agrícolas temporales o permanentes. Esto incluyó a 948.000 mujeres. Muchos de estos trabajos a tiempo parcial no aparecieron en las estadísticas porque solo se registró el trabajo a tiempo completo. El mismo fenómeno ocurrió en otros sectores. En junio de 1941, se reclutaron 600.000 hombres del sector minorista y las mujeres se vieron obligadas a mantener los engranajes en marcha. Las mujeres sustituyeron a los hombres como repartidoras de puestos, conductores de autobuses y trabajadores ferroviarios. Para las mujeres en el trabajo de oficina, esto significó un cambio a otro trabajo, más relacionado con el esfuerzo de guerra.

Debido a la prevalencia de mujeres en el mercado laboral en la Alemania de antes de la guerra, era difícil lograr un mayor aumento de mujeres empleadas. Sin embargo, no se debe concluir que Alemania no logró movilizar a las mujeres alemanas. El problema de tales conclusiones es que el trabajo realizado por las mujeres agrícolas, las amas de llaves, los trabajadores minoristas, etc., no se apreciaba como trabajo real. A través del creciente número de hombres que fueron reclutados para el ejército, las mujeres tuvieron la `` oportunidad '' de realizar nuevas tareas y asumir mayores responsabilidades y al mismo tiempo mantener una familia. Las mujeres recibieron un salario más bajo y trabajaron más días que los hombres. El efecto fue que, en 1939, ya existían claros indicios de un mal nivel de salud entre las mujeres trabajadoras: agotamiento, aumento de las ausencias y hostilidad hacia la brecha salarial. Un médico escribió en su informe para el alcalde local sobre la salud de las mujeres trabajadoras que la cantidad de depresión y condiciones nerviosas estaba aumentando y recomendó ralentizar la producción. Tales consideraciones impidieron una mayor contratación de mujeres para el mercado laboral, más que las opiniones ideológicas.


Mujeres en la Alemania nazi

Haga clic en el botón de abajo para descargar esta hoja de trabajo para usar en el salón de clases o en casa.

Fomento del matrimonio

Cuando Hitler llegó al poder en 1933, introdujo una "Ley para el fomento del matrimonio". La ley decía que el gobierno otorgaría a todas las parejas de recién casados ​​un préstamo de 1000 marcos (aproximadamente nueve meses de salario). Cuando nació el primer hijo, la pareja pudo quedarse con una cuarta parte del dinero. Al nacer el segundo hijo, podrían quedarse con el segundo trimestre. Podrían quedarse con el tercer trimestre en el nacimiento del tercer hijo y la cantidad total en el nacimiento del cuarto.

En 1943, se consideró una nueva ley, pero nunca se introdujo. Esta ley propuesta establecía que:

Todas las mujeres solteras y casadas de hasta treinta y cinco años que no tengan ya cuatro hijos deberían estar obligadas a tener cuatro hijos de hombres alemanes de raza pura & # 8230. Si estos hombres están casados ​​no tiene importancia. Toda familia que ya tenga cuatro hijos debe dejar en libertad al marido para esta acción.

Los nazis asumieron que había una distinción natural entre hombres y mujeres. Afirmaron que los hombres eran productivos y creativos en el mundo de la política y la guerra, mientras que las mujeres eran reproductivas y tenían un papel importante en el hogar familiar.

La frase que los nazis usaron para expresar lo que se esperaba de las mujeres fue:

Esto significaba "niños, iglesia y cocina" & # 8211 a lo que los nazis creían que las mujeres debían limitarse. Las mujeres en la Alemania nazi se vieron obligadas a quedarse en casa. A los pocos meses de la llegada al poder de Hitler, se despidió a muchas mujeres médicas inteligentes y funcionarias públicas. Pronto se despidió a mujeres abogadas y maestras. En 1939, pocas mujeres tenían trabajos profesionales.

El partido nazi intentó impedir que las mujeres siguieran las modas. El maquillaje y el uso de pantalones estaban mal vistos, y se "esperaba" que el cabello estuviera en ciertos estilos. Se permitía un arreglo con moño o trenzas, pero no el cabello teñido o con permanente.

Se desaconsejaba adelgazar porque no se pensaba que estar delgado fuera bueno para la maternidad. Lo único que se animaba activamente a hacer a las mujeres era tener hijos. Cada 12 de agosto, el cumpleaños de la madre de Hitler, se otorgaba la Cruz de la Maternidad a las mujeres que tenían más hijos. En 1938, se otorgó oro a quienes tenían ocho hijos, plata a quienes tenían seis y bronce a quienes tenían cuatro hijos. Algunas autoridades locales introdujeron descuentos en el alquiler, el agua o la electricidad para las familias numerosas.

El gobierno nazi incluso estableció hogares para madres solteras. Estos fueron llamados Lebensborn & # 8211 Spring of Life & # 8211 y reconocidos por una bandera blanca con un punto rojo en el medio. Estas maternidades también eran burdeles. Una mujer soltera podría ir allí con el objetivo de quedar embarazada y sería presentada a hombres de las SS "racialmente puros".


El papel de la mujer en la Alemania nazi

Las mujeres en la Alemania nazi iban a tener un papel muy específico. Hitler fue muy claro al respecto. Este papel consistía en que debían ser buenas madres que criaran a sus hijos en casa mientras sus maridos trabajaban. Fuera de ciertos campos especializados, Hitler no vio ninguna razón por la que una mujer debería trabajar. La educación enseñó a las niñas desde las más tempranas que este era el estilo de vida que debían tener.

Desde sus primeras años, a las niñas se les enseñó en sus escuelas que todas las buenas mujeres alemanas se casaban a una edad temprana con un alemán adecuado y que la tarea de la esposa era mantener un hogar decente para su esposo trabajador y tener hijos.

Una de las primeras leyes aprobadas por Hitler una vez que llegó al poder en 1933 fue la Ley para el Fomento del Matrimonio. Esta ley establecía que todas las parejas de recién casados ​​obtendrían un préstamo del gobierno de 1000 marcos, lo que representa un ingreso promedio de aproximadamente 9 meses. 800.000 recién casados ​​aceptaron esta oferta. Este préstamo no debía reembolsarse simplemente. El nacimiento de un hijo significó que el 25% del préstamo no tuvo que ser reembolsado. Tener dos hijos significaba que no era necesario devolver el 50% del préstamo. Cuatro hijos significaron que se canceló todo el préstamo.

El objetivo de la ley era muy simple: alentar a los recién casados ​​a tener tantos hijos como pudieran. También había un aspecto más a largo plazo y siniestro en esto: a medida que Alemania crecía, necesitaría más soldados y madres, por lo tanto, se necesitaba una población en auge con niños pequeños preparados para ser soldados y niñas jóvenes para ser madres jóvenes. Si se iba a llevar a cabo el “lebensraum”, Hitler necesitaba que la población ocupara los espacios ganados en la Europa del Este. Esta actitud de aumentar deliberadamente la población de su nación estaba ganando popularidad en Europa occidental y no solo en la Alemania nazi. Francia, en particular, temía que su población estuviera disminuyendo demasiado rápido y prohibió los abortos y la anticoncepción.

Tal era el deseo de aumentar la población alemana que en 1943, se discutió una ley entre los líderes nazis de que todas las mujeres, casadas o solteras, debían tener 4 hijos y que los padres de estos niños debían ser “racialmente puros”. Heinrich Himmler, jefe de las SS, estaba particularmente interesado en esta idea. Si una familia ya tenía cuatro hijos, el padre de esa familia tenía que ser entregado para engendrar más hijos fuera de su matrimonio. Esta ley nunca llegó a existir ya que incluso los líderes nazis se dieron cuenta de que esta ley crearía la anarquía social.

No se esperaba que las mujeres trabajaran en la Alemania nazi. En la Alemania de Weimar había 100.000 profesoras, 3000 médicas y 13.000 músicas.A los pocos meses de la llegada al poder de Hitler, muchas doctoras y funcionarias fueron despedidas. A esto le siguieron profesoras y abogadas. Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, muy pocas mujeres alemanas tenían un trabajo a tiempo completo. Sin embargo, tal era la escasez de habilidades en Alemania, que en 1937 se aprobó una ley en 1937 que obligaba a las mujeres a cumplir un "año de servicio". Esto significaba que podían trabajar "patrióticamente" en una fábrica, etc. para ayudar al "milagro económico" de los nazis. El préstamo matrimonial también se abolió en este año.

Como amas de casa y madres, sus vidas estaban controladas. No se esperaba que las mujeres usaran maquillaje o pantalones. No se permitía el teñido de cabello ni las permanentes. Se esperaba que solo se usaran zapatos planos. Se desanimó a las mujeres a adelgazar ya que esto se consideraba malo para el parto. Se alentó a las mujeres a tener una figura bien formada ya que las mujeres delgadas, por lo que se les enseñó, tendrían problemas en el embarazo ....... También se desalentó a las mujeres de fumar, no porque estuviera relacionado con problemas con los embarazos, sino porque se consideraba no- Alemán para hacerlo.

El 12 de agosto había sido el cumpleaños de la madre de Hitler. En este día de cada año, se otorgaba la Cruz de la Maternidad a las mujeres que habían dado a luz al mayor número de hijos. La cruz de oro fue para las mujeres que habían tenido 8 hijos, la plata fue para 6 niños y el bronce fue para 4 niños.

En la Alemania nazi no se consideraba un problema social si una mujer soltera tenía un hijo. De hecho, se animó. Los nazis establecieron Lebensborn's, que eran edificios a los que las mujeres solteras seleccionadas podían ir a quedar embarazadas de un SS "racialmente puro". Estos no eran edificios que estuvieran escondidos en alguna calle secundaria. El gobierno los publicitó abiertamente y tenían una bandera blanca con un punto rojo en el medio para identificarlos al público.

Una rima común para las mujeres entonces era:

"Agarre la tetera, la escoba y la sartén,
¡Entonces seguramente conseguirás un hombre!
La tienda y la oficina se van en paz, el verdadero trabajo de su vida está en casa ".


Actividad anarquista en la Alemania nazi

Después de la Segunda Guerra Mundial, los estadounidenses tomaron los archivos de la policía y cuando se abrieron a los estudiosos, descubrieron que la resistencia anarquista alemana a lo largo de los siglos había sido extremadamente grande. Había habido un movimiento anarquista de clase trabajadora extremadamente activo e influyente en una línea desde el de Bismarck hasta el de Hitler. Los historiadores lo habían ignorado porque los trabajadores en general, como las mujeres en particular, solo existen para ellos en relación con la política de poder o las corrientes intelectuales (también, quizás, porque implica una investigación real a diferencia de buscar los libros de otras personas). Aquí solo podemos dar algunos consejos para la investigación.

Gran parte del antiguo movimiento anarcosindicalista, en el FAUD (más tarde aplastado por Hitler), se centró en Renania y el Ruhr, donde tenía una base en las minas y en la industria pesada y se había construido sobre la experiencia de los consejos de trabajadores en 1918. En Baviera, el movimiento obrero era mucho más voluble. El nacionalismo bávaro oscureció la cuestión: en Munich, la gente acudió casi en masa a mum la muerte del pequeño gobernante hereditario local, pero en cuestión de meses se estaba levantando en masa contra la burguesía y la clase alta, aunque tal vez algunos lo veían como contra los prusianos. dominación. Se formó un "soviet", con la participación de intelectuales anarquistas, para ser aplastado por la cruel dictadura burguesa-cristiana. El nuevo partido de Hitler estuvo sujeto a su debido tiempo a estas fluctuaciones de simpatía, al principio porque se pensaba que era "monárquico bávaro". Su levantamiento de ópera cómica en 1923 fue levemente reprimido por el mismo gobierno que había masacrado a los trabajadores en la Comuna de Munich. En algunos lugares como Württemberg había secciones activas de la FAUD bajo la República de Weimar, principalmente trabajadores ferroviarios que habían escapado de Munich.

En Berlín, los anarcosindicalistas eran parte de un movimiento anarquista mucho más amplio y operaban dentro de una cultura socialista distinta, amargamente dividida entre socialistas ortodoxos y comunistas que minimizaban el efecto del anarquismo. El éxito del partido de Hitler tuvo un efecto devastador y paralizador en el movimiento de la clase trabajadora. Durante años se había pensado, incluso por aquellos que se oponían al Partido Comunista, que su Frente Rojo / Ejército se opondría. Se esperaba que la lucha vendría con su éxito, no con su fracaso. Esta actitud estaba arraigada incluso en aquellos que defendían la unidad socialista-comunista contra el nazismo. Aunque las formaciones de la clase trabajadora habían luchado en las calles contra el hitlerismo desde hacía mucho tiempo, nadie anticipó que la lucha se rendiría sin un disparo o un golpe.

En una ciudad como Colonia, solo unos meses antes de que Hitler tomara el poder, los anarcosindicalistas habían organizado una manifestación, que recibió un gran apoyo popular, contra la visita del Dr. Goebbels, quien se quejó amargamente de que fue `` expulsado de su ciudad natal como un criminal ''. Fue un desafío para las tendencias más amplias, que se sintieron obligadas a organizar manifestaciones similares, haciendo giras de propaganda nazi, en el apogeo de la Depresión (y, por lo tanto, cuando los "historiadores" luego afirmaron que estaban construyendo apoyo) arriesgado en extremo. Hitler decidió viajar en avión (entonces considerado peligroso) como el peligro menor.

En Berlín, las marchas de los nazis fueron rodeadas y fuertemente protegidas por la policía (como las marchas fascistas en Gran Bretaña). Isherwood, como un joven observador unos meses antes de que los nazis tomaran el poder, notó cómo las multitudes hostiles en el distrito de clase trabajadora de Moabit se rieron cuando un capitán de las SS, anciano y corpulento, no pudo mantener el ritmo, y al encontrarse solo, trató frenéticamente de ponerse al día con el cordón protector. (Unos meses más tarde y ese capitán probablemente estaría investido con el poder de vida o muerte sobre los burladores).

Las bandas asesinas nazis atacaron a oponentes individuales por su cuenta (algo en la naturaleza de los agresores homosexuales contemporáneos), pero evitaron la confrontación abierta. Una pandilla, a la que pertenecía Horst Wessel, se lo probó y se convirtió en un mártir nazi. Las actividades de hostigamiento a los judíos nazis (anteriores al poder) iban en contra de profesionales o escritores, a menudo cuando estaban sentados en cafés, y pequeños comerciantes, solos.

Nunca se le ocurrió a la gente, y menos a los trabajadores organizados que vivían en distritos proletarios, allí ellos también quedarían aislados. Después de que Hitler asumió el poder, que Hindenburg le entregó el poder, con la aprobación tácita de la mayoría de los partidos, el poder de las SS aumentó drásticamente.

Casi de la noche a la mañana, la organización más pesada de los trabajadores se derrumbó con los arrestos al por mayor, bastante ilegales, de sus líderes. Nada desapareció más ignominiosamente que el ejército del Frente Rojo, un día desfilando por las calles con sus generales entrenados en Moscú, al día siguiente languideciendo en agujeros y sótanos en los campos de concentración formados apresuradamente (al principio, almacenes abandonados convertidos) sin dar un golpe ( los despreciados socialdemócratas reformistas austriacos al menos lucharon hasta el final contra Dolfuss).

El Partido Comunista se ilegalizó, los socialistas y el movimiento sindical intentaron hacer las paces y su nicho y fueron ilegalizados lentamente, después de lo cual la socialdemocracia no tuvo nada que ofrecer. Los líderes sindicales intentaron transferir sus fondos a las organizaciones de veteranos de guerra (donde, por razones ideológicas, los nazis no pudieron secuestrarlos, pero de todos modos los controlaron). La clase trabajadora en su conjunto quedó atónita por el hecho de que toda la defensa que habían construido a su alrededor se había ido con el viento.

Esto también venció a los anarquistas alemanes, con la excepción de Renania, se convirtió en un movimiento disidente marginado, incapaz de hablar y, por lo tanto, de crecer. Los trabajadores renanos fueron más lentos en aceptar la situación, no fueron inicialmente provocados por los nazis a la huelga, pero cuando se desvanecieron los contactos de propaganda, ellos también sucumbieron, aunque nunca del todo). Durante los doce años de la dictadura nazi, algunos grupos aislados, especialmente de base industrial, se mantuvieron constantes. Pero ninguna acción concertada nunca fue posible, aunque en Madrid durante la guerra civil la gente hizo cola para ver un proyectil alemán falso exhibido en el escaparate de una gran tienda, con un sabio, "¡Camaradas! Los proyectiles que hago no explotan ”. (Puede haber sido un indicio de sabotaje, que ciertamente sucedió, o puede haber sido propaganda establecida en España, ¿quién sabe?)

Donde los anarquistas alemanes y los comunistas de consejos (que durante todo el período nazi hundieron sus diferencias, nunca grandes) resistieron fue por la acción individual. Una de las ironías de la historia, aunque típica, es que el único atentado contra Hitler que se consideró digno de conmemoración es el de los generales de clase alta que apoyaron su esfuerzo bélico hasta que perdió (mientras que intelectuales como Rudolf Rocker y Augustin Souchy en la Asociación Internacional de Trabajadores se negó después de la guerra a respaldar la documentación sobre los intentos anarquistas contra la vida de Hitler por razones indudablemente verdaderas, ¡tal actividad es lo que desacredita al anarquista!).

Nadie asumió nunca que el asesinato de Hitler implicaría la derrota automática del nazismo. Pero tal era el culto concentrado al héroe del Führer que habría desestabilizado a todo el partido nazi y dado un resurgimiento de la confianza a la mayoría antinazi para que se reafirmara una vez más, aunque sólo fuera a la defensiva.

Nunca hubo tantos atentados contra Hitler como contra Mussolini por parte de los anarquistas italianos, pero muchos más de lo que generalmente se supone. Aquí solo se enumeran unos pocos, y ni siquiera (por falta de conocimiento detallado) hemos tocado otros aspectos de la resistencia como el de los anarcosindicalistas en Duisburg. No se ha hecho nunca ningún intento de investigación genuina por parte de quienes están en condiciones de llevarla a cabo (¿para que no reste valor al complot desesperado, para salvar al Reich, a los generales y a los aristócratas prusianos?).

El intento pionero (de hecho, la destrucción del Reichstag, no un complot de asesinato) fue el de van der Lubbe, un comunista de consejo. Pensó que la quema del parlamento de los nazis y de quienes les habían cedido la victoria sería una señal para que el proletariado se levantara. Aunque tuvo éxito en lo que respecta a la quema, fue denunciado por el comunismo mundial y sus aliados liberales como un agente nazi. La sugerencia era que los nazis lo hicieron ellos mismos para desacreditar a los comunistas (una típica respuesta liberal a la acción).

El Schwarzrotgruppe (Grupo Negro y Rojo), originalmente con sede en Dusseldorf, fue el primero y más persistente de los grupos que abogaban y planificaban el asesinato de Hitler. Consideraron que el error cometido en el incendio del Reichstag fue la participación de un hombre de origen holandés, teniendo en cuenta el odio a los extranjeros que se presume está creciendo en Alemania con el lavado de cerebro nazi (aunque en un país totalitario uno tiende a pensar que todos los demás es pensar y actuar de la misma manera).

Hicieron dos intentos casi exitosos, una en la cervecería de Múnich donde se estaba celebrando el no acontecimiento del golpe de estado nazi de 1923, otra vez en la ópera de Nuremberg. Ambos fueron frustrados en el último momento, pero los perpetradores escaparon.

Los afectados huyeron a Glasgow (donde fueron acogidos por el difunto Frank Leech, un conocido anarquista, en cuya casa los conocí en 1937). Consideraron prudente ir a Birmingham (que tuvo una interesante secuela cuando, una generación después, la policía alemana por cierta confusión (sin duda provocada por la pérdida de sus archivos principales a Washington) pensó que el Grupo Rojo y Negro (anarco- pacifista) que existía entonces era el mismo grupo que el grupo Schwarzrot (Negro Rojo), muerto hace mucho tiempo o disperso, y los nombró, para su intensa sorpresa, como responsables del asesinato de un ex banquero nazi.

Hubo una respuesta inmediata a estos dos intentos fallidos en un complot totalmente individual para disparar a Hitler en un mitin en Colonia, pero como el hombre responsable fue capturado, es posible que no haya ningún registro. Esto dio lugar a detenciones masivas entre los trabajadores renanos y provocó una parálisis en la actividad. De los muchos otros intentos que también se hicieron, uno de los que tenemos más datos es el de Hilda Monte. Pertenecía a los movimientos anarquista y comunista de consejos, y había estado activa en dos o tres de las unidades de resistencia activa.

Una persona extremadamente decidida, estaba decepcionada de que la gente de Schwarzrot no la hubiera usado (sentían que su origen judío sería explotado por los nazis, como ciertamente fue en el caso posterior de Herschel Grynszpan, cuyo asesinato de vom Rath llevó al notorio ' Pogrom de la Noche de Cristal). Para trabajar más libremente, se convirtió en súbdita británica, mediante el dispositivo de casarse con un activista gay, John Olday, quien, aunque residente en Alemania desde su nacimiento, tenía un pasaporte británico a través de un padre canadiense.

Estuvo involucrada en planes para otro atentado contra la vida de Hitler en un mitin y escapó por poco a Inglaterra. Olday fue deportado como resultado. Allí, el grupo con el que había estado involucrada formuló los planes que habían sido frustrados por mera casualidad (Hitler no había aparecido). Fueron financiados originalmente por un rico industrial, George Strauss, un diputado laborista (más tarde Padre de la Cámara). Hilda Monte regresó a Alemania, pero presumiblemente el plan salió mal y regresó a Londres antes de que estallara la guerra.

Las autoridades sospechaban de una alemana que había aparecido justo antes de las hostilidades, ¡a pesar de que tenía un marido británico recién adquirido con el que nunca había vivido! Fue internada y, como muchos antifascistas, sintió profundamente la humillación. Al ponerse en contacto con los anarquistas británicos, se sintió segura de que su plan se llevaría a cabo si podía regresar. Strauss ya se había retirado de la asociación, aunque sus conexiones habrían sido útiles (posiblemente pensó que lo estaban engañando en un complot nazi, aunque después de la guerra reconoció su ayuda anterior). La persona que Hilda Monte encontró, por casualidad, que estaba dispuesta a respaldarla económicamente y con contactos oficiales era una estrella de cine (que, ya sea por casualidad o por descubrimiento, fue asesinada por los nazis en Portugal).

Se le permitió regresar (cómo, no tengo forma de saberlo) donde se puso en contacto con su grupo, fue capturada por la Gestapo y asesinada, bastante horriblemente, se supone. Un camarada socialista me informa que el sargento Jones, de la Brigada Especial, le habló durante la guerra de su preocupación por la forma imprudente en que se le había permitido regresar a Hilda y su admiración por su audacia. Al parecer, Inteligencia decidió despejarla de cualquier sospecha de querer ayudar a Hitler y dejar que siguiera adelante con lo suyo. No se la menciona en ninguna lista de agentes aliados enviados a Alemania (algunos sugieren por su origen racial o por su sexo, pero más probablemente porque era independiente del servicio gubernamental): su acción se conmemora en Israel (donde los archivos sobre ella caso se mantienen) aunque ella nunca fue sionista.

Durante la guerra, cuando Hitler conoció a Franco, hubo otro plan para asesinar a los dos juntos, esta vez por anarquistas españoles, aunque con cierta participación francesa y alemana. Esto ciertamente habría cambiado el curso de la historia, y ciertamente habría sido un punto culminante de la resistencia anarquista, si hubiera tenido éxito. Aquellos que se burlan de tales intentos como aficionados deben tener en cuenta que los afectados no eran asesinos profesionales, sino trabajadores corrientes que vivían bajo una opresión intolerable. Como mínimo, estos eventos deben hacerse públicos y no ocultarse. Eran representativos de los verdaderos sentimientos de los trabajadores durante los años de derrota de clase cuando sus gobernantes arrastraban su nombre en la inmundicia.


Mujeres contra el Tercer Reich [editar | editar fuente]

Además de las resistencias obligadas a comprometerse por el riesgo de ser deportadas y exterminadas por su raza, algunas también se cometieron contra el régimen nazi alemán. Las mujeres representaron aproximadamente el 15% de la Resistencia. Sin embargo, Monique Moser-Verrey señala:

Si podemos decir que, entre las minorías perseguidas, las mujeres se salvan con más frecuencia que los hombres, es su bajo estatus en una sociedad dominada por los hombres lo que no las convierte en enemigos considerables del régimen, sin embargo, son ellas quienes entendieron la necesidad. para esconderse o huir ante sus engañados esposos, cuya inclusión social era más completa. & # 9143 & # 93

La estudiante comunista Liselotte Herrmann protestó en 1933 contra el nombramiento de Adolf Hitler como canciller y logró hacer llegar información a los gobiernos extranjeros sobre el rearme de Alemania. En 1935 fue arrestada, condenada a muerte dos años después y ejecutada en 1938. Fue la primera madre alemana en sufrir la pena de muerte desde el comienzo del régimen. Veinte mujeres de Düsseldorf, que vieron a sus padres, hermanos e hijo deportados al campo Börgermoor, lograron sacar de contrabando a los famosos La Canción de los deportados y darlo a conocer. Freya von Moltke, Mildred Harnack-Fish y Libertas Schulze-Boysen participaron en el grupo de Resistencia Kreisau Circle y Red Orchestra, los dos últimos fueron arrestados y ejecutados. La estudiante de 20 años Sophie Scholl, miembro de La Rosa Blanca, fue ejecutada el 22 de febrero de 1943 con su hermano Hans Scholl y Christop Probst, por publicar folletos. La resistencia Maria Terwiel ayudó a difundir el conocimiento de los famosos sermones que condenaban el movimiento natzi pronunciados por Clemens von Galen, obispo de Munster, así como a ayudar a los judíos a escapar al extranjero. Fue ejecutada el 5 de agosto de 1943. También podemos notar las exitosas protestas de mujeres, llamadas Rosenstraße, mujeres racialmente "arias" casadas con judíos que, en febrero de 1943, obtuvieron la liberación de sus maridos.

Las mujeres también lucharon por la Resistencia desde el exterior, como Dora Schaul & # 160 (de), una comunista que había salido de Alemania en 1934 e involucrada desde julio de 1942 con redes clandestinas, Deutsch Arbeit (laborista alemana) y Deutsche-Feldpost (Mi campo alemán). , de la Escuela de Sanidad Militar de Lyon. Hilde Meisel intentó en 1933 galvanizar a la opinión pública británica contra el régimen nazi. Regresó a Alemania durante la guerra, pero fue ejecutada en la curva de una carretera.


El papel de las mujeres alemanas en la Alemania nazi

Esta es una entrevista del libro de Erma Eisler Chica de berlín sobre la experiencia de una niña llamada Helga con la Liga de Chicas Alemanas. Helga describe no estar muy involucrada en la organización juvenil y mucha de la información que Eisler había descubierto a través de la investigación no era válida para sus experiencias. Esta entrevista y otras investigaciones le enseñaron a Eisler que la Liga de Chicas Alemanas variaba según la región de cada uno. Helga no tenía que cumplir con ninguno de los requisitos físicos para unirse a la Liga, pero recordaba a otras chicas haciendo esas actividades. Helga dijo que para los mítines y festivales las chicas debían asistir y lucir lo mejor posible.También tuvieron que recolectar para Nationalsozialistische Volkswohlfahrt, que en ese momento era el programa nacional de bienestar. Curiosamente, Helga le dice a Eisler que el saludo "Heil Hitler" se hacía principalmente en ocasiones formales y nunca cuando se encontraba con un compañero en la calle. Algunas reglas que las niñas tenían que seguir eran no asistir a restaurantes y bares después de las 8 p.m., no salir después de las 9 p.m. a menos que lo requiera la organización, y no ver películas clasificadas para mayores de 18 años. La entrevista termina con Eisler diciendo que Helga solo tiene el parche de su provincia y ninguna de las otras piezas del uniforme requerido.

Frevert, Ute. "Entre la tradición y la modernidad: las mujeres en el Tercer Reich". En Mujeres en la historia alemana. Traducido por Stuart McKinnon-Evans. Nueva York: Berg. 1986.

En esta sección de su libro, Frevert analiza la importancia que Hitler le dio a las mujeres durante su reinado. Hitler apoyó a las mujeres alemanas y arias, pero otras que se rebelaron o no encajaron en el estereotipo fueron rápidamente eliminadas de la sociedad y enfrentaron destinos terribles. Hitler obtuvo el apoyo de las mujeres no por sus ideales femeninos, sino por la promesa de arreglar la economía y devolver a Alemania a su estado anterior. Las jóvenes estaban felices de participar en las organizaciones de las Juventudes Hitlerianas, que eran obligatorias después de 1939. Frevert habla de las mujeres empleadas por el régimen como oficiales de las SS en los campos de concentración, trabajando para clasificar a las masas de mujeres. Frevert sostiene que las mujeres alemanas no fueron coaccionadas como ganado y eran lo suficientemente inteligentes como para formarse sus propias opiniones y sentimientos. Estas mujeres disfrutaron de la vida bajo el Reich y apoyaron muchos de los ideales nazis. La sección de Frevert analiza los roles que desempeñaron estas mujeres y cómo el Partido Nazi pudo movilizar a las mujeres alemanas.

Goebbels, Joseph. "Mujeres alemanas". Discurso, Berlín, Alemania, 18 de marzo de 1933. Calvin College. http://www.calvin.edu/academic/cas/gpa/goeb55.htm

En este discurso de 1933, el recién nombrado Ministro de Ilustración Pública y Propaganda Joseph Goebbels presenta la nueva exhibición de mujeres que debuta en Berlín, Alemania y da consejos sobre cómo deben actuar las mujeres de Alemania. En el discurso, habla de que las mujeres han tenido que sacrificarse durante la Gran Guerra (ahora conocida como Primera Guerra Mundial) y la destrucción que siguió con el Tratado de Versalles. Discute el aumento de las mujeres en la fuerza laboral y en el gobierno y cree que debido a que los hombres estaban menos dispuestos a desempeñar sus roles masculinos, las mujeres asumieron el control. Sugiere que debe producirse un gran cambio, devolviendo a las mujeres a los hogares. Alemania en ese momento tenía una tasa de natalidad en declive. Goebbels señala que esto se debe a que las mujeres deben volver a centrarse en tener hijos y en el hogar para poder criar a los hijos del Reich. Goebbels habla de Alemania como una gran nación que tiene a la familia en su centro y que las mujeres deben ser el núcleo de estos centros para poder criar hombres fuertes y capaces. Luego analiza la exposición abierta. Este fue uno de los primeros ejemplos de propaganda que el Partido Nazi dio a las mujeres sobre cómo comportarse.

Gupta, Charu. "Política de género: mujeres en la Alemania nazi". Semanario Económico y Político 17 (1991): WS40-WS48.

Charu Gupta escribe en su artículo "Política de género: Mujeres en la Alemania nazi" analiza los roles de las mujeres deseados por el partido nazi y si estos ideales se vieron afectados por la Segunda Guerra Mundial. Gupta analiza el deseo de todas las mujeres de tener muchos hijos y criarlos con los valores del Reich. Además del énfasis en la maternidad y la familia, también hubo una gran separación entre hombres y mujeres y sus roles en la sociedad. Las mujeres debían estar en casa y luego los hombres debían trabajar. Hubo una discusión sobre las madres recibiendo atención adicional y medallas por tener muchos hijos y la creación de campos de cría que unieron a dos personas arias para procrear. Durante la guerra, Gupta dice que las mujeres eran necesarias para la fuerza laboral y que la propaganda nazi cambió lo suficiente como para hacer cumplir la idea de que las mujeres siempre deben hacer lo mejor para el estado, lo que incluye trabajar para el esfuerzo de guerra. El final del artículo habla de que la mayoría de los partidarios de Hitler son mujeres, aunque hubo muchas protestas contra su gobierno.

Koonz, Claudia. 1987. Madres en la Patria. Nueva York: St. Martin's.

Claudia Koonz analiza la experiencia general de las mujeres alemanas bajo el régimen nazi. Koonz comienza hablando de que las mujeres amaban a Hitler y estaban dispuestas a aceptar su papel de amas de casa. Koonz comenta que, aunque el partido les quitó todo a estas mujeres, todavía se apresuraron a creer que estaban trabajando por un bien común mayor. Koonz habla sobre las mujeres del Partido Nazi que no estaban preparadas para la democracia y las libertades y estaban muy felices de estar en casa y de estar protegidas por el fuerte gobierno nazi. Más adelante, Koonz analiza los beneficios para quienes desean tener hijos, incluidas las exenciones de impuestos y las medallas que se otorgaron a las mujeres que tenían varios hijos. Koonz también incluye un capítulo sobre las mujeres contra el partido y la vida de las mujeres judías. Koonz contrasta las vidas de las mujeres arias alemanas durante el Reich y las de las mujeres judías que fueron enviadas a campos de concentración y lo perdieron todo.

Rupp, Leila J. "Mujeres, clase y movilización en la Alemania nazi". Ciencia y sociedad 1 (1979): 51-69.

Leila J. Rupp analiza en su artículo “Mujeres, clase y movilización” las teorías de por qué los nazis no lograron movilizar a las mujeres durante la Segunda Guerra Mundial. Rupp comenta que el Partido Nazi intentó promulgar muchas leyes que obligaban a las mujeres a trabajar, como Labor Book o Duty Year, pero nunca implementaron seriamente ninguna ley que hiciera trabajar a todas las mujeres. Hitler estaba muy en contra de obligar a las mujeres a participar en el esfuerzo de guerra, ya que creía que el lugar de las mujeres estaba en el hogar. Las mujeres, especialmente las de clase alta, no estaban motivadas para trabajar porque no recibían los mismos salarios que los hombres. Rupp comenta que las mujeres que no tenían que trabajar realmente no querían hacerlo durante la guerra. Las mujeres a menudo quedaban embarazadas o tenían una excusa médica para salir del trabajo obligatorio de la orden de registro de 1943. Rupp habla de muchos hombres que se oponen al trabajo de sus esposas. El artículo cierra discutiendo las diferencias entre las experiencias de las mujeres de clase alta y baja con el trabajo durante la guerra y Rupp sugiere que el ideal nazi de un sistema sin clases tenía fisuras visibles. Los conflictos de clases todavía existían bajo el régimen nazi según Rupp.

Sachse, Carola. 1987. Amas de casa industriales: trabajo social de mujeres en las fábricas de la Alemania nazi. Taylor y Francis.

Carola Sachse analiza el trabajo de las mujeres en las fábricas en su libro Amas de casa industriales. Sachse escribe que aunque la ideología nazi se centró en construir hogares fuertes y mantener a las mujeres en el hogar y fuera de la fuerza laboral, la necesidad de trabajadores durante la guerra trajo cambios sorprendentes. A las mujeres se les enseñó que tenían dos trabajos. Uno debía ser una figura reproductiva y materna y el otro debía contribuir al esfuerzo bélico alemán y al Reich. Sachse comenta que las mujeres recibieron estas dos políticas contradictorias de diferentes partes de la sociedad. La idea de que las mujeres pertenezcan al hogar provino de los hombres del partido nazi y los que estaban desempleados y la idea de que las mujeres trabajaran para el esfuerzo de guerra provino del Frente Laboral Alemán (DAF). A la mayoría de las mujeres no les atraía la idea de trabajar e incluso con la conscripción obligatoria, había muy poca motivación para que las mujeres de la Alemania nazi se involucraran en el trabajo. A medida que la guerra se prolongó, las mujeres tuvieron que luchar por la supervivencia diaria y los beneficios de trabajar en las fábricas no superaron los muchos aspectos negativos.

Scholtz-Klink, Gertrud. "Ser alemán es ser fuerte". Discurso, Alemania, 1936. Calvin College. http://www.calvin.edu/academic/cas/gpa/scholtz-klink2.htm

La líder de la organización de mujeres nazi, Gertrud Scholtz-Klink, se dirigió a las mujeres alemanas sobre los ideales por los que deberían luchar a principios de 1936. Scholtz-Klink analiza cómo todas las mujeres deberían ser leales al Führer, como le deben desde el principio del viaje para redescubrir sus propósitos femeninos. Ella habla de los años oscuros de la Gran Guerra (ahora conocida como Primera Guerra Mundial) y el post años después y cómo las mujeres veían tener hijos como una carga máxima. Scholtz-Klink deja en claro que las mujeres deben realizar el trabajo que sea adecuado para las mujeres, que no solo se enfoca en criar a sus propias familias, sino también en apoyar a la juventud alemana. Aunque se han logrado avances, Scholtz-Klink señala que las mujeres aún tienen más avances por hacer. Scholtz-Klink también culpa al liderazgo marxista de que estas mujeres elijan llevar una vida egoísta y dice que las mujeres alemanas deben enfocarse en servir al país. Al final del discurso, anima a las mujeres alemanas a mantenerse fuertes, solo en las tareas que ella y el partido se han propuesto.

Stephenson, Jill. "Documento 17: Las alumnas judías y la 'cuestión judía'". Mujeres en la Alemania nazi. 159-160. Londres: Pearson Education. 2001.

En estos dos documentos, un padre de una colegiala judía escribe una queja sobre la maestra de la niña que obliga a la clase a leer el capítulo de Hitler MI lucha que discute “la cuestión judía” y el maestro responde en un documento escrito. El padre escribe sobre la directora de la escuela diciéndole que obligó a la maestra a presentar esto a la clase, ya que la escuela debe enseñar a las niñas sobre la ideología nazi. El padre decide con la cabeza mantener a su hija fuera de clase para estas discusiones. La cabeza le dice que las niñas necesitan saber para protegerse de ser manipuladas por las mentes de los niños judíos. La respuesta de la maestra está llena de sentimientos antisemitas y discute cómo las niñas judías siempre interrumpen la clase e incluso la inclusión de una puede estropear el entorno de aprendizaje. La maestra tiene dificultades para lograr que la clase aprenda los ideales nazis para las mujeres y los niños alemanes con una niña judía en el aula. Estas cartas muestran la idea de que las únicas mujeres alemanas en las que el Reich estaba interesado eran las de la raza "aria" y que las niñas judías eran vistas como una carga y enemigas del Reich. Las mujeres judías tuvieron experiencias muy diferentes durante la guerra y estas cartas capturan el comienzo de sus problemas.

Stephenson, Jill. 1975. Mujeres en la sociedad nazi. Nueva York: Harper and Row.

Jill Stephenson escribe sobre las experiencias de las mujeres durante el Tercer Reich en Mujeres en la sociedad nazi. Stephenson habla sobre el partido nazi que establece reglas estrictas contra el uso de anticonceptivos y prohíbe los abortos para las mujeres arias. Otras mujeres eran vistas como enemigas y animales, y el Reich deseaba que no procreasen, ya que crearían más personas de su raza. El partido nazi y su creencia en que las mujeres se quedaran en casa les permitió llegar al poder. Después de la Primera Guerra Mundial, Stephenson habla de una gran depresión y de la escasez de trabajos. Muchos sintieron que las mujeres deberían regresar a casa para abrir puestos de trabajo para los hombres. El partido nazi adoptó esta postura y ganó mucho apoyo gracias a ella. Durante el Reich, Stephenson dice que las mujeres fueron despojadas de sus derechos de pertenecer o formar grupos de movimientos de mujeres. Las mujeres que fueron contratadas para trabajos durante el régimen nazi tenían trabajos que se consideraban femeninos, como especialistas en higiene de fábricas y consejeras para disputas laborales. Stephenson rastrea el apoyo del partido nazi por parte de las mujeres y luego las políticas y reglas que estas mujeres siguieron para pertenecer al partido.


Leyes y comunidad nacional

Pregunta esencial de la unidad: ¿Qué nos enseña el conocimiento de las decisiones que tomó la gente durante la República de Weimar, el surgimiento del Partido Nazi y el Holocausto sobre el poder y el impacto de nuestras decisiones hoy?

Preguntas orientadoras

  • ¿Cuáles son las consecuencias cuando los gobiernos usan leyes para crear grupos "dentro" y grupos "fuera" en una sociedad?
  • ¿Cómo afectan las leyes la forma en que los individuos piensan sobre sus propias identidades y las identidades de los demás? ¿Cómo afectan las leyes a las relaciones entre los individuos en una sociedad?

Objetivos de aprendizaje

  • A través de una lectura detallada y una discusión de las leyes de Nuremberg, los estudiantes examinarán cómo los nazis buscaron crear una "comunidad nacional" racialmente pura, una que despojó a los judíos de sus derechos de ciudadanía y redujo el universo de obligaciones de Alemania.
  • Al reflexionar sobre una historia de cómo las leyes de Nuremberg afectaron a una familia, los estudiantes pensarán de manera más amplia sobre el poder y las limitaciones de las leyes para moldear la sociedad e influir en el comportamiento individual.

Visión general

En la lección anterior, los estudiantes analizaron algunos de los dilemas experimentados por los alemanes durante la revolución nacionalsocialista en Alemania. En esta lección, los estudiantes continuarán con el estudio de caso histórico de esta unidad al centrar su atención en lo que sucedió después de que se completó la revolución y los nazis establecieron firmemente el control sobre Alemania. Específicamente, los estudiantes conocerán la idea de los nazis de una "comunidad nacional" formada de acuerdo con sus ideales raciales, un concepto que los estudiantes continuarán explorando en dos lecciones que siguen a esta. Si bien hubo muchas formas en que los nazis moldearon y cultivaron su “comunidad nacional” ideal, en esta unidad los estudiantes observarán de cerca tres de esos métodos. En esta lección, examinarán la forma en que los nazis usaron las leyes para definir quiénes pertenecían a la "comunidad nacional" y luego separar a los que no pertenecían. En lecciones futuras, los estudiantes analizarán el uso de la propaganda por parte de los nazis y la creación de grupos de jóvenes para dar forma a la sociedad alemana.

Contexto

En 1934, Alemania estaba firmemente bajo el control nazi. Después de la muerte del presidente von Hindenburg en agosto de ese año, Adolf Hitler se declaró no solo canciller de la nación, sino también führer. La revolución había terminado, les dijo a sus colaboradores más cercanos. Ahora era el momento de consolidar el poder y normalizar la vida en la "nueva Alemania" que habían creado. Estaban decididos a crear un Volksgemeinschaft—Una "comunidad nacional" o, literalmente, una "comunidad popular".

El término se había vuelto popular durante la Primera Guerra Mundial como una forma de reunir apoyo para el conflicto. En ese momento, simplemente significaba que todos los alemanes, independientemente de las diferencias de clase, religiosas y sociales, trabajarían juntos para lograr un propósito nacional: ganar la guerra. Pero los nazis interpretaron su significado de manera diferente. Usaron la palabra para promover la idea de una comunidad nacional armoniosa y racialmente pura unida en su devoción al pueblo alemán, su nación y su líder. En palabras de un popular lema nazi, el objetivo era “¡Ein Volk! ¡Ein Reich! ¡Ein Führer! " ("¡Un pueblo! ¡Un imperio! ¡Un líder!")

En su libro MI lucha, Hitler describió la base que buscaba para la comunidad nacional, una base basada en falsos mitos sobre la raza:

Todo lo que admiramos en esta tierra hoy — ciencia y arte, tecnología e invenciones — es solo el producto creativo de unos pocos pueblos y originalmente quizás una raza [los "arios"]. De ellos depende la existencia de toda esta cultura. Si mueren, la belleza de esta tierra se hundirá en la tumba con ellos.

En su esfuerzo por remodelar la "comunidad nacional" de acuerdo con sus ideales raciales, los nazis promulgaron cientos de leyes, políticas y decretos, incluidos los que recompensaban económicamente a las llamadas parejas arias por tener hijos y los que permitían la esterilización de personas. los consideraban "defectuosos" o de razas supuestamente inferiores.

Casi 1.500 de las leyes, políticas y decretos de los nazis promulgados entre 1933 y 1939 fueron diseñados para sacar a los judíos de la vida política, económica y cultural del país. Entre las más importantes se encuentran las Leyes de Nuremberg. Este conjunto de leyes incluía la Ley de ciudadanía del Reich y la Ley para la protección de la sangre y el honor alemanes, ambas anunciadas en el mitin del partido de Nuremberg el 15 de septiembre de 1935. La primera despojó a los judíos de sus derechos a la ciudadanía, incluidos los derechos de voto y tener un pasaporte alemán. Este último desató una serie de restricciones en la vida de los judíos alemanes, incluida la prohibición de las relaciones sexuales entre judíos y no judíos, así como la prohibición a los judíos de enarbolar la bandera del Reich.

Estas dos leyes plantearon una pregunta importante: ¿Qué determinaba quién era y quién no era judío? Según muchas enseñanzas judías, un individuo se definía como judío si había nacido de madre judía o se había convertido formalmente al judaísmo. Si un judío se convertía al cristianismo, muchos judíos ya no lo consideraban judío. Los nazis no aceptaron esa definición. Consideraban a los judíos como miembros ni de un grupo religioso ni de un grupo étnico (definido por su herencia cultural). En cambio, consideraban a los judíos como miembros de una "raza" separada e inferior. Dado que, de acuerdo con la lógica nazi, la "raza" no fue alterada por la conversión, las personas que nacieron judíos siempre serían judíos, independientemente de sus creencias o prácticas religiosas.

En realidad, si alguien era alemán o judío no se podía determinar mediante pruebas médicas o científicas. La cuestión de definir la identidad alemana y judía se complicó aún más por el hecho de que había habido una gran cantidad de matrimonios mixtos entre los dos grupos, y había miles de personas de ascendencia mixta judía y no judía, conocidas por los nazis como Mischlinge ("Mestizos" o "mestizos").

Respondiendo a estas preguntas, el gobierno nazi creó definiciones legales precisas de quién era alemán y quién era judío a través de un decreto adicional llamado Primera Regulación de la Ley de Ciudadanía del Reich, anunciado el 14 de noviembre de 1935 (Debates sobre cómo clasificar a Mischlinge continuó durante años y nunca se resolvió por completo). Las definiciones detalladas que crearon los nazis se incluyen en los recursos de esta lección.

Las Leyes de Nuremberg convirtieron a los judíos de ciudadanos alemanes en "residentes de Alemania". Las leyes transformaron la vida de los judíos en toda Alemania, incluidas miles de personas que no habían sabido previamente que sus familias tenían herencia judía. Colocaron a los judíos directamente fuera del "universo de obligaciones" de Alemania.

Notas para el maestro

  1. Connotación del término "comunidad nacional"
    La palabra alemana para "comunidad nacional", Volksgemeinschaft, implica un tipo específico de comunidad que los nazis aspiraban a fomentar y tiene un significado que es más específico en connotación de lo que significa la traducción del nombre común en inglés. Por esta razón, optamos por incluir comillas alrededor de la traducción al inglés de este término para resaltar esta distinción.(Revise la sección Contexto para obtener más información sobre el significado de este término).
  2. Preparar a los estudiantes para una gran actividad de papel
    La actividad 3 a continuación utiliza la estrategia de enseñanza de Big Paper, con la que le recomendamos que se familiarice antes de enseñar la lección. Tenga en cuenta que para que los estudiantes tengan una conversación totalmente silenciosa con el texto y entre ellos, debe proporcionar instrucciones muy claras y explícitas para los estudiantes antes del inicio de la actividad y responder cualquier pregunta con anticipación. Para tener una idea del producto final de una actividad de Big Paper, consulte este ejemplo de Big Paper en el sitio web de Facing History.
  3. Vista previa de vocabulario
    Los siguientes son términos de vocabulario clave utilizados en esta lección:
    • "Comunidad nacional"
    • Reich
    • Ciudadano

Agregue estas palabras a su muro de palabras, si está usando una para esta unidad, y brinde el apoyo necesario para ayudar a los estudiantes a aprender estas palabras mientras enseña la lección.

Materiales

  • Repartir:Primer Reglamento de la Ley de Ciudadanía del Reich (ver versión en español)
  • Repartir:Ley para la protección de la sangre y el honor alemanes, parte 1 (ver versión en español)
  • Repartir:Ley para la Protección de la Sangre y el Honor Alemanes, Parte 2 (ver versión en español)
  • Leer:Descubriendo la sangre judía (ver versión en español)

Estrategías de enseñanza

Ocupaciones

    Presente brevemente el concepto nazi de "comunidad nacional"
    Comience diciéndoles a los estudiantes que en esta lección, y las dos lecciones siguientes, examinarán de cerca la “comunidad nacional” que los nazis imaginaron para Alemania y las formas en que intentaron crearla en la década de 1930. Para ilustrar a los estudiantes la importancia del concepto de “comunidad nacional” para los nazis, podría decirles que los nazis tenían una palabra específica para esta comunidad especial: Volksgemeinschaft. Diga a los estudiantes que definir quién pertenece en la idea de los nazis de una "comunidad nacional" es similar a definir quién pertenece a su universo de obligación.

Reflexione sobre cómo responder a la injusticia en nuestra propia vida
Ahora, antes de mirar las leyes promulgadas por los nazis, pida a los estudiantes que reflexionen sobre leyes o reglas injustas que hayan experimentado o presenciado en sus propias vidas. Utilice el siguiente mensaje de diario:

¿Cómo ayudan las leyes a definir el universo de obligaciones de una nación? ¿Puede pensar en un ejemplo de una ley actual o pasada que excluya a las personas del universo de obligaciones de su país? Explique su ejemplo.

Los estudiantes pueden compartir y discutir su pensamiento en una breve actividad Piensa, empareja, comparte.

  • En esta actividad, los estudiantes examinarán un conjunto de leyes conocidas como las Leyes de Nuremberg utilizando la estrategia de discusión silenciosa de Big Paper. (Para las clases con tiempo adicional, una extensión de esta lección analiza una variedad de leyes adicionales promulgadas por los nazis).
  • Divida la clase en grupos de tres o cuatro y prepare una hoja de papel cuadriculado para cada grupo con uno de los siguientes folletos pegados en el medio:
  • ¿Cuál es el propósito de esta ley?
  • ¿Quién se beneficia y a quién perjudica?
  • ¿Qué sugiere la ley sobre quiénes están incluidos en la "comunidad nacional" de Alemania?
  • ¿Cómo define la ley el universo de obligaciones de Alemania?
  • ¿Cómo resumiría el propósito de las leyes de Nuremberg?
  • ¿Cómo contribuyeron las leyes que leyó y discutió a crear el tipo de “comunidad nacional” que deseaban los nazis?
  • ¿Cómo pudieron estas leyes haber influido en las actitudes y acciones del pueblo alemán? ¿Cómo podrían haber cambiado sus vidas y creencias como resultado de esta ley?
  • ¿Cómo afectaron las leyes de Nuremberg a Marianne Schweitzer y al estatus de sus familiares en la sociedad alemana? ¿Cómo influyeron las leyes en la forma en que pensaban sobre sus propias identidades?
  • ¿Cómo podrían influir las leyes discriminatorias en la forma en que pensamos sobre los demás en nuestra sociedad? ¿Sobre nosotros?
  • ¿Qué otros ejemplos se te ocurren de la historia, la literatura o tu propia vida de leyes o reglas que afectan la forma en que la gente piensa y trata a los demás? ¿De las leyes y reglas que afectan la forma en que las personas piensan sobre sí mismas?
  • ¿Qué se puede hacer para cambiar las leyes con las que no está de acuerdo? ¿Qué se requeriría para cambiar las leyes en su comunidad (local, estatal o nacional)? ¿Cuáles de estas opciones, si las había, estaban disponibles para las personas en Alemania en la década de 1930?

Evaluación

  • La actividad de Big Paper proporciona una representación visual del pensamiento de los estudiantes a lo largo de la lección que puede utilizar para evaluar su comprensión de la relación entre las leyes discriminatorias y la forma en que los alemanes pensaban y se trataban unos a otros.
  • Asigne a los estudiantes que respondan a una de las indicaciones al final de la lección en tarjetas de notas en lugar de en sus diarios, para que pueda recopilar las respuestas. Evalúe sus respuestas para comprender mejor la comprensión de los estudiantes sobre el poder de las leyes para moldear la sociedad y el comportamiento individual. Las conexiones que los estudiantes pueden hacer con otros ejemplos de la historia, la literatura o los eventos actuales pueden proporcionar evidencia de un nivel más profundo de comprensión.

Extensiones

  1. Ver y discutir una clase dividida
    La película A Class Divided (60:00) cuenta la historia del experimento de la maestra Jane Elliott en el aula de tercer grado, en el que separó temporalmente a sus alumnos por el color de ojos. Los resultados de su experimento proporcionan una visión poderosa de cómo las reglas y leyes creadas por figuras de autoridad pueden afectar la forma en que vemos nuestras propias identidades y las de los demás. Esta película se ofreció como una extensión de la Lección 5: El concepto de raza. Si lo vio entonces, considere recordarles a los estudiantes la película. Si no lo vio entonces, considere mostrarlo después de esta lección. De cualquier manera, pregunte a los estudiantes cómo los resultados del experimento en el aula de Elliott podrían proporcionar información sobre el impacto de las leyes de Nuremberg (y otras regulaciones promulgadas por los nazis) en familias como los Schweitzers. La estrategia de enseñanza Conectar, extender y desafiar puede ayudarlo a estructurar la discusión.
  2. Profundizar más en el concepto de "comunidad nacional"
    Comparta la lectura El interés común antes que el interés propio con los estudiantes. Es lo suficientemente breve como para que pueda proyectarlo para que la clase lo lea en conjunto. Pida a los estudiantes que se turnen para leer en voz alta cada una de las preguntas y respuestas del folleto.


Ver el vídeo: Μιχαλολιάκος: Είμαστε φασίστες, νεοναζί στόχος μας να καταργήσουμε την Δημοκρατία (Mayo 2022).